La Botarga de Humanes estrena equipación

La primera en salir de la provincia, el 1 de enero, ha vestido una nueva réplica del traje de colores rojo, verde y amarillo con el que este personaje reapareció en 1987 gracias a las investigaciones del cronista Francisco Lozano Gamo.


Al primer toque de campanas desde las troneras la torre de la Iglesia de San Esteban y como viene siendo tradición desde hace tres décadas, salió puntualmente y con todo su esplendor por plazas y calles de la villa condal y campiñera de Humanes, la botarga humanense. Un ancestral personaje enmascarado de nuestras tierras castellanas, la categoría de Interés Etnológico Provincial. Este personaje, se caracteriza y no deja de cumplir tres de las principales actuaciones prerrománicas fuertemente enraizadas en el propio acerbo del ciclo invernal. Es decir se trata de un autentico enmascarado ritualizador, fustigante y pedigüeño entre su época, convecinos, creencias, así como favorecer el renacimiento de la propia naturaleza. La Madre Tierra.

En esta ocasión su aparición se desarrolló estrenando un nuevo atuendo en todo su conjunto, gracias al Ayuntamiento de Humanes. Ha sido el consistorio quien, sabiendo el mal estado del antiguo traje, al ser ya un tanto irrecuperable encargar una réplica exacta al taller de confecciones Carla, se ha puesto manos a la obra para costear el nuevo atuendo.

Para ello ha contado con la inestimable colaboración del cronista oficial de Humanes, Francisco Lozano Gamo, escritor y estudioso de las tradiciones del pueblo que, tras una meticulosa investigación entre los mayores del lugar en los años ochenta del pasado siglo, diseñó y dio impulso para que los talleres de costura de Elena Marcos Lozano recrearan el traje para su reaparición tras 56 años ausente en la localidad, lo que sucedió el 1 de enero del 1987.

El atuendo

Dicho traje consta de tela de fieltro con los colores más básicos, gules (rojo), sinople (verde) y oro (amarillo) intercalándose entre sí y de cuyo conjunto de pantalón y chaqueta penden 31 cascabeles, uno por cada día del mes. Al ser enmascarado carnavalesco, lleva careta de cuero moldeada, cinturón  negro con siete campanillas una por cada día de la semana, calza sandalias de cuero y porta porra de olivo para defenderse de los niños más traviesos que pretendan agarrarla su rabo de tela.

Por lo tanto, es un personaje mítico y ritualizador del bien, con fuertes creencias en contribuir con la prosperidad sobre los sembrados campos y la buena maternidad en las mujeres embarazadas.

Es fustigante a la vez que anunciadora del nuevo año. Si bien su porra solo la utiliza para poner orden y respeto ante quien la acose. Históricamente le servía según documentos para hacer reinar el orden público entre sus convecinos en el desarrollo de los anuales concejos municipales. Es decir, y según consta en documentos municipales de los primeros años del pasado siglo, este enmascarado no solo pregonaba el nuevo año, sino la obligación de asistir todos los vecinos a misa y, tras esta, al dicho concejo local que tenía lugar en el pórtico de la iglesia, al objeto de elegir al nuevo alcalde. También se establecían acuerdos y obligaciones, entre ellos pleitos o desavenencias entre los propios vecinos.

Además es un tanto pedigüeña o limosnera, ya que hasta los años treinta del pasado siglo el botarga que durante muchos años lo vistió Juan Somolinos Cerrada, más conocido por el apodo de 'El Hacho', recorría las calles llamando en cada casa, para pedir limosna o cualquier producto de la tierra o matanza, como muestra y señal de buena abundancia de esa familia en el año que se había iniciado. Productos comestibles que guardaba en los serones del borriquillo que le acompañaba en su recorrido, a la vez que asustaba con la porra a los jóvenes que se acercaban a dichas alforjas y serones sobre el tranquilo cuadrúpedo, con intención de quitarle alguna ristra de chorizos y otras viandas que le habían regalado. De aquí que sus tradicionales atribuciones de la botarga de Humanes, sea la de un enmascarado, ritualizador, pedigüeño y fustigador.