Danza y un mini-Tenorio, en la gala de Siglo Futuro

La asociación Gentes de Guadalajara ofreció el viernes una versión reducida del Tenorio Mendocino, abriendo la gala XXV aniversario de la Fundación Siglo Futuro, anoche en el Buero. • El Conservatorio Superior de Danza 'María de Ávila' ofreció cinco números de danza contemporánea, con fusión flamenca y danza clásica, como broche final.


La Fundación Siglo Futuro celebró anoche en el Teatro Buero Vallejo ante unos 600 espectadores y durante dos horas su gala XXV aniversario, un acto que se enmarca dentro de la programación especial que ha elaborado la fundación cultural este año, en el que celebra un cuarto de siglo de actividad en Guadalajara. El presidente de Siglo Futuro, Juan Garrido y la vicepresidenta de la Fundación, Adoración Perea presentaron el programa que contó con las actuaciones del grupo Gentes de Guadalajara y de los jóvenes bailarines del Conservatorio Superior de Danza de Madrid 'María de Ávila'.

A lo largo de 40 minutos, se pudo ver sobre el escenario una versión reducida del Tenorio Mendocino, con un estupendo trabajo de luces y una reducción hasta la esencia del texto de Zorrilla. El Comendador, Lucía, la Brígida, doña Inés y don Luis-don Juan (en vaqueros) interpretaron algunos de los momentos más relevantes de la primera parte de un Tenorio, que recortó la parte más espiritual del texto y se centró en la gestación de la tragicomedia, con un don Luis y un don Juan retándose y midiéndose por sus conquistas. A la breve escena siguió la triquiñuela para conseguir seducir a doña Ana de Pantoja y el momento en el que doña Inés cae rendida ante don Juan en el convento para despertar en su quinta... llegó el beso, el ajuste de cuentas de don Luis y del padre de doña Inés, desesperado, pidiendo justicia.

El Conservatorio Superior de Danza de Madrid 'María de Ávila' recogió el testigo con el espectáculo 'Danza en superior', que se alargó hasta las diez de la noche. Con coreografías de Judith Argomaniz, Tony Fabre, José Maldonado, Juan Manuel Prieto y Ángel Rodríguez, los bailarines ofrecieron cinco números de danza contemporánea, fusionada en algunos casos con flamenco y danza clásica.

Abrió 'Trigo limpio', con voz en off de Antonio Canales, una llamada a la tierra con base flamenca interpretada por una docena de bailarinas, vestidas de hombre; le siguió 'Hooked', una propuesta dancística de 12 minutos que refleja la necesidad constante del ser humano de tener afectos y las consecuencias que eso conlleva. 'Nine words' resulta un ejercicio introspectivo del arte de bailar, donde las bailarinas expresan su emoción al bailar a través del movimiento y 'Holberg Suite', estrenada por la Compañía Nacional de Danza 2 en el Teatro Albéniz de Madrid en el año 2000, es un viaje abstracto donde se invita al espectador a liberar su mente y disfrutar de la creación. El broche final, muy aplaudido, fue 'Raigambre', número folk que mezcló de forma muy original jota, muñeira y baile castellano.  

Antes de las actuaciones, Garrido dedicó unas palabras al auditorio, para agradecer el apoyo durante los 25 años de trayectoria de la Fundación a todos los patrocinadores: “que no nos falte la ilusión”, dijo, “por seguir difundiendo la cultura, esa que nos hace libres”. Garrido, que recordó que “lo esencial es la colectividad” terminó con unos versos de Benedetti: “cómo hacerte saber, que siempre hay tiempo... Que nadie establece normas, salvo la vida... Que abrirnos no es amar indiscriminadamente... Que la mayor puerta es el afecto... Que los afectos, nos definen... Que negar palabras, es abrir distancias... Que encontrarse es muy hermoso...”