Mangurrino da señales de vida

Tras la campaña en redes sociales preguntando por la ausencia de este cabezudo en el desfile del viernes, cuando la comparsa reapareció restaurada, el Ayuntamiento aclara que sigue en pie y que saldrá.


En la foto de equipo del viernes con la comparsa de gigantes y cabezudos no estaban todos. Alguien dio la voz de alarma en redes sociales: ¿Dónde estaba Mangurrino? El cabezón que recuerda a un popular personaje de la ciudad de los años setenta, Antonio Romera, había desaparecido. El hashtag #DóndeEstáMangurrino corrió por Twitter con todo tipo de especulaciones sobre el paradero del cabezudo. Su ausencia en la puesta de largo tras la restauración a la que han sido sometidos los personajes hizo temer a más de uno que no había resistido al lavado de cara.

Hoy el equipo de Gobierno ha enviado una nota aclaratoria de la situación. Y Mangurrino ha dado señales de vida. También ha sido restaurado, como el resto de personajes, y “está en disposición de desfilar en cualquier acto”. De hecho, se dejará ver en la segunda salida de la comparsa por las calles de la ciudad, este viernes a partir de las 11:30 horas.

El Ayuntamiento también aclara que en la comparsa hay doce gigantes (Alfonso VI, Doña Constanza de Borgoña, Al Faray, Princesa Elima, Moctezuma, Malinche, El Chino, La China, Melero, Alcarreña, Princesa de Éboli y Marqués de Santillana) y 19 cabezudos (además de Mangurrino, Follolla, Mañico, Pachi, Bandolero, Sancho, Quijote, Drácula, Demonio, Visera local, Corregidor, Agapito, Bruja, Tetuda, Española, Español, Moro, El Gordo y El Flaco) pero “en cada desfile solo pueden salir 12 cabezudos” además de los dos caballitos. Mangurrino se quedó fuera el viernes de la alineación titular. En el banquillo se sentaron también ese día Visera Loca, Español, el Gordo y el Flaco. Todos “han sido remozados al igual que el resto y  están operativos y listos para hacer las delicias de niños y mayores”, según confirma el equipo de gobierno.

Mangurrino no es un cabezudo cualquiera, como ha demostrado esta campaña en redes sociales. Basado en un personaje real de Guadalajara muy conocido en los años setenta, hoy incluso tiene una cuenta fake de Twitter y es uno de los más queridos, como ha demostrado esta simpática campaña en redes sociales. Incluso el grupo de la oposición Ahora Guadalajara había preguntado por su paradero y aclarado, a través de sus propias redes sociales, que la figura no estaba muerta, sino que estaba “de parranda”.