Fiestas "intensas y marcadas por la tristeza" en Cabanillas

Finalizan unas Fiestas de Mayo "exitosas pero marcadas por la tristeza", tras el fallecimiento de un joven cabanillero de 19 años por atropello la noche del viernes. • La Junta de Portavoces, reunida de urgencia, decidió suspender los actos festivos del sábado. 


Con la segunda procesión del fin de semana finalizaban este domingo en Cabanillas las Fiestas del Cristo de la Expiración. Unas fiestas patronales que, a juicio del equipo de gobierno, han sido "intensas y participativas" aunque "marcadas por la tristísima noticia que se produjo en la mañana del sábado, cuando se conoció el fallecimiento por atropello de un joven de 19 años del municipio, Guillermo Grupeli, cuando regresaba de madrugada a Cabanillas, desde la vecina localidad de Marchamalo". Los actos festivos de la jornada del sábado quedaron suspendidos en cuanto se confirmó la noticia. 

Las fiestas comenzaron el viernes 5 de mayo con una novedosa fiesta infantil en el frontón que fue "un rotundo éxito", ya que "cientos de niños y niñas se animaron a acudir a una sesión de talleres creativos, temáticos, de experimentación, ciencia, manualidades y medio ambiente. La jornada del viernes siguió por la tarde con la representación de la obra de teatro 'El Mago de Oz', que agotó localidades en la Casa de la Cultura.

En la carpa, varios grupos, raperos y dj's locales animaron una tarde-noche. Espejismo, Fuentes, 666FAM (formada por varios raperos) o los jovencísimos rockeros de Némesis conformaron el menú musical hasta la medianoche, que comenzó una "animadísima discoteca móvil". La carpa, que este año duplicaba en tamaño a la de 2016, fue "fundamental en esa velada, porque se llenó de público y porque llovió con insistencia hasta la madrugada". Tras la disco móvil animaron la madrugada dj's cabanilleros del colectivo Mystic.

La jornada del sábado comenzó con las actividades más tradicionales del programa: los hinchables en el frontón, el siempre animado Pasacalles de la Banda, la Misa Mayor (cantada por la Coral de Azuqueca, y oficiada en este día por el popular sacerdote Vicente Mundina), y el reparto posterior de los tradicionales 'Dulces del Cristo' y la limonada, elaborada por las voluntarias de la Asociación de Mujeres.

Fotos: Ayto. Cabanillas.

Fue en ese momento cuando se confirmó la noticia del fallecimiento del joven cabanillero, ocurrido unas horas antes, y se convocó una reunión de urgencia de la Junta de Portavoces del Ayuntamiento que decidió suspender el resto de actos festivos del sábado. A las 17.30 horas, se convocó una concentración a las puertas del Ayuntamiento con un minuto de silencio. La actividad festiva se retomó a medianoche con la verbena programada, pero "la noticia conmocionó a la juventud cabanillera y la afluencia de público en la segunda noche fue notablemente inferior a la del día anterior", señalan fuentes municipales. Los propios músicos cabanilleros emitieron un comunicado conjunto de duelo mostrando su solidaridad con la familia del joven fallecido. 

El domingo, las actividades programadas tuvieron mucha participación, gracias a la buena temperatura de la jornada. Muy concurrida resultó la IV Concentración de Coches Clásicos, celebrada a lo largo de la mañana en el Ferial y organizada por la Peña LaKozz y el Ayuntamiento. En la cita participaron cerca de una treintena de vehículos de los años 60, 70 y 80, que hicieron las delicias de aficionados y curiosos. Se vieron coches populares y auténticas reliquias. Desde un simpático Dyane 6, a un Ford Probe o modelos míticos de Seat como el 600, el 850, el 1.300 o el impresionante 1.500 así co mo modelos Renault tan famosos en su día como el R4, el R8, el R5 o el R10. También acudieron a esta concentración, coches míticos como el Mini, el Alfa Romeo y hasta un espectacular Chevrolet Corvette de los 70, que ha acaparado todas las miradas.

Mientras se desarrollaba la concentración de coches en el Ferial, decenas de niños se sumaron a las actividades infantiles programadas desde el mediodía en la Casa de la Cultura, donde hubo discoteca para ellos, juegos participativos y un karaoke. En el mismo lugar, se sirvieron de nuevo los dulces típicos de Cabanillas, tras finalizar la segunda Misa Mayor.

Unas 300 personas se animaron a participar de la paella popular que se ha servido en la carpa del Recinto Ferial. La cita estuvo animada por una charanga (que realizó varias rutas por bares a lo largo de todo el fin de semana), y "fue un agradable momento de hermandad entre vecinos y vecinas, que elogiaron unánimemente a la cocinera", explican las mismas fuentes. 

Las fiestas han concluido con la celebración de una nueva procesión con la imagen del Cristo de la Expiración por las calles del centro del municipio. Ha sido un concurrido desfile procesional con una talla que, en estas Fiestas de Mayo cumplía 70 años desde su llegada a la localidad. Por este motivo, la Hermandad del Cristo ha organizado a lo largo de todo el fin de semana una exposición fotográfica con la historia de la localidad, que ha sido muy visitada.