El Infantado envía un mensaje de “Guadalajara al mundo”

La Noche de los Sentidos reunió numeroso público en sus catas, visitas guiadas y talleres. • El alcalde destacó “el ambiente extraordinario” y la presencia de la Junta y la Diputación para reforzar la candidatura del edificio a Patrimonio Mundial.


El Infantado reclama un lugar de privilegio en el mundo. El mensaje lo envió en la tarde noche del viernes, en un maratón de actividad de la llamada ‘Noche de los Sentidos’, la fiesta que apeló a lo sensorial para reunir a la ciudadanía en el monumento más emblemático de la ciudad y hacer oír su respaldo a la candidatura a Patrimonio Mundial de la Unesco, en cuyo proceso está inmerso el palacio.

Acompañaron el tiempo –a pesar de que refrescó a última hora–, la afluencia de público al Patio de los Leones y la unidad institucional, con la presencia del alcalde, Antonio Román, del presidente de la Diputación, José Manuel Latre, y del delegado de la Junta en Guadalajara, Alberto Rojo. Todos ellos firmaron en el mural donde los ciudadanos pudieron expresar sus mejores deseos para el Infantado.

De Guadalajara al mundo. Palacio del Infantado, patrimonio, historia y futuro”, escribió el alcalde en el mural, siguiendo el rastro que ya habían dejado los alumnos que lo habían visitado horas antes. El presidente provincial también firmó mostrando “todo mi apoyo” a la candidatura, mientras que el delegado de la Junta hizo lo propio reseñando que el monumento es “seña de identidad” de la ciudad. Sus deseos figuraron junto a los de decenas de alcarreños –entre ellos otros concejales y diputados- que mostraban muestras de afecto, recordaban su pasado como biblioteca o su situación como escenario de eventos como el Maratón de los Cuentos. La palabra “joya” era la más recurrente para referirse al edificio levantado por los Mendoza en el siglo XV.

El ambiente es extraordinario y espero que entre todos, instituciones y ciudadanos, hagamos del Palacio del Infantado una buena candidatura”, aseguraba el alcalde al inicio de la jornada, a la vez que recordó que en todos los acontecimientos nacionales en los que la ciudad está participando está promocionando la candidatura, como va a ocurrir con la ‘Final four’ UEFA Futsal Cup (la antigua Copa de Europa de fútbol-sala) o con los tres centenarios literarios de Cervantes, Buero y Cela.

Los datos de afluencia al evento respaldan la sensación de éxito de participación. Según informa el Ayuntamiento, se atendieron a más de 2.000 personas en el punto de información del zaguán, 300 personas participaron en las catas comentadas de productos de denominación de origen y se repartieron 300 pinchos finalistas del certamen Palacio del Infantado, ¡de Guadalajara al mundo! en la muestra gastronómica, y 300 niños asistieron a talleres infantiles hasta bien entrada la noche. Además, en las visitas teatralizadas participaron 150 personas y la masterclass de la Agrupación Fotográfica registró un 100% de ocupación, mientras 36 personas se inscribieron en el rally.

Vista, pero también oído, olfato, gusto y tacto

La tarde organizada por las concejalías de Cultura y de Turismo arrancó con un discreto pasacalles formado por tres personajes que repartían globos blancos con forma de corazón a los niños. Cuando llegaron al Infantado desde el Jardinillo, un centenar de personas hacía ya cola para entrar al monumento e inscribirse en alguna de las actividades (talleres, catas y visitas teatralizadas) que así lo exigían.

Cuando el alcalde habló para los medios, pasadas las siete de la tarde, ya se habían inscrito casi 500 personas, en lo que entendió como síntoma del “apoyo extraordinario de la ciudadanía”. A este dato añadió el de los 700 alumnos de sexto de Primaria de los colegios de la ciudad que habían pasado previamente por el Infantado en el programa organizado por la Concejalía de Turismo.

La cola para entrar al Infantado por la puerta principal fue una constante durante todo el primer tramo de la tarde. El interés por las actividades se notó en su desarrollo, a rebosar: la afluencia constante a las salas del Museo Provincial, los talleres infantiles en la Sala Azul, las abarrotadas visitas guiadas y teatralizadas en algunos personajes históricos o las catas de aceite, vino y miel. Pero, sobre todo, mucha gente arremolinada en torno al mural, que quedó completamente caligrafiado, mientras la banda Dixie Old Dixieland actuaba en dos largas sesiones de la noche, poniendo un exquisito acompañamiento sonoro a la velada.

Se trataba de eso, de una apelación a disfrutar del Infantado con los cinco sentidos: la música de la banda, para el oído; los sabores de la Alcarria, con sus tres denominaciones de origen, para el gusto, aunque también para el olfato, tan necesario en las catas; y el tacto, en la medida de lo posible, al contacto de las columnas del Patio de los Leones o incluso de algunas piezas dispuestas sobre el patio, recreaciones para que niños y mayores pudieran tocar grifos y leones.

Y el quinto sentido, por supuesto: la vista, para cuya satisfacción la arquitectura del Infantado se vale por sí misma, aunque en este caso se potenció con unas proyecciones sobre los muros cuando cayó la noche. Los fotógrafos se vieron algo más exigidos por parte de la Agrupación Fotográfica de Guadalajara, cuyo primer Rally en Instagram registró 130 instantáneas de 36 participantes, todo un éxito.

El Infantado, en pinchos

El Ayuntamiento aprovechó el escenario situado en el Patio de los Leones para entregar también los premios del concurso de pinchos con temática del Palacio del Infantado. Aurum Gastrobar obtuvo el primer premio, Infantado de Oro (dotado con 1.500 euros) por su ‘bizcocho de Imperial Porter, foie, trufa y miel’ que se servía de ingredientes de la tierra como cerveza artesanal, harina de trigo de Sigüenza, miel de romero con denominación de la Alcarria y trufa negra de Molina y que presentaba una decoración inspirada en el palacio del Infantado, con un interior reservado para sus tesoros y un exterior ‘floral’ basado en sus jardines.

El segundo puesto, el Infantado de Plata (1.000 euros), fue para el pincho de Post Post, ‘Trucha del Tajo escabechada sobre base crujiente de jamón de Atienza y aroma de miel de la Alcarria’; mientras que el Infantado de Bronce (500 euros) recayó sobre el Bistró de Lino con su ‘¨Columna de Patio de los Leones con corazón de pato y velo de membrillo coronado con pistacho’. 

 

Artículos relacionados: