Un vermú para demostrar que otro Mercado es posible

Los comerciantes del Mercado de Abastos han abierto una barra este sábado con música pinchada por San Onofre para dar ambiente a esta céntrica infraestructura que quieren revitalizar. • “Hay que tocar varias teclas a ver qué funciona y que se acerque hasta aquí gente joven”, explica el portavoz de los comerciantes.


Los ocho comerciantes que aún resisten con sus puestos de alimentación en el Mercado de Abastos han decidido este sábado dar un paso adelante en su batalla por revitalizar esta céntrica infraestructura municipal y han abierto una barra de bar para organizar un concurrido vermú, en una demostración de que hay iniciativas posibles para adaptarse a los nuevos tiempos.

Estamos intentando recuperar el Mercado y aproximarlo al concepto que tienen los mercados de hoy, que no son un sitio donde únicamente se hace la compra, sino espacios para el ocio”, ha explicado el carnicero Pedro Álvarez, que ha obrado de portavoz de esta iniciativa que buscaba llamar la atención de la ciudadanía, pero también del equipo de gobierno, en una búsqueda de alternativas para dar impulso al céntrico Mercado, que tiene vacíos 15 de sus 23 puestos.

Queremos demostrar al Ayuntamiento que se pueden hacer cosas así y que son buenas, que de hecho funcionan y que tenemos que organizarnos en esta línea”, reivindica Álvarez, que pone como ejemplo otras experiencias que se están llevando a cabo en los mercados de todo el país.

La idea de este vermú ha surgido con vocación de continuidad. En esta ocasión, los ocho comerciantes allí instalados han contactado con el propietario del extinto bar Chinaski y el programa San Onofre de Radio Arrebato para pinchar música mientras se servían, entre otras bebidas, cerveza artesana hecha en la provincia de Guadalajara. El propio Pedro Álvarez ha preparado bandejas de queso y jamón serrano a modo de tapas. La convocatoria, a pesar de su escasa difusión –apenas por redes sociales– ha tenido una nutrida respuesta por parte del público.

A la cita, que ha coincidido con la celebración a apenas unos pasos de la Feria del Libro en la Plaza Mayor, han acudido concejales de los grupos del PSOE y Ciudadanos, así como la viceconsejera socialista de Adminsitraciones Públicas, Pilar Cuevas, pero no del equipo de Gobierno. 

Se trata de ir tocando teclas para ver qué va funcionando y algo muy importante, que la gente joven se acerque, que lo conozca, que vuelva a bajar al Mercado y que vea que tiene posibilidades de negocio, no sólo en la hostelería”, asegura el portavoz de estos comerciantes a Cultura EnGuada, convencido de que hay que respaldar nuevas fórmulas de emprendimiento que están condenadas al éxito en este espacio: “Es que lo que se haga nuevo va a funcionar, porque es un terreno virgen”.

A la espera de planes

Desde la concejalía de Promoción Económica que dirige Isabel Nogueroles se lanzó hace algo más de un año una campaña de fomento del consumo de productos de la tierra en colaboración con APAG, en la iniciativa ‘Ven al Mercado de Abastos’ que, sin embargo, no convenció como fórmula a los comerciantes allí instalados: “el gran problema era que nosotros no podíamos vender esos productos y que se desarrollaba en una zona que entorpecía la venta del resto de comerciantes. Lo que nosotros pedimos es organizarlo mejor y ver dónde se podía hacer y poder vender los productos que se presentaban”. Esta vez los comerciantes han llevado a cabo este vermú como iniciativa propia, sin apoyo del equipo de gobierno.

Antes de que a principios del año pasado se celebrase el ciclo de conferencias con productos de la tierra, el Pleno del Ayuntamiento aprobó una moción del PSOE a favor de una reforma del Mercado que todavía hoy sigue pendiente de cumplimiento. El equipo de gobierno prometió llevar a cabo la remodelación, aunque “no sería faraónica” sino “un lavado de cara”, pero de momento no hay anuncio de que estos planes vayan a salir adelante. En los últimos meses, los socialistas han denunciado la situación “desesperada” del MercadoC’s ha reclamado “un gran debate” sobre este espacio de la ciudad. Los propios comerciantes vienen reclamando la rehabilitación prometida y una mesa de trabajo para definir un plan de usos viables.