Raso: "Hay que devolver la poesía y la filosofía al periodismo"

El fotoperiodista vasco recibió ayer en Brihuega de manos del presidente de la Diputación, José Manuel Latre, el IV Premio Internacional de Periodismo ‘Cátedra Manu Leguineche’, por "estar siempre donde había algo de interés para contar en los momentos más comprometidos". 


El periodista Fidel Fernández Raso recibió ayer en Brihuega el IV Premio de Periodismo ‘Cátedra Manu Leguineche’, dotado con 8.000 euros, en un acto que se celebró en La Capilla de Brihuega, donde se recreó el salón de la casa de Manu Leguineche con sillones, chimenea, pilas de periódicos y cuadros del pintor Jesús Campoamor, “con los paisajes que Manu veía desde su casa del tejar, su casa filosófica, la primera que le acogió cuando decidió quedarse en Guadalajara y vivir entre nosotros”, relató la conductora del acto, la periodista Mónica Gallo. 

El fotoperiodista Fidel Raso se mostró agradecido al recoger su premio -"tengo una deuda con todos por demostrar el cariño que demostráis hacia el que era nuestro ‘jefe”- y recogió satisfecho la propuesta de la directora general de la Fundación de la Universidad de Alcalá, Maite del Val, de realizar un taller de fotografía con los alumnos del Grado de Comunicación Audiovisual; ya que este galardón supone además el nombramiento de Raso como profesor honorífico de la UAH. 

En su discurso, admitió que el ejercicio del periodismo le ha dejado "dañado el alma" y que ya no busca saber quién es ni cómo es el mundo que habita por los medios de comunicación "sino por los libros que han ido pasándose de mano en mano a través de los tiempos". También reflexionó sobre la crisis de valores en el periodismo y sus consecuencias: “Hay que devolver la filosofía y la poesía al periodismo y no olvidar que debe primar el contenido frente al soporte”. Además apostó por recuperar el espíritu de Leguineche: “Manu tenía un sueño, persigámoslo y demostremos que la soledad también puede ser una llama”, dijo.

"No sé hacia dónde vamos, sé hacia dónde no. Cada vez menos vamos a mirar a los ojos de la gente e intercambiar su voz con la nuestra", añadió.

Antes de dirigir unas palabras a los asistentes, más de un centenar, según fuentes de la institución provincial, el presidente de la Diputación José Manuel Latre felicitó al premiado: Sabemos todo lo que supone la figura de Manu Leguineche en el periodismo y la literatura y por eso queremos que este galardón, siguiendo los principios de rigor, independencia y honestidad que siempre le distinguieron en el ejercicio profesional siga recordando la aportación de Manu al periodismo a través de otros grandes periodistas como Fidel Raso, y que ellos puedan seguir contribuyendo, como hacía Leguineche, a dar a conocer nuestra tierra, la Brihuega y la Alcarria que le acogieron con orgullo y satisfacción durante muchos años, como un vecino más pero un vecino distinguido”, afirmó.

Por su parte, la presidenta de la FAPE, Elsa González, que centró su intervención en la ética periodística, aseguró que de la calidad del periodismo depende la salud de la democracia y que, desde la FAPE, “apelamos a nuestro Código ético con dos vectores: la responsabilidad social y la veracidad informativa”. Para velar por esa conciencia profesional, recordó, existe la Comisión de Arbitraje, Quejas y Deontología del Periodismo, un órgano de autorregulación al que puede acudir cualquier persona o entidad que se sienta afectado por el tratamiento de una información periodística. En torno a la polémica surgida tras la muerte de la exsenadora Rita Barberá señaló que, si bien el trabajo del periodista afecta al honor de las personas y a su presunción de inocencia, “es inadmisible la autocensura. La esencia del periodismo es su función de contrapoder”.

En el acto también han estado presentes el alcalde de Brihuega, Luis Viejo así como la hermana de Manu Leguineche, Rosa Leguineche -a quienes el presidente ha agradecido su trabajo en la Cátedra- además de amigos de Manu, como la periodista Cristina Morató, del premiado y personalidades del mundo del periodismo y la cultura.

Leguineche, referencia del periodismo

Latre recordó los orígenes de este galardón creado en 2010 de la mano de la FAPE y de la Diputación Provincial, incorporando años después a la Universidad de Alcalá y al Ayuntamiento de Brihuega, “para cerrar el círculo en torno a los valores no solo periodísticos sino también culturales y humanísticos que representa la figura inolvidable de Leguineche para Brihuega, para La Alcarria y para Guadalajara”. 

La creación de esta Cátedra supone la institucionalización de la figura de Leguineche como referencia del periodismo. De este modo, se estructura de manera permanente el estudio y la divulgación de la obra de Manu y el legado periodístico y literario con el rigor que ofrece la Universidad de Alcalá, extendiendo su proyección a los estudios de Comunicación Audiovisual que se imparten en Guadalajara”, prosiguió Latre, mostrándose convencido de que “éta es la mejor apuesta que se puede hacer desde la Institución Provincial por el periodismo libre, riguroso e independiente, que es la principal garantía de nuestra democracia”.

En este sentido, el presidente se refirió a Fidel Raso como “representante de esos valores que hicieron y siguen haciendo importante hoy el periodismo cuando realmente se practican” y recordó que "Fidel Raso ha desarrollado una amplísima carrera profesional y ha estado siempre allí donde había algo de interés para contar, en los momentos más difíciles y comprometidos para un periodista sensible a lo que acontece a su alrededor y dispuesto a decirlo. Desde el conflicto en el País Vasco en sus momentos más duros al problema de los GAL, pasando por la Guerra del Golfo, las primeras elecciones democráticas en la URSS, o el complejísimo problema de la emigración y el más reciente que tanto nos preocupa, el terrorismo yihadista. Todo esto y mucho más destaca en la carrera de Fidel Raso y ese trabajo le ha merecido el IV Premio Cátedra Manu Leguineche que es realmente un premio de justicia que le hubiera encantado a nuestro recordado Manu”.

Con música de Bach de fondo, la misma que escuchaba Manu Leguineche ante los cuadros de Campoamor, ha finalizado el acto al que precedió la mesa redonda ‘Refugiados, xenofobia y populismo’ en la que participaron el propio premiado y los periodistas Esther Jaén e Ignacio Camacho.