Guadalajara danza al son de la dulzaina

La Dulzainada 2012 ha atraído a más de una decena de grupos, algunos llegados de fuera de Guadalajara. • Titiriguada, gigantes y cabezudos, un circuito para chavales en la Plaza Mayor y muchos peñistas han confluido durante toda la jornada en las calles del centro.


Los guadalajareños se están volcando en la calle durante toda la jornada del sábado de Ferias, acompañados en todo momento de los músicos que han confluido desde esta mañana en la ciudad, con la Dulzainada 2012. Ha habido dulzainas junto a titiriteros, dulzainas junto a la comparsa de gigantes y cabezudos y más dulzainas durante en el vermú. Pero no ha quedado ahí la cosa: el sonido característico de la tierra ha continuado durante toda la tarde, hasta confluir hace unos minutos en el encuentro y concierto conjunto de todos los participantes están ofreciendo al público en el templete de la Concordia.

Más de diez grupos se han encargado esta mañana de dar vida a las calles del centro de la ciudad. Se han repartido en cuatro itinerarios diferentes, con dos o tres grupos en cada uno de ellos. En pleno centro, por la calle Mayor y hacia Bardales, han abierto camino una de las bandas más nutridas, la valenciana Atabales y Pita Ayora –con nada menos que 25 dulzaineros y tamborileros-, acompañados por una delegación menor, de sólo cuatro músicos, de Dulzaineros de Guadalajara, que, con sus camisetas verdes, no se han perdido tampoco este año la cita.

Habituales y nuevos

Maurotos, Kalaberas o Mirasierra son otros de los grupos habituales de muchas fiestas provinciales que tampoco han querido faltar a la Dulzainada de este año, que incluso atrae a nuevos nombres. Ha sido el caso de Dalzahenares Folk, que se han estrenado en esta cita alcarreña acompañando con su música el muy concurrido vermú del Paseo de San Roque.

Como ellos, músicos de la Escuela de Madrid, zaragozanos y de otros puntos del país han participado en una actividad que comparte con la comparsa de Gigantes y Cabezudos su capacidad para animar la jornada del sábado, sin duda la más nutrida de ciudadanos en las calles.

Pero no han sido las únicas actividades de calle. Titiriguada ha continuado con su segunda doble jornada –mañana y tarde-, con algunos de los titiriteros en otros puntos del callejero, haciendo trucos ante su público infantil o demostrando la difícil destreza de mover los hilos para pintar retratos en acuarela, como hacía una titiritera en la confluencia de la calle Mayor con Juan Bautista Topete.

Entre peñistas para quienes despuntaba la mañana ya casi de tarde y charangas, el día también ha reservado otra actividad al aire libre para los más pequeños, que han podido disfrutar de unas carreras en diferentes vehículos no motorizados en la Plaza Mayor. Entre curvas arriesgadas, algún susto y adelantamientos, sonaron, denuevo, las dulzainas.


Fotos: R.M.