"Altísima participación" en las fiestas de Marchamalo

La localidad concluye unas fiestas marcadas por "una altísima participación" y "ensombrecidas por la tristeza" por el fallecimiento del joven cabanillero Guillermo Grupeli, de 19 años, ocurrida en la madrugada del viernes, atropellado, cuando regresaba de las fiestas gallardas.


Ni siquiera la lluvia del viernes logró restar participación a las actividades de Fiestas Patronales de los marchamaleros, que se volcaron especialmente en el Desfile de Carrozas, los hinchables infantiles y la paella popular del sábado, así como en el partido de fútbol, la procesión del Santo Cristo del domingo y las actuaciones musicales nocturnas de los tres días, con un Parque de Ferias repleto, según informan fuentes municipales. 

El triste fallecimiento en accidente de tráfico del joven de 19 años, Guillermo Grupeli, vecino de la localidad de Cabanillas, en la madrugada del viernes, mientras regresaba a su casa por la carretera que une Marchamalo con Cabanillas, ensombreció las celebraciones a partir del sábado. Las banderas lucieron a media asta todo el fin de semana y se guardó un minuto de silencio en el partido del sábado. La misa principal de las Fiestas se dedicó en su memoria y el Alcalde, Rafael Esteban, junto a varios concejales marchamaleros acudieron al acto de homenaje realizado en Cabanillas durante la tarde del sábado frente a su Ayuntamiento.

Un pregón con Enredados

La Plaza Mayor se llenó de peñistas y público desde casi media hora antes del pregón, que este año corrió a cargo de la joven Compañía de Danza ‘Enredados’, creada hace seis años en Marchamalo pero con una señalada proyección en el panorama nacional amateur de la danza. Con dos grupos en activo, uno de ellos juvenil, y otro infantil en gestación, Enredados ha conseguido ya numerosos premios en certámenes especializados por todo el país.

Fotos: Ayto. Marchamalo.

Minutos antes del pregón, el alcalde marchamalero, Rafael Esteban, había hecho entrega a la delegada de Unicef en Guadalajara, Marga Berlinches, de la recaudación lograda en la MarchaColour Run de la Semana de la Juventud, que ascendió a 1.645 euros. En un ambiente inmejorable, miles de personas acompañaron a las 34 peñas que formaron carrozas y comparsas con todo tipo de temáticas: desde gangsters con una limusina real y piratas sobre una carabela de grandes proporciones, hasta venecianos carnavaleros y otros en pleno baile decimonónico. Todos ellos se pasearon por las calles del municipio en una tarde muy animada por el intenso colorido y los numerosos grupos de charangas.

La lluvia caída el viernes afectó especialmente a la primera procesión planificada, que fue suspendida, pero no al resto de actos, que se celebraron con normalidad con una participación que fue en aumento en actos como la verbena de la noche, repleta finalmente gracias a la carpa instalada en el Recinto Ferial. Los marchamaleros devotos del Santo Cristo de la Esperanza, Patrón de la localidad, pudieron desquitarse el domingo en una multitudinaria procesión a la que siguió la ofrenda de flores y la subasta de la Hermandad del Cristo.  

Las mañanas de las fiestas fueron para los más pequeños, con los gigantes y cabezudos, los juegos hinchables de la jornada del sábado -la más concurrida, con cerca de 1.200 personas que acudieron a la paella popular-. Cientos de vecinos arroparon también al CD Marchamalo en el partido del Trofeo de Fiestas, que además les otorga la permanencia en Tercera División, y las verbena de la noche en el Recinto Ferial, seguida por una discoteca móvil. El programa de actos se toma ahora un descanso hasta el próximo lunes, día de San Isidro, que es fiesta local también en Marchamalo.