Yebes estrena un punto de observación astronómica en Valdenazar

Se trata de un espacio señalizado y habilitado en el bosque, sin contaminación lumínica y con unas condiciones ideales. • El ayuntamiento organizará una quedada el día 11 a modo de inauguración oficial.


"Este lugar reúne las condiciones geográficas y ambientales para una observación inmejorable. Por la altitud sobre el nivel del mar, la escasa contaminación lumínica y la baja humedad relativa del aire". Así reza el cartel que da la bienvenida al Punto de Observación Astronómica que el Ayuntamiento de Yebes ha instalado en la zona recreativa del bosque de Valdenazar.

Bautizado como ‘El cielo del Norte y tú’, este espacio ubicado en plena naturaleza aspira a convertirse en un lugar de encuentro para los muchos aficionados a la astronomía que hay en Guadalajara y el Corredor del Henares. "Nosotros hemos preparado el mejor escenario. Ahora solo tienes que apuntar hacia el firmamento estrellado. Y disfrutar de un espectáculo inigualable. Los cielos del hemisferio Norte ocultan mil y un secretos. Encontrarlos solo depende de ti", concluye el panel de localización.

Ubicado en las coordenadas geográficas 40º 34.970’ latitud Norte y 3º 06.937’ longitud Oeste y a una altitud de 928 metros sobre el nivel del mar, el Punto de Observación Astronómica de Yebes cuenta con cuatro plataformas de madera para la colocación de los telescopios de forma estable. Cada una de ellas está equipada con luz difusa que permite adaptar la vista a la oscuridad durante las sesiones de observación y disponer de cierta capacidad de visión.

Están preparadas para desplegar los trípodes de los telescopios refractores y reflectores, así como los catadióptricos y Dobson de base circular”, explica Vidal Gaitán, concejal de Medio Ambiente. La zona elegida no tiene obstáculos a la redonda, lo que marca las diferencias para aquellos que quieran iniciarse en la afición a la astronomía, “ya que aquí pueden pasar horas y horas de diversión viendo estrellas, planetas y objetos en el cielo nocturno con una calidad y nitidez óptimas”.

Condiciones ideales

La contaminación lumínica causada por las farolas del alumbrado público, la polución y las alteraciones atmosféricas provocadas por las corrientes de aire caliente que genera el asfalto, la tierra o las piedras, al estar expuestos a los rayos solares durante el día y seguir calientes horas después del atardecer, degradan enormemente la calidad de las imágenes que pueden captar los telescopios.

Y es que como asegura Gaitán, tan importante en astronomía es el ‘dónde’ como el ‘cuándo y el ‘como’. O lo que es lo mismo, el momento y lugar elegidos para la observación o los instrumentos que se utilicen. Valdenazar ofrece unas circunstancias estupendas para la observación por su elevación, ya que cuanto mayor es la altitud más baja es la densidad del aire al haber menos partículas en suspensión, y amplio campo de visión sin obstáculos que dificulten la contemplación de la bóveda celeste.

Situado a más de tres kilómetros en línea recta de Valdeluz, en las proximidades del campo de golf, el Punto de Observación Astronómica de Valdenazar está a salvo de la contaminación lumínica de este núcleo urbano por su mayor cota sobre el terreno y al estar situado a espaldas de las luces artificiales. Otra de sus ventajas es que está a resguardo del viento, que puede producir ligeras vibraciones en los tubos telescópicos; no obstante, la presencia de vegetación cercana ayuda a actuar de cortavientos.

En cuanto a la humedad, otro de los factores que alteran la observación del firmamento, es escasa e impide que las micropartículas de agua desvíen la luz. Por si fuera poco, este paraje cuenta con papeleras y bancos estanciales equipados con mesas.

A partir del día 11

El Ayuntamiento de Yebes tiene previsto estrenar el Punto de Observación Astronómica de Valdenazar con una ‘quedada’ para aficionados en la noche del 11 de agosto, coincidiendo con el momento de mayor intensidad de las Perseidas o lágrimas de San Lorenzo. Esta es sin duda la lluvia de estrellas más popular del año y la tercera en importancia; en esta ocasión tiene la peculiaridad de que será una de las más activas de los últimos años, con registros que pueden llegar hasta los 150 meteoros por hora, cuando lo habitual es que no superen el centenar.