“El programa de estas Ferias es un auténtico milagro”

En esta entrevista, el edil de Festejos habla de peñas, de las críticas al modelo de Ferias y de lo complicado que ha sido diseñar un programa con más de 200 actos sin que se noten demasiado los recortes que la oposición lleva dos años pidiendo.


Duerme de media entre cuatro y cinco horas durante la Semana Grande y asegura que sus terceras ferias como concejal las afronta con una mezcla de “ilusión y mucha responsabilidad”. Son más de 200 actos en el programa y “siempre hay nervios para que la gente quede satisfecha y contenta”. El concejal de Festejos, Armengol Engonga, se enfrenta a sus penúltimas ferias -el año que viene "serán las últimas", dice- y entre sus deseos confiesa poder traer a algún artista internacional de pop-rock. Despierta enseguida: "es complicado porque hay que ajustarse a la realidad presupuestaria". De peñas, del modelo de Ferias y de novedades habla también en esta entrevista.

Aunque el equipo de gobierno dice que el modelo de Ferias está “consolidado”, cada Semana Grande surge el debate sobre el modelo festivo y hay críticas.  

Cuando decimos que está consolidado es porque se lleva realizando diez años y porque nosotros tenemos claro cuál es ese modelo, siendo conscientes de que tiene defectos y virtudes y se puede mejorar. Intentamos mejorar la feria de día en el centro y los últimos dos años, a través del convenio de las peñas, se han incrementado las actividades en esta zona y las nocturnas en el Recinto Ferial cambiando las reglas del juego: que las peñas vean que tienen más horario y que pueden realizar más actividades nocturnas. El Ayuntamiento está apostando por este recinto llevando más conciertos... será un modelo bueno, malo o regular pero es un modelo. El resto de grupos no nos han dicho cuál es el que quieren ellos. Nosotros creemos que el Recinto Ferial tiene que estar fuera del centro porque hay actividades nocturnas que pueden ocasionar molestias a los ciudadanos pero durante el día, queremos que haya muchas más actividades en el centro porque viene bien a los hosteleros, a los ciudadanos, porque se involucra todo el mundo y porque al final, la ciudad luce.

Ciudadanos llevó al último Pleno este debate. Usted dijo que es imposible el consenso. ¿Es imposible?

Quizá me expresé mal. Me refiero a que es imposible que todo el mundo quede satisfecho. El otro día hablé con una peña ubicada en San Roque y les anticipé un poco la moción. Me decían: es que es imposible que nosotros, que estamos en San Roque, lleguemos a un acuerdo con el vecino que vive en El Fuerte y quiere cosas totalmente opuestas a lo que nosotros queremos. No quieren ir al Recinto Ferial y los vecinos quieren que se vayan. Ese es un ejemplo claro de que es imposible. Yo soy el primero que me reúno con todo el mundo. Me involucro, pero aunque lo hagas, las peñas tienen un objetivo diferente a los vecinos. Por mucho que hagamos plataformas o grupos en facebook es imposible llegar a un consenso. Sí, a acuerdos.

¿Qué les diría a los que piensan que hay trato desigual entre las peñas?

Que no entiendo exactamente a qué se refieren.

La desigualdad de horarios para las ubicadas en el Ferial y las que se quedan en el eje Concordia-San Roque, que han llegado a ser multadas por pasarse de horario, por ejemplo.

Las peñas no tienen obligación de firmar convenio. En ese convenio, marcas unas reglas del juego para que todo el mundo coja la opción que quiera. ¿Qué quieres estar en el centro? No pasa nada, pero si intentamos que los vecinos puedan descansar, lógicamente las verbenas tienen que acabar a una hora diferente de las de arriba, que no molestan absolutamente a nadie. ¿Por qué se dan 400 euros más a las peñas que organicen actividades en el centro? Porque ahí se ha intentado motivar a las peñas que están en el Ferial para que hagan la actividad para la ciudadanía en el centro. Antiguamente, todas las peñas del Ferial, que antes eran 7 (ahora hay 13), las hacían en su carpa. Ahora, las hacen en el centro y logísticamente se les da un plus. Algunos lo intentar dar la vuelta y dicen: “no, es que estás pagando a la gente que está ahí para que esté contenta”. No, se está intentado que el modelo pueda cuajar. ¡Ojo! Todo ha sido negociado con las peñas. Yo me he sentado con Spynce, con La Crisis y Caracol, que son las tres que hacen verbenas, y se han negociado los horarios. De hecho, este año se ha subido media hora más y eso no lo dicen: el viernes y el sábado, hasta las 6. Los del Ferial tenían verbena hasta las siete del jueves al sábado y este año es desde hoy lunes. Por lo tanto, todo el mundo contento. Entiendo.

Las tres peñas nuevas que han subido este año al Ferial ¿se van a quedar arriba definitivamente?

Yo les dije que les va a gustar tanto que no van a querer bajar ya. Además, hay un dato que a mí me alegra: una de las tres peñas que suben me ha dicho que ya tienen más peñistas que el año pasado. Al final, estás apostando por un modelo y convenciendo a la gente para que salga bien. No es una cuestión de “por narices queremos que subáis al Ferial”. No, no, no, es porque creo ello. Por narices no ha habido ninguna. Es verdad, que este año las peñas de la Fuente La Niña no podían estar ahí por las obras y me dijeron: “¿podemos estar en el entorno? Y les dije: hombre, estamos intentando convencer a la gente a que suba, lo más lógico es subir. Y me contestaron: bueno, si no quedamos satisfechos, que sepas que decidiremos volver. Y ahora me están diciendo que tienen más peñistas que el año pasado y que están contentos... para uno, es satisfactorio.

Entre las críticas que se repiten, hay una: que las fiestas deberían ser sólo en el centro.

Pero eso ¿quién lo dice? Lo tiene que decir la gente que no vive en el centro. Hay mucha gente que vive en el centro y no entiende por qué las peñas tienen que estar en los parques. El modelo ideal para mí es Málaga. Tiene una feria de día espectacular y está en el centro. Pero por la noche se van a un recinto ferial con carpas y están todas unidas, como en Alcalá, que a mí no me gusta. Yo no digo que Guadalajara sea igual que Málaga pero si las cosas ahí funcionan de esa manera y se potencian las actividades en el centro por qué no ir encaminados de esa manera.

Otra crítica sonada: el Recinto Ferial no es tal, es un párking de un centro comercial.

No estoy de acuerdo. Cualquier Recinto Ferial de cualquier ciudad es algo durante el año. No es una explanada abandonada. Tenemos una parte que se utiliza como párking durante el año pero luego tenemos otras zonas, donde está la noria, etc... y eso es una explanada que se hizo en su día para que fuera Recinto Ferial o se pudieran hacer actuaciones musicales u otro tipo de actividades. Los que no quieren este modelo y quieren estar en el centro, siempre, siempre van a poner excusas. Como los que dicen que no es seguro y que es un peligro porque este año va a haber más peñas y van a ir a la A2... pero bueno, vamos a ver, si está la pasarela, el túnel de la calle Sigüenza que se hace peatonal y ahora, la zona de Dalí, donde se van a ubicar dos peñas nuevas. Hay tres vías de acceso directo. El grupo Ciudadanos dice que no hay red de saneamiento: ¡por favor! ¿y el otro Recinto Ferial que teníamos? Entiendo que se ha mejorado. Llegados a este punto, los políticos tenemos que hacer un debate no sobre el modelo de Ferias sino si queremos Ferias y Fiestas. Es lo que más me duele. Ciudadanos quiere crear una plataforma para ver qué modelo queremos pero lleva dos años minorando el presupuesto de Ferias ¿cómo se hace eso? Si este año, el programa es un auténtico milagro.

¿Y cómo lo ha hecho?

Porque participa el Patronato de Cultura, el de Deportes, hemos sacado licitaciones más bajas, con riesgo a que las empresas no se presentaran; recortando en algunos programas. Esto es un auténtico milagro. Y los otros grupos (PSOE y Ahora) eran más radicales en sus enmiendas: hablaban de quitar en la partida de conciertos. Pero al final, todos quieren fiestas.

¿En qué se notan los recortes y el ahorro en el programa?

Hemos suprimido la Dulzainada por la tarde porque tenía menos participación. Y otra actividad, hemos quitado el Festitiriguada, que antes era el Titiriguada, y lo hemos convertido en 'El jardín encantado' que en lugar de ser cuatro o cinco días en varias zonas de la ciudad, que encarecía la actividad, es en el Palacio del Infantado, durante un fin de semana. Hay que echar imaginación, por ejemplo, las cuatro ferias temáticas de la Plaza Mayor. Y reducir el coste técnico y de infraestructura.

También ha habido críticas para el cartel que anuncia el programa de Ferias, por parecerse mucho a un cartel de las fiestas de Pamplona.

Pero una cosa es que se parezca, que es verdad que es un pañuelo, pero no es un plagio. Es una portada diferente al de los últimos años. El estilo de Fernando Benito era más costumbrista y este año hemos querido dar un toque diferente. Pero vamos, es que en el programa de Ferias siempre va a haber críticas y discrepancias. Y creo que es hasta bueno (risas).

El Jardin Encantado es una de las novedades de este año... ¿ha habido margen para innovar más?

Además de esa actividad, hay un tiraje de cerveza en el Museo Sobrino porque creemos que se tiene que potenciar el Museo y un desfile de moda en el Centro Municipal Integrado, con gente de Guadalajara.

¿Qué es lo mejor y lo peor de ser concejal de Festejos?

Lo mejor, cuando ves que la gente te agradece que las cosas están saliendo bien y todo se desarrolla con normalidad y sin incidentes. Lo peor, la parte previa y los nervios que se pasan con la incertidumbre. Por ejemplo, la climatología, los toros o antes de un concierto. Me lo paso bien con todos los actos, pero por la novedad que supuso el año pasado, sobre todo, en las ferias temáticas. Me gustaría traer varios conciertos pero es complicado hoy en día. Me gustaría traer a algún artista internacional de pop-rock pero es complicado porque hay que ajustarse a la realidad presupuestaria.