El Infantado se cae de la lista de la Unesco

Las administraciones deberían haber presentado antes de febrero una ficha en inglés necesaria para seguir en el proceso para la declaración de Patrimonio Mundial. • El Ministerio ha confirmado la salida del monumento de la Lista Indicativa a Ahora Guadalajara, que critica que la campaña de la candidatura ha sido “el timo de la estampita”.


Adiós a la corazonada. El Infantado se ha quedado tirado en la misma raya de inicio de la carrera para ser declarado Patrimonio de la Humanidad. Menos de dos años después de que la candidatura impulsada por el Ayuntamiento de Guadalajara superase el corte para ingresar en el proceso de la Unesco, el abandono de las administraciones, que no han rellenado la ficha que se les exigía para mantenerse en el proyecto, ha impedido que el emblemático edificio guadalajareño se mantenga en la Lista Indicativa en la que ingresó el 2 de octubre de 2015.

A día de hoy el palacio del Infantado está fuera de este inventario, donde sí permanecen otros 29 candidatos españoles, entre ellos el Monasterio de Santa María de La Rábida y el Turó de la Seu Vella de Lérida, que ingresaron en el listado durante la 77ª reunión del Consejo de Patrimonio Histórico de Madrid en la que la candidatura alcarreña logró superar el corte.

La carta del Ministerio

Formar parte durante al menos un año de este inventario es el paso imprescindible para que se aspire a la declaración de Patrimonio Mundial, la antigua figura de Patrimonio de la Humanidad. Para ello, hay que cumplir con un requisito que no ha llevado a cabo la candidatura guadalajareña. “Una vez aprobada [la inclusión en la Lista Indicativa], la comunidad autónoma correspondiente tendrá que completar en inglés la exhaustiva ficha que requiere la Unesco y remitirla al Ministerio, que se encargará de enviarla a la Unesco”.

La confirmación de los hechos la ha trasladado el Ministerio de Cultura a Susana Martínez, concejala de Ahora Guadalajara, que había comprobado que ‘sorpresivamente’ el Infantado no constaba en la lista con el resto de aspirantes españoles. “A día de hoy no se ha recibido en este Ministerio la documentación completa solicitada a la comunidad autónoma para poder proceder a tramitar ante la Unesco la inclusión de dicho bien en la Lista Indicativa”, mantiene el director general de Bellas Artes y Patrimonio Cultura, Luis Lafuente, en una respuesta por escrito con fecha de 22 de agosto.

Según ampliaron a la edil los funcionarios de este mismo departamento por vía telefónica, la ficha en inglés tenía que haber sido rellenada antes del 1 de febrero, con el objetivo de que el Minsiterio hubiese derivado a continuación esta información a la Unesco. El incumplimiento de esta condición es la causa de que el Infantado no se encuentre a estas alturas entre los 29 monumentos españoles que sí esperan culminar el exigente proceso con la declaración universal.

En su carta, el secretario de Estado subraya que “según la división competencial operante”, corresponde a la Junta de Castilla-La Mancha “elaborar la ficha exigida”, si bien el equipo de gobierno municipal, que en todo momento impulsó la candidatura –revelada por vez primera por Cultura EnGuada en junio de 2013–, no ha instado públicamente a Toledo para que cumpliese con este trámite.

De la campaña a la nada

Este cambio de actitud con respecto a la candidatura contrasta con la amplia campaña de promoción que el Ayuntamiento llevó a cabo durante el año pasado, que incluyó una jornada festiva de apoyo en ‘La noche de los sentidos’ y un calendario de eventos enmarcado en la programación ‘Tenemos una corazonada’.

Este decidido apoyo municipal a la candidatura se concretó en un importante respaldo presupuestario. Sólo en ‘La noche de los sentidos’ hubo gastos de más de 10.000 euros en publicidad en medios, más de 6.000 en caramelos o más de 2.100 para la compra de un mural donde estampar firmas y frases de apoyo.

Otros dos de los actos más destacados fueron la recreación de una boda entre Felipe II e Isabel de Valois, el sábado 11 de junio de 2016, con diferentes gastos que superaron los 65.000 euros, y una pasarela de moda en el Patio de los Leones que costó más de 33.000 euros. Todos estos actos, incluido este último -polémico por lo limitado del aforo- se llevaron a cabo siempre como muestras de respaldo a la candidatura en la Unesco.

Entre las numerosas muestras de apoyo a la candidatura del Infantado se encontró incluso la del presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, en una visita a Guadalajara en mayo del año pasado en la que estampó su firma en un mural y se mostró optimista ante los medios: “Lo vamos a conseguir”, dijo.

Ahora Guadalajara habla de “candidatura irreal”

La concejala de Ahora Guadalajara, Susana Martínez, critica que “el equipo de gobierno nos ha tenido entretenidos durante más de un año con una candidatura irreal, organizando saraos sin ton ni son y sin hacer el trabajo que en realidad tenían que llevar a cabo, al menos dar el paso de estar en la Lista Indicativa”.

La edil de este grupo de la oposición reconoce que “el Infantado no tenía posibilidades” de acabar con éxito la carrera con la declaración, pero considera por ello mismo que se engañó a los ciudadanos con la programación que se orquestó en torno a la candidatura: “Ha sido el timo de la estampita”, denuncia, y critica “el gasto de dinero público en todos los actos folclóricos que se hicieron exprés, en los que la ciudad no participó porque no se sintió ilusionada y que únicamente han servido para que el alcalde se haga las fotos correspondientes”.

Martínez recomienda al equipo de gobierno que “esté más pendiente del estado en que está el Palacio, de su entorno de los Jardines [cuya gestión es competencia municipal] y de la ocupación que va a llevar a cabo el duque y que va a condicionar el uso del edificio”, en referencia a los planes para la construcción de una nueva vivienda para el aristócrata Íñigo de Arteaga.