Los quintos Beatles

Con menos público febril que en los 60 tenían los Beatles pero firmando un fantástico concierto, The Cavern Beatles recordó al cuarteto de Liverpool, a través de sus hits, su época del Sargent Peppers y su album blanco. • Dos tercios del aforo del Buero se llenaron en este espectáculo del Circuito de Artes Escénicas.


Si John Lennon levantara la cabeza, se sorprendería probablemente al ver al pelirrojo Paul Tudhope, convertido en él, sentado al piano, tocando la fantástica 'Strawberry fields forever', embutido en una bata de verde chillón y las gafas de la paz. Lo mismo le ocurriría a George Harrison si se topara a Rick Alan entonando la magnífica 'While my guitar gently weeps'.

En The Cavern Beatles todo es igual al cuarteto que salió del mítico pub The Cavern, de su ciudad natal, Liverpool. Desde los instrumentos utilizados -fieles réplicas de Hofner, Epiphone, Rickenbacker y sistemas de amplificación VOX- hasta las mismas cuerdas, los mismos 'uhhhs', idéntico vestuario, flequillo, poses, las formas al saludar y hasta el segundo plano de George Harrison, que mantuvo igualmente en un grupo del que siempre se apoderaron Lennon y McCartney.

Hubo menos fiebre, menos beatlemanía entre el público, que llenó dos tercios del aforo del Teatro Buero Vallejo. Las generaciones se mezclaron -de 30 a 60 años- para recordar las grandes canciones de una mítica banda, que empezó siendo más rockera que pop, y que también abordó también las sendas de la psicodelia.

El espectáculo, de dos horas, arrancó con la primera etapa del grupo, antes de la beatlemanía. Enfundados en trajes pitillo y con flequillos perfectos, desgranaron éxitos del disco rojo como 'All my loving', 'She loves you', 'From me to you' o 'I feel fine'.

Con la pegadiza 'Can´t buy me love', McCartney -Chris O´Neil- pidió a los espectadores que se levantaran de sus butacas y bailaran. Después, O´Neil -que, curiosamente ha encarnado a George Harrison en el film Backbeat- se arrancó con 'Yesterday' -que clavó- y tras la ovación, dos trallazos: 'Help!' y 'Drive my car'. Y tras 'We can work it out', otro disparo más: 'Day tripper'. The Cavern Beatles clavaban cada uno de los temas con pulcritud. Quizás se echó de menos más visceralidad, pero había que bordar el papel y no salirse del guión.

"Es hora de beber cerveza", dijo McCartney, antes de despedirse del escenario, puntuales y rockandrroleando, al rubricar una hora de actuación. La pausa se requería porque, a la vuelta, los Beatles ya no eran los chicos del flequillo y los pantalones ajustados sino la Sgt. Pepper´s Loney Hearts Club Band. El escenario se envolvió de humo y ellos aparecieron con sus características batas largas y pantalones acampanados: sonaron, entre otras, 'Sargent Pepper', 'With a little help for my friends', 'Penny Lane' y 'Strawberry fields forever' -se echó de menos un final más desgarrador y que alargaran la canción-.

Tras cambiar el cartel de la batería y hacer mutis por el foro, apareció un George Harrison con guitarra en mano para deleitar con 'While my guitar gently weeps', que puso los pelos de punta. Aparecieron entonces los Beatles más pacifistas, más hippies para mostrar canciones del White Album. Así sonaron 'Obladi Oblada' y las fantásticas 'Back in USSR' y 'Lady Madonna'.

Hubo momentazo: 'Let it be', con McCartney de nuevo al piano; la bonita 'Something', de Harrison o la 'Ballad of John and Yoko'. Aprovechando que estaba al piano McCartney se arrancó con un pasodoble (Qué viva España) que él bautizó como 'España, por favor' y que el público coreó con aplausos.

Se avecinaba el final y lo aderezaron con 'Hey jude', que acabó con una invitación -de nuevo de McCartney- para disfrutar la canción de pie y corear el 'lalala... hey jude' final. Paul, desgañitado, como manda el papel. Y tras decir que estaban felices y que había sido un placer estar en Guadalajara, George Harrison animó a que "si les ha gustado el show", les enviaran mensajes a facebook y twitter... y llegó 'Here comes the sun'. El sol no se apagó del todo y hubo bis: un simpático 'Yellow submarine', con Ringo Starr (Simon Ramsden) a la voz y los palos y un 'Get back' que ojalá se cumpla. Regresen pronto.


Galería de fotos del espectáculo:

Fotos: E.C. 

Artículos Relacionados