El viento provoca la caída de placas del tejado del Infantado

Bomberos y policía municipal acudieron anoche al Palacio tras ser avisados de que varias placas onduline bajo teja estaban cayendo desde el tejado del edificio por el fuerte viento. • No hubo daños personales. 


El fuerte viento provocó ayer sobre las nueve de la noche la caída a la vía pública de varias placas 'onduline bajo teja' y chapas del tejado del Palacio del Infantado, en obras desde finales del mes de marzo. Al lugar acudió una dotación de bomberos y un coche de la policía municipal aunque no hubo daños personales que lamentar. Fuentes de los Bomberos municipales explican a este digital que "se dejaron chapas en la cubierta sin sujección y el viento las arrastró. Los bomberos retiraron las placas para evitar que cayeran de nuevo".

El viento también arrastró parte de la valla verde que rodea la fachada principal del Infantado y que evita el paso a la obra. Voluntarios del Maratón de los Cuentos que se encontraban trabajando en la zona de los jardines en esos momentos colaboraron junto al personal de seguridad del Museo Provincial en la colocación de la valla.  

Minutos después acudió al lugar un representante de la empresa responsable de las obras, la sevillana Díaz Cubero SA, aunque los bomberos ya habían retirado las placas caídas.

La obra de rehabilitación del Infantado fue adjudicada a mediados de marzo por la Gerencia de Infraestructuras y equipamientos del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte por valor de 355.065 euros a Díaz Cubero SA, que tiene previsto actuar en las cubiertas. 

Desde entonces, se ha acometido la restauración de la fachada lateral del Palacio, visiblemente más limpia, y continúan las obras en el Patio de los Leones y la fachada principal. Recientemente, la empresa constructora fue objeto de críticas en las redes sociales por el anclaje de los andamios en la piedra del Palacio. 

Cerca de treinta salidas

La de Infantado fue una de las 28 salidas que tuvieron que realizar anoche los bomberos de la capital. Los vientos registrados en la ciudad, según fuentes municipales, llegaron a alcanzar una velocidad de 82 kilómetros por hora a las 23.30 horas, lo que propició además la caída de árboles en trece puntos urbanos, entre ellos, el Parque de San Francisco y de La Concordia, el Paseo de las Cruces y el parque de San Roque, junto al quiosco. También se cayeron ramas y cortezas de algunos árboles del entorno del Infantado y en otros trece puntos de la ciudad, como el Fuerte, Bejanque o los parques de La Concordia y San Roque, junto a las pistas de padel.