El Infantado llega tarde a la próxima reunión de la Unesco

El retraso de la Junta para formalizar la candidatura impedirá que ésta se debata en 2018. • La Junta asegura que en octubre estará lista la documentación. • El Ayuntamiento denuncia por primera vez públicamente la actitud de la Junta en este asunto. • Los otros tres monumentos españoles que concurrieron con el Infantado sí están en la Lista de la Unesco. 


El 1 de febrero es la fecha tope de presentación del expediente, por parte del Ministerio, ante la UNESCO”. Fuentes del Ministerio de Cultura confirman de este modo a Cultura EnGuada que la Junta de Castilla-La Mancha tenía que haber presentado hace al menos siete meses la documentación necesaria para que la candidatura del Infantado entrase en la Lista Indicativa de la Unesco de manera oficial y pudiese optar a ser Patrimonio Mundial en 2018, según el cronograma habitual.

Las mismas fuentes han asegurado esta mañana a Cultura EnGuada que después de que el Consejo de Patrimonio español diera el visto bueno a la inclusión del Palacio en la lista 'española' en octubre de 2015, “se “requirió a la administración competente [la Junta] la presentación del expediente cumpliendo los requisitos formales exigidos por la Unesco para su inclusión definitiva. No obstante, el expediente cumplimentado según los requisitos oficiales hasta la fecha no ha sido enviado al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte para dar traslado a la Unesco”, aseguran a este medio desde el gobierno central.

De este modo, el anuncio que hacía ayer el viceconsejero de Cultura, Jesús Carrascosa, de trasladar la documentación pendiente para la reunión de octubre del Consejo de Patrimonio Nacional supone enviarla fuera de plazo y dejando sin opciones al Palacio en la reunión del Consejo de Patrimonio Mundial, que se celebra anualmente en el mes de julio.

No obstante, la candidatura puede formalizarse en el futuro, ya que la presencia en la lista indicativa provisional española puede alargarse tanto tiempo como deseen los promotores y mientras no formalicen el expediente. Para ello es necesario entregar una “exhaustiva ficha en inglés”, tal como también confirmó el Ministerio a Ahora Guadalajara en su carta del 22 de agosto.

Las explicaciones del Ministerio confirman con detalle las explicaciones ofrecidas en la información del martes por este digital. A día de hoy, el Infantado no está inscrito como candidato ante la Unesco para ser Patrimonio Mundial y no consta como aspirante. Sólo figura como tal en los despachos de Madrid y 2017 será un año 'en blanco'.

Un proceso complejo

El proceso para que un Bien se incluya en la Lista de Patrimonio Mundial es complejo. Según explican fuentes del Ministerio de Cultura a este digital, existe un cronograma que marca los pasos a seguir por cualquier nominado a esta declaración. Una vez pasado el corte para estar en el inventario español -el Palacio lo consiguió en octubre de 2015-, tiene que transcurrir al menos un año de presencia en la Lista Indicativa. Una vez pasado este tiempo, la Junta podría haber retomado el proceso para la confirmación de la candidatura en la Lista Indicativa de la Unesco, para seguir con los plazos previstos. Es lo que no ha hecho, como indica el propio Ministerio en la carta a Ahora Guadalajara.

Como la propuesta no está completa “no será tramitada para que las evalúen los órganos consultivos competentes”, se indica en esta hoja de ruta. Es decir, que el retraso de la Junta habría impedido a la candidatura alcarreña seguir en 2017 con el calendario establecido.

¿Significa todo esto que la candidatura queda apeada definitivamente? No. Fuera de la lista de la Unesco por el momento, desde Toledo prometen cumplir con los trámites pendientes para que la presencia alcarreña en el inventario español sea trasladada de manera efectiva al organismo internacional y conste por fin en su web, como ya han hecho los otros tres monumentos que en octubre de 2015 concurrieron con el Infantado:Risco Caído y los espacios sagrados de montaña de Gran Canaria (Islas Canarias); El Turó de la Seu Vella de Lleida (Cataluña) y La Rábida y lugares colombinos (Andalucía).

Estamos en tiempo y forma”

La Junta entiende, después de un contacto mantenido con Madrid, que “estamos en tiempo y forma para hacerlo”. Según indica a través de una nota de prensa el viceconsejero de Cultura, Jesús Carrascosa, no debe deducirse que la candidatura haya sido excluida definitivamente porque no se haya avanzado en el proceso y porque todavía no conste en el inventario de la Unesco. “El Infantado no va a salir de esa lista porque vamos a cumplir todos los requisitos”, promete, en referencia a que trasladará a Madrid en octubre la documentación que se le había requerido para febrero si la Junta hubiese querido avanzar en el proceso, siempre según los pasos que marca el cronograma.

Engonga: “Era un mero trámite, la Junta ha dejado mucho que desear”

El teniente de alcalde de Guadalajara, Armengol Engonga, insta a la Junta a que cumpla ya enviando la información -una carta y el texto de la candidatura, con una ficha en inglés- aunque también admite que “estamos fuera de plazo”. Engonga convocó a los medios ayer por la mañana para criticar por vez primera públicamente los retrasos de la Junta: “En diferentes reuniones mantenidas durante todo este año se les ha recordado que faltaba este trámite y que sin él no se podía hacer efectiva la inclusión en la Lista”.

A pesar de los siete meses transcurridos sin que se haya enviado la documentación al Ministerio, el Ayuntamiento, que ha promovido, liderado y respaldado la candidatura con una campaña de más de 100.000 euros, no había criticado hasta ahora la dejadez de la administración regional: “Ha sido un error que públicamente no hayamos salido a criticar a una administración con la que hemos tenido unas reuniones y que tiene la mayor parte de la responsabilidad”, ha confesado. Sí lo ha hecho hoy: “La Junta ha dejado mucho que desear, porque se trataba de que hiciese un mero trámite”.

Según el relato de los hechos que traslada el concejal de Cultura, hace ya “un año o año y medio” que el Ayuntamiento se sentó con la Junta para elaborar un calendario de trabajo, con la promesa por parte de la administración regional de “elaborar el proyecto y redactar la carta que no se ha presentado”. Tras acordarlo así, el Ayuntamiento estuvo luego varios meses intentando volver a contactar con la Consejería de Cultura para avanzar en el proyecto. No vuelve a haber un encuentro entre las partes hasta que, casi medio año después, en una reunión a tres bandas en el Ministerio, éste traslada a la Junta que “no estamos en la Lista Indicativa porque hace falta un trámite; desde la Junta pusieron como excusa que no habían tenido tiempo y se comprometieron a realizarlo ”, según el relato del teniente de alcalde.

Esto fue hace tres meses. Es ahora, coincidiendo con la denuncia de la oposición, cuando el Ayuntamiento ha salido a criticar públicamente el incumplimiento de la administración regional que impedirá que el Palacio compita en 2018, año en que Guadalajara podría ser Ciudad Europea del Deporte, un título por el que el Ayuntamiento trabaja desde noviembre de 2016.

Mientras, el Ayuntamiento confirma que está trabajando con el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes en otro proyecto “muy interesante para la ciudad” y que “no tiene nada que ver con el Infantado”, del que no ha querido avanzar más detalles.


 Información actualizada de la noticia publicada el 6-09-2017 a las 15:38 horas.