'Abraza el Infantado' contraataca, ahora por el dúplex del duque

La plataforma llama a la movilización ciudadana contra los planes del Ministerio de construir una vivienda privada de 400 metros cuadrados en el interior del Infantado. • Los convocantes de una primera reunión para el día 27 denuncian “el silencio y complacencia” de las administraciones.


La Plataforma Abraza el Infantado, que en el otoño de 2014 protestó por el cobro de entrada al Patio de los Leones del Palacio, vuelve a llamar a la movilización ciudadana, esta vez contra los planes del Ministerio de Cultura de construir una vivienda ocasional al Duque de casi 400 metros cuadrados y con un coste previsto de más de 480.000 euros. Ya corre por las redes sociales la convocatoria para el 27 de septiembre de una asamblea en la que se informará sobre los planes del Gobierno central y se planificarán “acciones conjuntas que frenen este proyecto”.

Esta acción se llevará a cabo coincidiendo con el Día Internacional del Patrimonio y, según los convocantes, nace “ante el silencio y complacencia de las administraciones”. El llamamiento se hace extensivo a vecinos, colectivos, asociaciones, colegios profesionales y entidades.

La iniciativa surge de algunas de las personas que ya impulsaron la protesta para rodear el Infantado en noviembre de 2014. La cita se ha fijado para las 19:00 horas en el salón de actos del Palacio del Infantado, pero facilitan un mail para quienes tengan dudas o demanden más información: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. .

Hipoteca el futuro del museo”

La casa del duque, además de costarnos casi medio millón de euros, nos dejará sin un trozo del Palacio e hipotecará el futuro del museo provincial más antiguo de España: el acceso y uso de un espacio público se verá condicionado por intereses particulares”, denuncia esta plataforma. “Ni patrimonio de la humanidad, ni patrimonio de la ciudad, el Palacio del Infantado pasará a ser patrimonio del duque”.

El secretismo, desinterés e inacción de las administraciones con respecto al Palacio se ponen de manifiesto cuando en lugar de estar trabajando en un proyecto integral que lo convierta en el gran museo que puede ser, nos resignamos a construir una vivienda privada”.

Llenemos el Palacio de cultura, de turistas, de arte, de tradiciones como ya lo son en esta ciudad los versos del Tenorio o los cuentos del Maratón. Prioricemos el uso público, comunitario, y reivindiquemos el Infantado como un espacio de encuentro de la sociedad guadalajareña. No permitamos que se esquilme y pervierta su uso”, apuestan desde esta movilización.

Hace tres años, esta misma plataforma logró adherir a 14 colectivos políticos y sociales para convocar una concentración a la que respondió una gran multitud de ciudadanos para abrazar la fachada del palacio arriacense, en una muestra de cariño al emblemático monumento y en rechazo a la decisión de cobrar entrada para acceder al Palacio, adoptada por la Consejería de Cultura dirigida entonces por el popular Marcial Marín. La Junta dio semanas después marcha atrás a esta tarifa.