El Casco Histórico, ¿refugio cultural?

Cierto pesimismo, bastantes críticas y algunas propuestas dejó la segunda mesa de trabajo sobre la dinamización sociocultural del centro, celebrada este martes en la Biblioteca Pública con la participación de público y representantes de trece colectivos y espacios culturales de la ciudad.


La falta de identidad es uno de los males que aqueja al Casco Histórico de la ciudad e influye en la 'vida' cultural que tiene el centro. También afecta la falta de respaldo de las instituciones y de coordinación entre ellas e influye "la estética", la escasez de espacios culturales en el centro que atraigan público, la crisis, la politización, la falta de promoción o, incluso, la manera de informar sobre la cultura de la ciudad por parte de los medios de comunicación.

Son algunas de las conclusiones extraídas en la segunda mesa de trabajo sobre el Casco organizada por los Colegios Oficiales de Aparejadores, Arquitectos e Ingenieros de Caminos. Faltó tiempo para abordar a fondo las propuestas de los trece invitados al encuentro, que compartieron diagnóstico y reflexionaron sobre las dificultades y fortalezas que tiene la ciudad en el plano cultural.

La cita, moderada por la periodista Elena Clemente, coordinadora de Cultura EnGuada, tuvo lugar en la Biblioteca y reunió a trece personas, la mayoría, representantes de colectivos o responsables de espacios culturales: Blanca Calvo, presidenta del Seminario de Literatura Infantil y Juvenil, que organiza anualmente el Maratón de los Cuentos; Fernando Aguado, director del Museo de Guadalajara; Gema García Vizcaíno, profesora de la Escuela de Arte; Ana Mª Babarro, portavoz del gremio de libreros; el historiador y cronista provincial, Antonio Herrera Casado; Jorge Gómez, director de la Biblioteca; Isra Calzado, de Cineclub Alcarreño; Juan Aylagas, presidente de la Asociación Teatral Alcarreña; José Mª Sanz Malo, de Gentes de Guadalajara, organizadora del Tenorio Mendocino además de la aparejadora Gema Coria; el arquitecto Juan José Perucha; el ingeniero Luis Sánchez Lorenzo y el profesor de la Escuela de Aparejadores de la UAH, Fernando Dacasa.

Entre el público, concejales de Ahora Guadalajara, el PSOE y Ciudadanos, miembros de colectivos socio-culturales como Ana Ongil, del Rincón Lento; Cineclub Alcarreño; artistas locales, el presidente provincial de la Asociación de Guías Turísticos, Manuel Granado y el presidente de la Federación Provincial de Asociaciones Culturales, José Antonio Lázaro; además de la delegada provincial de Cultura, Rocío López.

Abrió el debate Chema Sanz, del Tenorio Mendocino, que habló de la "falta de identidad" y de la "necesidad de sinergias" y de "poner en valor la historia de Guadalajara". Por su parte, Juan Aylagas, de ATA, señaló que "las administraciones se tienen que implicar" y cree que espacios que ya no están como el cine Imperio o el Coliseo Luengo "habrían movido público al centro", porque el teatro Buero Vallejo "está a trasmano".

Jorge Gómez, director de la Biblioteca, uno de los pocos espacios culturales con una vida muy activa en el centro -recibe un millar de visitas al día-, dijo que "hay que tratar de aliarnos, ser permeables" y remarcó la importancia de "lograr un equilibrio", o como apuntó el profesor de la UAH Fernando Dacasa, "una combinación coordenada de esfuerzos".

El director del Museo de Guadalajara, Fernando Aguado, señaló como aspectos influyentes en el panorama cultural actual de la ciudad,"la crisis, la politización, la forma en que comunican esa oferta los medios de comunicación y la calidad de la oferta cultural. ¿Queremos cultura gratis o de pago?", se preguntó. Además, dijo que "el centro necesita más cuidado. La plaza de los Caídos (donde se ubica el Museo) es espantosa, para salir corriendo" y destacó que en la ciudad "tenemos 16 o 17 Bienes de Interés cultural" pero no se remarcan.

Por su parte, Blanca Calvo, presidenta del Seminario de Literatura Infantil y Juvenil (SLIJ), admitió que "habría que conseguir que muchos fines de semana se parecieran a los del Maratón" y defendió la elaboración de "un calendario de actividades para que lo disfruten los ciudadanos", algo sobre lo que Sanz Malo puntualizó: "no hay que saturar". Calvo puso el acento además en la mala imagen que dan los solares vacíos que están sin construir, animó a ser "más valientes con la peatonalización" y criticó el servicio de transporte público.

Crítico también se mostró Isra Calzado, representante de Cineclub Alcarreño y miembro de varios colectivos culturales de la ciudad, como la Agrupación Fotográfica, el SLIJ o Cinefilia, organizadora del Festival de Cine, Fescigu: "las asociaciones podemos tener ganas y talento pero percibo que las administraciones son bastante pasivas", incidiendo concretamente, en la falta de apoyo por parte del Ayuntamiento a las iniciativas culturales que nacen del asociacionismo.

Ana Mª Babarro, propietaria de la librería LUA y representante en la mesa redonda del gremio de libreros,criticó la postura del Ayuntamiento -"no nos escuchó"- en la organización de la Feria del Libro del año pasado, que finalmente no se celebró porque el gremio defendía establecer la Feria en la Concordia y el Ayuntamiento, en la plaza Mayor por un acuerdo con los comerciantes de la zona.

Babarro remarcó que "lo que dinamiza el centro es el comercio" y que, por tanto, se necesita "una reactivación de este sector", aunque esta propuesta fue rebatida por alguno de los invitados, por entender que "un comercio es una iniciativa empresarial privada".

El historiador Herrera Casado, por su parte, confesó sentirse "pesimista" e incidió en que la falta de gente en el centro responde a "una cuestión biológica". En su opinión, "el gran centro de la ciudad está fuera" actualmente, aludiendo a los nuevos bulevares y preguntó "qué ciudad queremos, ¿una ciudad donde haya gente o donde haya teatro?"

Itinerarios de arte

La aparejadora Gema Coria defendió el ejemplo del Casco Histórico de Badajoz, que empezó a recuperarse en el momento en que se instaló la oficina de Policía Local en el centro. Eso, dijo, "trajo seguridad ciudadana a la zona" y después, propició la llegada de comercios.

Propuestas concretas llegaron desde la Escuela de Arte. Una de sus profesoras, Gema García Vizcaíno, a modo de lluvia de ideas citó: "sacar partido al Teatro Moderno, un diseño corporativo del Casco, una gráfica urbana, establecer recorridos artísticos, intervenciones, itinerarios muralísticos -haciendo referencia a Vitoria-, foros o la creación de un Centro de Innovación".

En el turno del público, Manuel Granado, guía turístico y edil socialista, dijo que "no interesa crear identidad" y que en Guadalajara faltan símbolos que nos representen fuera de Guadalajara y falta una cita cultural de referencia, a excepción -dijo- del Tenorio o del Maratón y falta además, que se defienda y promocione "lo que tenemos". No sólo los edificios, también "la miel".

Por su parte, Ana Ongil, coordinadora del multiespacio El Rincón Lento, sostuvo que "no se cuida lo que tenemos" y además, "el centro es incómodo". Se basó en su experiencia, ya que este espacio cultural estuvo al menos siete años en pleno Casco, en la calle Cronista Juan Catalina y se mudó hace un par de años a la calle Marqués de Santillana, cerca de la cárcel. Ongil confesó que a la hora de realizar actividades culturales en la calle hay que toparse con una burocracia que no facilita las cosas: "cada vez que se organiza algo, el Ayuntamiento pide una fianza y eso no sé si se sabe". Y echó de menos que algunas de las propuestas que han realizado al Ayuntamiento, como los huertos urbanos, -"que sí tiene Yebes, por ejemplo"- hayan sido rechazadas.

En el turno final, uno de los parcipantes aportó una clave más: antes de hablar de la mala o buena salud de la vida cultural del Casco Histórico, habría que replantearse que si no hay 'vida' en el centro es "porque no vive gente".

La próxima mesa redonda será el 25 de febrero a las 19 horas en la Cámara de Comercio y reflexionará sobre accesibilidad, movilidad y amenazas y oportunidades desde el punto de vista empresarial. Están invitados representantes, entre otros colectivos, de FCG, Fedeco, la asociación Paseo Miguel Fluiters, hosteleros, Doymo, Alsa, Asociación de Transportistas, Policía Local, Guada en Bici y la Asociación Provincial de Empresarios. Estará moderada por la periodista Mercedes Castellano, de Cope Guadalajara.