‘Amigos de la iglesia de Santiago’ tiene nueva imagen

Miguel Ángel García Valero, arqueólogo de profesión, es el autor del diseño • En él se recogen los elementos más representativos de este histórico edificio de la ciudad seguntina • Este enclave, cuando su recuperación concluya, será el nuevo Centro de Interpretación del Románico


El movimiento ciudadano iniciado en Sigüenza que lidera la Asociación de Amigos de la Iglesia de Santiago ya tiene logotipo. Su autor es Miguel Ángel García Valero, arqueólogo de profesión, profesor del centro asociado de la UNED en Guadalajara, defensor de la preservación del patrimonio de nuestra provincia y comprometido desde sus inicios con el proyecto de recuperación de esta Iglesia. El concejal de Patrimonio, Primitivo Alguacil, agradece el gesto de García Valero, como “uno de los primeros ejemplos del esfuerzo que toda la ciudad va a hacer para reconstruir el lugar como Centro de Interpretación del Románico”. La imagen fue utilizada el día de la firma del convenio entre el Ayuntamiento y el deán del Cabildo de la Catedral.

El elemento gráfico identificativo de la Asociación de Amigos de la Iglesia de Santiago pretende recoger y aunar varios aspectos identificativos del lugar. Por una parte el autor refleja las dos etapas constructivas del edificio, el románico y el gótico, mediante la representación de una de las características fundamentales de cada estilo como son el arco de medio punto y el arco apuntado.

Por otro lado, uno de los aspectos que más impresiona y queda en la memoria del visitante al entrar en la iglesia es la potencia y simplicidad de los arcos de sillería construidos en el año 2000, reproduciendo los preexistentes, que sustentan la cubierta de la iglesia. Por último, García Valero ha pretendido reflejar en el logotipo la profundidad que desde los pies de la iglesia generan las arquerías hacia el ábside,  que del mismo modo enmarcan y conducen la atención al centro de la imagen donde se encuentra una representación clave del arte románico, estilo arquitectónico por excelencia de este inmueble: la ventana abocinada de medio punto.

El color y tonalidad utilizados son rojo y burdeos, propios de la roca arenisca que rodea la ciudad seguntina y que ha constituido la cantera de buena parte de los edificios del conjunto histórico. Esta roca se ha utilizado desde la Edad Media como un sencillo repertorio decorativo utilizado en las esquinas y remates de inmuebles, que podemos observar en algunos de los edificios más singulares de la ciudad como puede ser la catedral, constituyendo así el color identificativo del conjunto histórico de Sigüenza.

Se ha logrado un logotipo que reúne los principios básicos de este tipo de elementos: es legible, escalable, reproducible, distinguible, identificable y memorable. En resumen, capaz de identificar gráficamente el propósito de toda una ciudad”, termina Alguacil.