El Ayuntamiento negociará con el Ministerio la reforma de los jardines del Palacio

El Pleno aprueba por unanimidad una moción de Ahora Guadalajara que proponía pedir al gobierno central las "inversiones necesarias" para solucionar los problemas estructurales del Palacio y la limpieza de los jardines. • El Ayuntamiento negociará con el Ministerio mantener el acceso a los jardines por la Plaza de Oñate.


El Ayuntamiento se ha comprometido a negociar con el Gobierno de España a lo largo de 2018 un proyecto de intervención integral de mejora en los Jardines del Infantado y a pedirle que realice las inversiones necesarias para afrontar los problemas estructurales del Palacio del Infantado, en especial los que afectan gravemente a la galería de los Jardines. Eran dos de los puntos que incluía la moción del grupo municipal Ahora Guadalajara, que se ha aprobado por unanimidad en el Pleno de esta mañana, tras aceptar Ahora una transaccional del PP.

El texto de la moción de Ahora Guadalajara también recoge que se programen actividades culturales en los Jardines, en coordinación y colaboración con el Museo de Guadalajara; y que el Ayuntamiento mejore el servicio de mantenimiento y conservación de esta zona verde. Además, el Consistorio negociará también con el Gobierno mantener abierto el acceso a los Jardines por la Plaza de Oñate, con el mismo horario de apertura y cierre que los propios Jardines. 

Se trata, según ha explicado en el debate plenario la edil de Ahora Guadalajara Susana Martínez, de “poner sobre la mesa las necesidades de esta ciudad”. Martínez ha insistido en que “los Jardines no lucen y no se pueden disfrutar por la ciudad”, al tiempo que ha señalado el “abandono” y la “desidia” como alguno de sus problemas. “Lo primero que se ve al entrar en los Jardines son unos contenedores de basura”, ha dicho. Con todo, lo que se busca es “prestar de verdad atención al Palacio del Infantado”.

En el texto de la moción, Ahora Guadalajara denuncia que hay "un estanque sin agua, un laberinto de cipreses desdibujado, parterres vacíos, tocones secos, bordillos incompletos, papeleras desvencijadas, simetrías y alineaciones perdidas, pérgolas oxidadas, setos incompletos y una de las puertas de acceso cerrada". El estado de "descuido, abandono y desidia de los Jardines del Infantado no corresponde a unos jardines con casi 600 años de historia, que forman parte de un BIC, de un monumento que pretende la denominación de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco", señalan. 

Ahora recuerda que durante las obras de reconstrucción que se desarrollaron en el palacio, tras las "décadas de abandono y ruina que siguieron al bombardeo del año 1936", los Jardines no fueron incluidos en el proyecto de rehabilitación de González Valcárcel "y se convirtieron en vertedero de la obra, en almacén de tablones podridos, máquinas averiadas, restos de todo tipo y basura maloliente".

Los Jardines fueron objeto de un proyecto de adaptación años después de la instalación de la Biblioteca y el Archivo en el Infantado. Es el dibujo que los guadalajareños pueden ver ahora y que diseñaron los arquitectos José I. del Castillo, Alberto Cuesta y Domingo Torcal con la fuente y el estanque, el laberinto, el bosque de árboles del paraíso, las pérgolas, el cerramiento o el anfiteatro trasero.

El Estado invirtió entonces "82 millones de pesetas" en este espacio verde, que fue inaugurado el 21 de marzo de 1987, hace ahora 30 años y que actualmente gestiona el Ayuntamiento, encargado de su vigilancia y su conservación, en virtud de un convenio entre el Ministerio de Cultura, la Junta y el propio Consistorio.  

Ahora Guadalajara advierte que el debate sobre el estado del Palacio, su uso actual y futuro, el plan de ampliación del Museo de Guadalajara y el papel que juegan cada una de las administraciones que lo gestionan se ha producido a raíz de "las pretensiones del duque del Infantado de ocupar el torreón con una vivienda particular".


Actualización de la noticia publicada el 30-11-2017 a las 19:46 horas.