Los 'balcones' de las Perseidas en Guadalajara

La primera 'bola de fuego' de la popular lluvia de estrellas ya ha cruzado la provincia, pero lo mejor está por llegar: será este fin de semana, entre el 11 y el 13 de agosto. • Te dejamos una guía para disfrutar y entender las famosas 'Lágrimas de San Lorenzo'.


Un cielo sin nubes y un lugar bien oscuro, sin luces artificiales. Una buena dosis de paciencia, una manta o hamaca y ropa cómoda. Poco más hace falta para disfrutar de las lágrimas de San Lorenzo, las Perseidas, la lluvia de estrellas más popular del año, que en 2016 viene aún más intensa y podrá disfrutarse con toda su plenitud, según los expertos, entre el 11 y el 13 de agosto a partir de la una de la madrugada, aunque se calcula que serán visibles en mayor o menor medida hasta el día 22, aproximadamente. "Es de las más intensas porque son en agosto y el cielo suele estar más despejado y por tanto, son más fáciles de ver", explica el astrofísico Rafael Fernández Toledano, responsable del Observatorio Astronómico de Mantiel, dedicado exclusivamente a la divulgación científica a través de las visitas guiadas.  

Algunos 'balcones' para verlas mejor

Para ver en su plenitud esta lluvia de estrellas fugaces, lo más recomendable es estar lejos de la ciudad. "Cuanto más mejor, para que haya menos contaminación lumínica y cuanto más alto, mejor también", corrobora el astrofísico Rafael Fernández. Guadalajara cuenta con muchísimos puntos de observación porque, a su juicio, "se trata de una de las provincias más despobladas de España e, incluso, de Europa y porque la meseta tiene bastante altura, asi que cualquier pueblo es una buena elección".

Algunos lugares seguros para poder ver esta lluvia estelar de brillos fugaces que se aprovechan para lanzar deseos al infinito, apasionarse aún más por el cielo y compartir un buen rato entre amigos, se encuentran, por ejemplo, "en la zona de Molina, como Peralejos de las Truchas, que está a más de 1.000 metros". Si no quieren irse tan lejos, cerca de la capital una buena recomendación es subir al Sotillo, acercarse a Lupiana o ascender hasta La Muela, en Alarilla.

En cualquier caso, añade el experto, "hay que mirar hacia el Noreste, a la constelación de Casiopea, que es como una uve doble, bastante fácil de reconocer. Por esa zona caerán más, aunque no quiere decir que lo hagan todas por ahí. Hay que estar atentos a todo el cielo" y por qué no, a los acompañantes, por si descubren antes una estrella fugaz.

Estreno en Yebes 

Yebes estrena este viernes a partir de las diez de la noche, un punto de Observación Astronómica. Situado a la entrada del bosque de Valdenazar, a 928 metros de altitud, cuenta con cuatro plataformas fijas de madera con luz difusa para la colocación de telescopios. "Es una ocasión inmejorable para disfrutar de este puesto de observación que nos gustaría se convirtiese en un lugar de referencia para los muchos aficionados a esta ciencia que sabemos hay en Guadalajara y el Corredor del Henares”, asegura el alcalde del municipio, Miguel Cócera, apasionado de la astronomía.

Bajo la supervisión de AstroYebes, la actividad incluirá la observación de objetos sobre el firmamento con ayuda de varios telescopios. Se aconseja ir provisto de ropa cómoda, linternas con luz roja y una hamaca o manta para tumbarse sobre la hierba. Además de una buena dosis de paciencia y atención para no perderse el espectáculo de las Perseidas sobre el firmamento. 

Desde la Agrupación Astronómica Complutense, de Alcalá de Henares, proponen como punto general de observación de estrellas en la provincia, la Estación Gamma, situada en Aranzueque. Apuntan que las condiciones de observación son "buenas en todos los horizontes excepto el oeste, perturbado por debajo de los 30º por las luces de Madrid y Alcalá". Para llegar hay que tomar la carretera dirección a Aranzueque tras salir de la localidad de El Pozo de Guadalajara. A un kilómetro y medio aproximadamente, a la izquierda, hay una central de transfromación y cien metros más adelante, parten dos pistas de tierra desde la carretera. Hay que tomar la de la izquierda. 

¿Por qué es tan popular esta lluvia?

Pese a que todos los años hay unas cuantas lluvias de estrellas, entre ellas, las Leónidas que son en octubre, la popularidad de las Perseidas es innegable. "En verano la gente suele mirar más a las estrellas porque está más en la calle, se está de vacaciones y está más pendiente. También tienen mucho que ver los medios de comunicación", reflexiona Fernández Toledano. "Como en agosto no hay noticias, alguna de las que se cubren es esta lluvia de estrellas y las del resto del año, se olvidan un poco". 

Con una frecuencia de una o dos estrellas fugaces por minuto, las Perseidas suceden cada año por esta época, cuando la Tierra, en su camino alrededor del Sol, cruza la órbita del cometa Swift-Tuttle, descubierto en 1862. Se trata de una zona llena de polvo y de restos de ese astro, compuestos por hielo y roca, que al ser atrapados por el campo gravitatorio de la Tierra penetran en la atmósfera y se lanzan a la superficie del planeta. Algunos se desintegran al rozarse con el aire y es en ése momento cuando brillan por un instante, creando una estrella fugaz, que es lo que ven nuestros ojos. 

Se llaman Perseidas porque su zona radiante se sitúa en la constelación de Perseo aunque estas Lágrimas de San Lorenzo pueden surgir en cualquier punto del cielo. Desde el Ayuntamiento de Yebes, municipio que cuenta con el mayor Observatorio Astronómico del Instituto Geográfico Nacional, citan algunas referencias para visualizarlas mejor: la Osa Menor, Tauro o Andrómeda. Además, avisan que este viernes, por ejemplo, no sólo se verá la lluvia de estrellas sino los planetas Marte y Saturno -por el sudoeste- durante la primera parte y en el momento del crepúsculo, a Venus y Júpiter a baja altura por el oeste, y a Mercurio en este mismo punto cardinal". 

Segun la Agrupación Astronómica Complutense, el registro más antiguo que se tiene de la actividad de las Perseidas es del año 36 d. C. La referencia se encuentra en los anales históricos chinos donde se cita un pico de meteoros. Pero no fue hasta 1835 cuando el astrónomo belga Adolphe Quetelet muestra que se produce una lluvia de meteoros de forma cíclica en agosto, con su radiante en Perseo. 

Primera 'bola de fuego' en Guadalajara

Las Perseidas ya se han dejado ver este año en algunos puntos de la provincia como Las Inviernas y Mantiel, y han provocado la primera "bola de fuego". Sobrevoló el espacio de Castilla-La Mancha entre las provincias de Guadalajara y Cuenca, a las 4:59 horas de la madrugada del pasado jueves 4 de agosto, según informa Efe y fue captada por los detectores que tiene la Universidad de Huelva en el complejo astronómico de La Hita (Toledo).

El análisis realizado por el profesor de la Universidad onubense, José María Madiedo, ha revelado, según fuentes del complejo astronómico, que "se inició a una altitud de unos 120 kilómetros sobre la provincia de Guadalajara, que avanzó en dirección suroeste y que se extinguió cuando se encontraba a unos 77 kilómetros de altura sobre la provincia de Cuenca".