El duque del Infantado tendrá una casa en el Palacio

Cultura tiene redactado ya un proyecto para habilitar en el Infantado unas dependencias para uso privado. Así lo ha señalado esta mañana la senadora Riansares Serrano, que pide “transparencia” sobre este asunto para saber “qué se va a hacer con el dinero de todos”. 


El Ministerio de Cultura tiene redactado un proyecto para habilitar en el Palacio del Infantado unas dependencias para uso privado y “ocasional” del actual Duque del Infantado y Marqués de Santillana, Íñigo Arteaga y Martín, padre de la escritora de novela histórica Almudena de Arteaga. Así lo ha afirmado esta mañana en rueda de prensa la senadora socialista, Riansares Serrano, que ha explicado que la vivienda del XIX Duque del Infantado tendrá un acceso por los jardines del palacio, “lo que puede interferir con algunas de las actividades que se desarrollan en ellos. Sin ir más lejos, este año se concentrarán allí las actividades principales del Maratón de Cuentos, a lo que hay que sumar otras actividades culturales a lo largo del año”. Igualmente, ha señalado, “puede comprometer la seguridad y la actividad del Museo Provincial”.

Riansares Serrano ha querido denunciar “el secretismo” con el que se está llevando “todo este asunto” pese a afectar “al edificio más emblemático de la ciudad, que opta a ser Patrimonio de la Humanidad”. De hecho, ha añadido, “para obtener la información he tenido que presentar una pregunta en el Senado”. La respuesta del Ministerio “tan solo indica que el pasado mes de agosto se encargó la redacción de un proyecto para acondicionar la última planta del torreón del palacio del Infantado, ocupada antes por el Archivo Provincial”. El coste de este trabajo, que ya sido entregado, supera los 17.000 euros, añade la senadora, pero “nada se conoce aún de su contenido”. 

La senadora ha pedido “transparencia, luz y taquígrafos. Queremos saber qué se va a hacer con el dinero de todos, qué va a pasar con el edificio más emblemático de la ciudad”. 

Un acuerdo de 1960

La noticia se publicó por primera vez en el boletín nº 3 que la formación Ahora Guadalajara editó en el tercer trimestre de 2016. En sus páginas, la exalcadesa de Guadalajara, Blanca Calvo,  recuerda que "el 4 de enero de 1960, los vecinos de Guadalajara nos convertimos en propietarios absolutos del Palacio. Tuvimos que gastar cantidades astronómicas en su reconstrucción. La sustitución de una sola columna del claustro alto costó un millón de pesetas de 1981. Y todo ese dinero salió de nuestros bolsillos: el duque no puso ni un céntimo".

La reserva de unas dependencias para uso del  Duque del Infantado figura en un acuerdo suscrito por éste en 1960 con el Estado, que se hizo entonces con la propiedad del edificio para proceder a su restauración tras haber sido destruido durante la Guerra Civil por los bombardeos de la aviación franquista. Ese derecho también ha sido reconocido después en una sentencia judicial del año 2009, que hizo infructuosos los intentos del Gobierno de España para anularlo. Previamente, se habían saldado sin acuerdo las negociaciones con la familia del duque para ofrecer una compensación económica u otros inmuebles a cambio de que renunciaran a él.

Sin embargo, añade la senadora socialista, “la literalidad del acuerdo de 1960, y de la posterior sentencia, tan solo habla de unas dependencias que puedan ser utilizadas como museo y archivo familiar y habitadas de manera ocasional. ¿Quiere esto decir que va a haber en el palacio del Infantado un coto privado para fiestas y saraos?”, se ha preguntado al tiempo que ha advertido que “en ningún momento se explicita cómo ha de ser la vivienda, dónde ha de estar o cuáles deben ser sus características y acabados”. 

A su juicio, es “lamentable que en un momento tan complicado como el actual, con las grandes necesidades que tienen tanto el palacio del Infantado como el Museo Provincial, el Gobierno priorice la construcción de una vivienda para el duque del Infantado”.

Aunque ahora se encuentran en ejecución unas obras de emergencia, imprescindibles para pasar la Inspección Técnica de Edificios (ITE), Serrano ha señalado que es necesario intervenir en los relieves del patio de los Leones y en la galería del jardín. “Peor suerte” está corriendo el Museo Provincial, el más antiguo de España, que “se encuentra prácticamente abandonado”, ha denunciado. En este sentido, ha recordado que las únicas inversiones de los últimos años se han limitado a adquirir un equipo de control ambiental de segunda mano, procedente del Museo de Bellas Artes de Valencia, y una estantería, también usada, que antes estaba en el Museo Romántico de Madrid. 

En este sentido se expresaba en el citado artículo Blanca Calvo, adviertiendo que el Ministerio está “calibrando seriamente acotar un buen espacio y montarle un piso grande y fijo de que de ocasional no tendrá nada. Y piensa hacerlo en nuestra propiedad, con nuestro dinero y sin habernos consultado... ha llegado el momento de invertir y poner al día en el Museo, ahora que se ha quedado solo en el Palacio” y hace una llamada a las diferentes instituciones implicadas -Ministerio, Junta y Ayuntamiento-". En el plan museístico, añade, “no cabe la lujosa casa que el Ministerio pretende hacer al actual duque. Esa casa robaría al Museo un espacio precioso y necesario que se ha restaurado con mucho dinero público”.