El secreto era Juego de Tronos

Ocho carrozas han conformado el desfile de Ferias de este año, inspirado en la serie 'Juego de Tronos'. • Los personajes más conocidos de esta fantasía medieval y bélica han paseado precedidos por caballeros, aves, lobos, caballeros blancos y música enlatada. 


Envuelto en un raro secretismo este año, el desfile de Ferias se desvelaba en el mismo momento en que comenzaba la comitiva con una pancarta: 'Juego de Tronos', la serie americana de fantasía medieval. Durante media hora han desfilado y luchado caballeros, leones, lobos y aves, además de ocho carrozas con los personajes de las familias protagonistas.

Unas 150 personas, según datos aportados por la organización a este medio, han participado en un desfile donde se ha echado en falta más fuerza en las recreaciones -sobre todo, en las carrozas- y que ha repetido el esquema de otros años: batukada, zancudos y lanzamiento de caramelos.

Abrió el desfile un grupo de caballeros que han ondeado banderas y prologado el paso de dos fornidos guerreros. Después, ha llegado la primera carroza que portaba catorce pequeños escudos con los catorce rostros de los protagonistas de la serie. A lomos de tres caballos negros, tres caballeros, vestidos con capa de invierno, han precedido la segunda carroza, la de la familia Baratheon. Los lobos han dado paso a la 'Casa Stark' de Invernalia y seres dorados con cierto aire mitológico han dado la bienvenida a la 'Casa Lannister', con Tywin Lannister como inquilina. El ritmo de los tambores ha anunciado entonces la llegada de la carroza de la familia 'Tyrell', y después, la de los guardianes nocturnos, 'Night Watch', acompañados de un lobo.

Fotos: E.C.

Los 'Caminantes Blancos' se han anticipado a la carroza de la 'Casa Targaryen', ocupada por tan sólo dos dragones y precedida por aves y un ejército de soldados que velaba la llegada de la popular Daenerys Targaryen. Ella, montada en un dragón que echaba fuego a veces -la única carroza impactante de la noche- ha cerrado un desfile que este año ha puesto más el acento en los personajes que en proyectar un ambiente de fiesta, especialmente para los más pequeños. Se ha echado de menos más música en directo y menos enlatada. La caracterización de las comparsas que han desfilado probablemente habrá gustado a los incondicionales de 'Juego de Tronos', pero ha dejado fríos a los que no siguen la serie, cuando no ha espantado a algunos niños atemorizados ante el paso de los 'caminantes blancos' (más propios de un desfile de Halloween). Juego de Tronos no es, precisamente, un motivo para todos los públicos.