Page promete "una solución" para la Fábrica de Paños de Brihuega

García-Page, de visita en Brihuega, ha dicho que trabajará por "dar una solución" a este "edificio singular", que podría formar parte de la Red regional de Hospederias que anunció el lunes en Fitur.


Lo presentaba el lunes, durante el Día de Guadalajara en Fitur. El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, hablaba de una Red regional de Hospederías -realizable a partir de 2017 y con iniciativa privada y apoyo público, que servirá para recuperar edificios singulares- y hoy en Brihuega, donde ha firmado un acuerdo marco con 22 residencias de mayores en la provincia, ha mostrado su intención de trabajar de la mano del Ayuntamiento briocense para "dar una solución a la Real Fábrica de Paños”.

No ha dicho nada concreto, pero García-Page ha apuntado que "a lo mejor lo podemos convertir en una referencia turística” y que “no podemos permitirnos tener así un patrimonio importante, que en este caso forma parte también del corazón y de las señas de identidad de Brihuega”.

Ha admitido que “son cosas que necesitan tiempo y tranquilidad, también mucho dinero" pero que espera poder "encontrar una solución, que será importante para el patrimonio de la región, para el patrimonio identitario de Brihuega y para nuestro turismo, si lo enfocamos bien”.

Las declaraciones del presidente regional han sido valoradas “muy positivamente” por el alcalde de Brihuega, Luis Viejo, que ha calificado de "buena noticia para Brihuega, para toda la provincia y para toda la región" la posibilidad de incluir la Real Fábrica de Paños en la Red de Hospederías que quiere impulsar el Gobierno regional. “Es importantísimo recuperar este edificio, que es único en toda la región”.

Emiliano García-Page ha anunciado también que el Gobierno regional hará la depuradora que demanda el alcalde de Brihuega para el municipio: “para que Brihuega tenga capacidad industrial y turismo necesita que funcione la depuradora y la vamos a hacer”, ha concluido.

La Fábrica de Paños de Brihuega data del siglo XVIII y desde hace un lustro el Ayuntamiento exige una intervención en el inmueble en el que un día la constructora Rayet proyectó construir un hotel de lujo. En noviembre de 2014, se cayó parte del techo del edificio, una superficie de seis metros cuadrados.