Desembarco generalizado de los Reyes en la provincia

Los Reyes Magos recorrieron las calles de los pueblos de la provincia llegados en tren, a caballo o en carrozas. • Así fueron las cabalgatas de Azuqueca, Yebes, Cabanillas, Sigüenza, Quer, Trillo, Pastrana, Pareja, Fuentenovilla, Almonacid de Zorita, Marchamalo o Tamajón.


Los Reyes Magos se las apañaron para llegar a los pueblos de todos los puntos cardinales de la provincia, haciendo uso de muy diferentes medios de locomoción, desde caballos y carrozas elaboradas incluso por peñas de los municipios hasta trenes, en algunos casos convencionales y en otros de alta velocidad. Y lo hicieron puntuales para rendir visita a los niños, pero a menudo también a los más mayores. Aquí repasamos algunas de las crónicas de la visita de los magos de Oriente a localidades como Azuqueca, Yebes, Marchamalo, Cabanillas, Sigüenza, Quer, Trillo, Pareja, Pastrana, Almonacid de Zorita, Fuentenovilla o Tamajón.

 

AZUQUECA

Azuqueca de Henares recibía en la tarde de este martes la visita de los Reyes Magos, que pasearon por las calles en las carrozas preparadas por las peñas públicas El Cebollón, La Funeraria y Er Biberón -las tres primeras clasificadas en el Desfile de las pasadas Fiestas de septiembre en un recorrido que partía de la plaza de La Constitución y que finalizó en el polideportivo La Paz. Entre las novedades de esta edición, animaciones como gaiteros, malabares y lanzafuegos, un grupo de danza africana y, como cierre, muñecos gigantes. El tradicional reparto de caramelos estuvo además acompañado de algunos regalos como peluches y balones. A su llegada al polideportivo La Paz, Melchor, Gaspar y Baltasar se unieron a la fiesta organizada y, con ayuda de los pajes, repartieron algunos juguetes y regalos entre los niños y niñas asistentes, llenando el reciento. De manera simultánea, en el exterior, el Ayuntamiento había organizado una chocolatada popular.

CABANILLAS

Centenares de personas se echaron a la calle desafiando al intenso frío de la tarde para disfrutar de la Cabalgata de Cabanillas del Campo, con una comitiva que salía del entorno de la Casa de la Cultura poco después de las seis y media de la tarde para recorrer las calles de la localidad hasta la plaza del Pueblo y el Ayuntamiento, desde donde Melchor, Gaspar y Baltasar se dirigieron a la multitud congregada en la calle: “Un año más hemos venido, como llevamos haciendo desde hace más de 2.000 años, para deciros a todos que sois la esperanza del mundo”, dijeron a los allí reunidos, empezaron su discurso, con deseos de “solidaridad, amor y confianza en el futuro”.

Fue un desfile muy vistoso, que contó con varias carrozas: una de carteros reales, otra ambientada en la Vuelta al Mundo en 80 Días, las tres carrozas de los tres Reyes Magos, y además, la animación de un grupo de zancudos caracterizados de los personajes de "Alicia en el País de las Maravillas", y la animación de un formidable grupo de música y baile medieval. La procesión hizo un alto en la plaza de la Iglesia, donde Melchor, Gaspar y Baltasar realizaron una parada para adorar al Niño Jesús, en una recreación del Portal de Belén preparada por la Asociación Cultural San Blas, en las puertas del templo de la localidad. Luego, la Cabalgata continuó hasta la plaza del Ayuntamiento, donde los grupos de animación hicieron bailar a los presentes. Melchor, Gaspar y Baltasar saludaron a los niños de Cabanillas desde el balcón consistorial, al que salieron acompañaron de una salva de pirotecnia lanzada desde el tejado del Ayuntamiento. Fue el Rey más anciano, Melchor, el encargado de dirigir las palabras a los pequeños, a quienes pidieron “un recuerdo para los niños y niñas de Oriente, que sufren el hambre y la guerra”.

Finalmente, los Reyes Magos recibieron a los niños y les entregaron sus regalos en el vestíbulo del consistorio, mientras los vecinos y vecinas desfilaban por el puesto de chocolate y roscón que se instaló en la plaza del Pueblo, atendido por la Asociación de Mujeres "La Campiña".


YEBES

Un año más, la de Yebes volvió a ser una de las Cabalgatas más originales de la provincia, con la llegada de los magos en el tren de alta velocidad. Melchor, Gaspar y Baltasar se apearon un año más en la estación del AVE Guadalajara-Yebes para participar en la tradicional Cabalgata de Valdeluz que se celebró ayer en este núcleo residencial. En el andén les estaba esperando el alcalde, Miguel Cócera, que aprovechó la frugal presencia de los reyes para reclamarles, un año más, el regalo siempre pendiente: la implantación de un servicio de trenes Avant igual o similar al que opera en el resto de capitales españolas que disfrutan de esta oferta de Alta Velocidad. En el vestíbulo, decenas de niñas y niños del municipio estaban esperando a los Magos de Oriente para acompañarles por su recorrido, previo a la noche mágica. 

 

SIGÜENZA

Los Reyes Magos no faltaron ayer a su cita con la ciudad del Doncel en la Cabalgata del año 2016. Su presencia traía el frío a la ciudad. Por fin, la del día 5 era una mañana de invierno típicamente seguntina, con un aire que cortaba la cara, claros y nubes a partes iguales, que cuando soltaban algo, era más nieve que agua. Los alrededores de la ciudad y el primer Henares agradecían mucho las lluvias de estos días. En medio de este ambiente, hacia las diez de la mañana Melchor, Gaspar y Baltasar llegaban a la ciudad, procedentes, este año de Mali, El Salvador y de la propia Sigüenza, para hacer una primera visita a todos los mayores, “a quienes la presencia de los Reyes Magos hace tanta ilusión, o más, que a los niños”, valoraba Oscar Hernando, concejal de Festejos de Sigüenza. Una por una, la comitiva visitaba todas las residencias de la ciudad, empezando por Las Ursulinas, siguiendo por las de Saturnino López Novoa, La Alameda, San Mateo y terminando en las Clarisas. En todas ellas los abuelos recibían una coqueta bufanda, precisamente para prevenir ese frío, y las abuelas un cepillo para el pelo con su correspondiente espejo. E igualmente en todas ellas, los orientales y los concejales que los recibieron fueron invitados a coger fuerzas con dulces y turrones. Todas las residencias estaban profusamente decoradas con estrellas, belenes y todo tipo de ornamentos en los que se nota que los mayores han estado bien ocupados en los últimos meses. Y en cada una de las visitas, los mayores cantaban algunos de los últimos villancicos de la Navidad con los orientales.

Al filo de las dos de la tarde, los tres sabios desaparecían sin dejar otro rastro que una nota, confirmando que una vez más, volverían por la tarde a la estación de tren de Sigüenza, procedentes de Torralba, en Soria. Y así lo hicieron. Puntuales, los Reyes Magos se bajaban del tren a las seis de la tarde, para abordar allí las carrozas que les habían preparado los seguntinos. En este año han sido tres, una Del AMPA de la SAFA y otras dos más, en las que han subido, acompañados por sus correspondientes pajes.

Allí, en las inmediaciones de la calle de Alfonso VI, les esperaban ya los niños, ansiosos por verlos llegar, una vez más, a la ciudad del Doncel. Con una seña, Melchor deshizo las nubes para la que la Cabalgata transitara por la ciudad sin que cayera una gota de aguanieve. La Cabalgata subió por la calle del Humilladero, saludando a los niños y mayores que se acercaban a verles, para llegar hasta el corazón de la ciudad por la calle del Cardenal Mendoza, donde aún se veía ambiente de compras en las tiendas.

Una vez ocuparon sus tronos, los Reyes Magos repartieron hasta cuatrocientos regalos a los niños que se acercaron a conocerlos personalmente. Gaspar tuvo un momento para atender a la prensa y para decir que “ha sido un placer ver la felicidad de las personas en sus caras cuando nos ven y cuando les entregamos los regalos”. Y esto mismo decía Baltasar, que dejaba su trono apresuradamente para prepararse para su trabajo de la noche: “Los niños me preguntaban que donde estaba el resto de los regalos, así que hemos quedado en dejárselos esta noche en sus casas”.

Después, y para combatir las bajas temperaturas de la tarde seguntina, que a las siete y media de la tarde superaban, ya por muy poquito, los cero grados, la Asociación de Empresarios y el Ayuntamiento de Sigüenza han invitado a los presentes a roscón y chocolate calentito. Para que la Cabalgata transcurriera adecuadamente por las calles designadas, sin entorpecer el flujo de tráfico de la ciudad y en las condiciones de seguridad óptimas, han trabajado ocho voluntarios de Protección Civil de Sigüenza, Policía Local y Guardia Civil. El alcalde de Sigüenza, José Manuel Latre, que recibió por la mañana y por la tarde a los orientales y les acompañó en su recorrido por la ciudad, agradecía el trabajo de “las personas que cada año hacen posible el milagro cotidiano de la Navidad, y de los Reyes Magos, y especialmente a Enrique Mayor, Javier González y Madihawa Diaby.

QUER

Los Reyes Magos llegaron a la villa de Quer puntuales, a las 18:30 horas, con una carroza que habían estado preparando para ellos los chicos y chicas de la Peña Los Seteros y que salía desde la Plaza Mayor, en dirección al pabellón del Colegio Villa de Quer. En su trayecto, y adoptando siempre las adecuadas normas de seguridad, Melchor, Gaspar y Baltasar y sus ayudantes lanzaron más de  50 kilos de caramelos por las calles de Quer. Amablemente, los magos han realizado varias paradas por el camino, en los lugares en  los que los niños se habían concentrado para recibirlos, con el objeto de darles a todos la oportunidad de recogerlos. La cabalgata subió por las calles Mayor Alta y Quevedo hasta llegar a hasta Páez de Castro. La comitiva, seguida por alrededor de 200 personas, giró después por la calle Ermita de la Soledad en dirección a la rotonda del tractor, en la Avenida de Torrelaguna, antes de estacionar definitivamente en el aparcamiento del Colegio Público Villa de Quer.

Los Reyes Magos adoraron al niño en su portal antes de ocupar su trono para repartir los regalos que traían para los pequeños. El Polideportivo del Colegio se llenó de padres expectantes, y sobre todo de niños ilusionados con la noche más mágica del año. Según cuenta la tradicion, los Reyes Magos eran hombres poderosos y sabios provenienes de los tres mundos por entonces conocidos. Ellos buscaron al nuevo rey que habría de nacer, guiados por una estrella que presagiaba su venida al mundo. Fueron a adorar a Jesús recién nacido y le ofrecieron sus dones. Melchor, rey de Persia, entregó al niño el oro, representando su naturaleza real. El regalo de Gaspar, rey de la India,  fue el incienso, que representa la naturaleza divina de Jesús. Por último, Baltasar, rey de Arabia, le entregó la mirra, que representa su sufrimiento y muerte futura. Los seteros representaron la adoración, antes de que sus majestades comenzaran con el reparto de regalos a los niños.

En torno a 170 niños de entre 0 y 12 años pasaron por el escenario real recibiendo su obsequio. Los pajes, muy atentos, recogieron las últimas peticiones y cartas de los niños seteros que trasladaron inmediatamente a los tres Magos, al tiempo que acercaban a Melchor, Gaspar y Baltasar los regalos para cada niño. De manera ordenada, los niños fueron llamados uno a uno para que subieran al escenario y recogieran su regalo. Nada más terminar de repartir obsequios en Quer los orientales salieron apresuradamente para empezar con su larga noche de trabajo. Para terminar la fiesta, el Ayuntamiento ha compartido con los vecinos el tradicional roscón de reyes y el chocolatito caliente, que se ha encargado de preparar la Asociación de Mujeres de Quer. Además, la Asociación también ha colaborado en el vestuario de los Reyes Magos, en la elaboración de los decorados del portal para la adoración y el Belén Viviente.

Todos los niños que así lo han querido se han fotografiado con Sus Majestades. Las fotos quedarán expuestas para poder ser descargadas libremente en www.ayuntamientodequer.es Pasadas las nueve de la noche, los seteros se fueron retirando a sus casas, para darle paso a la noche mágica. 


MARCHAMALO

Cuatro carrozas y 70 personas conformaron la comitiva de los Reyes Magos en su llegada a Marchamalo, por la carretera desde el barrio del Badén, con amplia presencia de personajes y animales entre los que no faltaron el Rey Herodes con sus soldados romanos, pajes, la Virgen María con San José y el Niño Jesús, y, por fin, sus Majestades de Oriente. A lo largo de todo el recorrido, idéntico al de pasados años, centenares de personas se acercaron a ver la llegada de los tres Magos, abarrotando las calles alrededor de la comitiva. 

Al final, todo el público se ha concentrado en la Plaza Mayor y en el interior de la Iglesia, donde los ilustres invitados saludaron a todos los presentes e hicieron entrega de los regalos a los niños marchamaleros con sus propias manos. El párroco de Marchamalo, Miguel Torres, y el alcalde, Rafael Esteban, recibieron a todos agradeciendo especialmente la colaboración en la organización de la llegada de los Reyes Magos a la Peña 'La Nuestra', a la Policía Local y a Protección Civil. 

Esta fue la guinda del pastel en un año que ha vuelto a caracterizarse por las campañas solidarias, estableciendo una estrecha colaboración con el Banco de Alimentos y la ONG de ayuda a los refugiados ACCEM, entidades a la que se han entregado los cerca de 100 kilos de comida que se lograron recoger en la fiesta de las Escuelas Deportivas, además de una recaudación de más de 800 euros en el mercadillo solidario de los Servicios Sociales y en el mercadillo de libros de la Biblioteca Municipal. No obstante, los más pequeños volvieron a ser los protagonistas de la programación, con variedad de actividades lúdicas y culturales que finalizarán este viernes cuando se dé por concluida la actividad del Campamento Urbano Navideño, que en esta ocasión ha incrementado su demanda con la posibilidad de abrir en el Espacio Joven durante todas las vacaciones escolares. 

TRILLO

Los Reyes Magos llegaron ayer a Trillo, cargados de alegría, música, ilusión y regalos, que fueron entregando a los niños trillanos en la cabalgata,  después en los tronos instalados en los soportales del Ayuntamiento y finalmente después de la Misa. Como surgidos de la nada, aparecían, misteriosamente, en la residencia de mayores de la Fuentealegre. Melchor, Gaspar y Baltasar llegaban acompañados de sus correspondientes pajes, que les iban a ayudar tanto en su trabajo en la Cabalgata como luego por la noche, para llevar la ilusión y la felicidad a las casas trillanas.

El grupo de dulzaineros Los Calaveras acompañó la alegría de la llegada de los orientales a la residencia. Allí estaba Angel Carrillo, caminando todavía sin bastón con 94 años y con la misma alegría en el cuerpo de siempre, aplaudiendo a las dulzainas, Tomás Henche, el último ganchero, que todavía tiene ganas de volver al pico de Mirabarbos donde una vez un buen amigo le hizo el mejor regalo que nadie puede hacer a otra persona, salvándole de morir ahogado en el Tajo, que recogía agradecido la dádiva de los orientales, o Pura Bodega, que a sus 87 años todavía camina más derecha que una vela y tiene porte de modelo, que seguía con alegría y optimismo la música de las dulzainas y las evoluciones de los Reyes Magos.

Después de terminar su primer trabajo de la tarde en la Residencia, aparecía en la puerta, mágicamente, una gran calesa andaluza, a la que se subieron los Reyes Magos y su séquito. E inesperadamente, surgían de la nada cinco personajes fantásticos, para sorpresa y regocijo de los niños que se agolpaban a ambos lados de la calle del Arzobispo Muñoyerro para ver pasar a los Reyes Magos. Todos aprovecharon la ocasión para hacerse fotos con ellos, e incluso para pedirles regalos de última hora, que estos héroes de película no dudaron en transmitir a los Reyes Magos.

La Cabalgata llegó hasta el puente de Trillo y viró, por la calle Jardines, discurriendo por unos metros en paralelo al río Tajo. Mientras avanzaba, el pirotécnico local, Antonio Morales Marco, soltaba sucesivamente sus tracas de fuegos artificiales que acompañaban a la nube de confeti y de caramelos que derramaban los orientales a su paso. Y para poner el contrapunto, la música andaluza de la calesa se intercalaba con los sones de Los Calaveras.

Con un delicioso séquito de niños, la caravana viró a la altura del Polideportivo de la Virgen del Campo para tomar la calle del Vivero, de vuelta a la Plaza Mayor. A su paso por el Puente, sonaba una gran traca de petardos, al tiempo que el silbido de los cohetes subiendo al cielo trillano se confundía con los alegres sones de la dulzaina.

La Cabalgata llegaba a la Plaza Mayor, precisamente por la calle Calaveras, pareciendo subrayar el buen hacer de los músicos. Allí, en los soportales del Ayuntamiento, Melchor, Gaspar y Baltasar tenían preparados sus tronos. Los niños, emocionados, tenían que pisar la alfombra roja, flanqueada de antorchas encendidas, para llegar hasta ellos, y para hacerles sus comentarios, agradecimientos y peticiones de última hora. Además, este año, ese momento ha sido también especial, puesto que los niños también les entregaron a los Reyes Magos algunos de sus juguetes usados para que los orientales pudieran distribuirlos entre todos los niños y llegar de esa manera a satisfacer los deseos de los más pequeños, también de los que no tienen la suerte de contar con excesivos recursos económicos.

Y mientras los pequeños se acercaban a recordarles a los Reyes Magos sus deseos, y para entregarles sus juguetes usados, se proyectaban, inmensos sobre la torre de la Iglesia, los dibujos pintados en cristal en los que han estado trabajando en estos días en el taller de manualidades programado para llenar de creatividad el ocio infantil.

Después de la Misa que nuevamente oficiaba Santiago Jiménez, el párroco local, Melchor, Gaspar y Baltasar repartieron trescientos regalos a los niños trillanos. Para la madrugada quedó la fiesta de la Noche de Reyes que el Ayuntamiento organizó en el local municipal de la Calle Jardines. Actuó la orquesta “Cougar”. De velar por la seguridad del trazado se encargaron los agentes de la Guardia Civil del Cuartel de Trillo, y también operarios de la Brigada Municipal.

PAREJA

Los Reyes Magos estuvieron este martes por la tarde en Pareja. El domingo ya habían enviado a uno de sus pajes para que tomara buena nota de los deseos de última hora de los niños. Así lo hizo, y así se lo confirmaban esta tarde de Reyes Melchor, Gaspar y Baltasar a los niños parejanos. “Tenemos todas vuestras cartas, no os preoupéis”, aseguraban.  Con todo y con eso, los orientales han apuntado en una libreta sus peticiones finales.

Melchor, Gaspar y Baltasar, aparecían, como tenían confirmado hace unos días, bien puntuales en la Plaza Mayor de la villa. Allí, alabaron el trabajo que han hecho las asociaciones para construir el Belen, que este año está ubicado, por primera vez, en los soportales de la Plaza. Una vez allí, han entregado el calendario de 2016 a todos los parejanos que se han acercado a saludarles. Como tienen por costumbre, los Reyes Magos entraban en la Iglesia de Pareja, en la que adoraron al Niño. A continuación recibieron a todos los niños que quisieron acercarse a saludar, entregándoles caramelos, chocolates y carbón, pero del dulce, “porque han sido buenos”, reconocía Baltasar, además de un regalo. Por último, se acercaron a la vivienda tutelada de Pareja para saludar a los mayores, e igualmente entregarles un detalle a cada uno, al igual que han hecho con las trabajadoras del centro.

Para tomar aliento con el que llevar a cabo por la noche su inmensa tarea, los Reyes Magos com0partían con los parejanos que se acercaron un trozo de roscón y sidra. Por último, y antes de desaparecer misteriosamente para llevar la ilusión a cada hogar con niños, hicieron una última escala en la localidad parejana de Casasana, donde igualmente saludaron a niños y mayores.  El alcalde de Pareja, Javier del Río, pedía a Sus Majetades “que en el año nuevo nos traigan salud y que nos ayuden a atender, desde el Ayuntamiento de Pareja, cada vez mejor y más eficientemente a los vecinos de todo el municipio”.

FUENTENOVILLA

Fuentenovilla vivió ayer la gran fiesta de los Reyes Magos. Por la mañana, los niños recibían su primer regalo. Por orden de los orientales, a partir de las once de la mañana, la Plaza Mayor de Fuentenovilla se llenó de juegos para los más pequeños, que, pese a lo desapacible del tiempo, que obligó a prescindir de algunas de las atracciones, disfrutaron de lo lindo en los castillos hinchables instalados a la vera de la bellísima picota de la localidad alcarreña. A las 18:30 horas llegaban, muy puntuales y de nuevo a caballo como ya hicieran el año pasado, Melchor, Gaspar y Baltasar, con sus correspondientes pajes, que les han ayudado a hacer su ímprobo trabajo de esta noche. Nada más descabalgar, los orientales comentaron lo bonita que estaba la Plaza Mayor de Fuentenovilla, iluminada y adornada con el belén de luces. La comitiva real fue recibida por la corporación municipal, que encabezaba la alcaldesa de Fuentenovilla, Montserrat Rivas, y por la Banda de Música de Fuentenovilla, que se encargó de ponerle el sonido a su presencia en el pueblo y a la ilusión de los más pequeños

Sabiamente dirigida por Ricardo Piña, la Banda interpretó una selección de villancicos, entre los que se contaron algunos clásicos, como el 'El  tamborilero', 'Los peces en el río' o el 'Campana sobre campana', con otros de raíz inglesa, como el 'Jingle bells'. El recorrido de la Cabalgata fue el acostumbrado. Empezando por la plaza Mayor, viró por la calle y plaza del Angel, para seguir por las calles de El Peligro, Mayor y Francisco Castellote, antes de regresar a la plaza Mayor. Una vez sentados en sus tronos, los tres sabios repartieron juguetes a todos los niños que se acercaron a saludarlos, desde los bebés, en brazos de sus padres,  hasta los más mayores, de doce y trece años.

Los Reyes Magos no dejaron a ningún niño sin regalo, mientras que sus pajes se encargaron de recoger las peticiones de última hora de los más pequeños. Una vez que Melchor, Gaspar y Baltasar terminaron de saludar y entregar sus regalos a los niños, todos los fuentenovilleros compartieron roscón y chocolate calentito en la Plaza Mayor, que este año ha sustituído al moscatel. La alcaldesa de Fuentenovilla agradece la implicación personal y el trabajo de los miembros del gobierno municipal en la organización de las fiestas navideñas en general y de la Cabalgata de Reyes en particular, la labor impecable de los trabajadores municipales a lo largo de todas las fiestas, así como de Carmen Micaelo y Julio Sarmiento en la elaboración del chocolate de ayer, en la Cabalgata fuentenovillera.

TAMAJÓN

Tamajón apura intensamente los últimos dos días de la Navidad. Después de que el pueblo entero haya reeditado  en estos días la fiesta de la familia, que siempre fue la matanza del cerdo, el martes recibía la tradicional visita de los Reyes Magos de Oriente. Tal y como habían anunciado, Melchor, Gaspar y Baltasar aparecieron a las seis en el local multiusos de la calle de Enmedio. Lo primero que hicieron fue preguntar por los mayores del pueblo. Acompañados por los niños, que se arremolinaron en torno a ellos cuando los vieron llegar, Melchor, Gaspar y Baltasar se acercaron hasta la Residencia Virgen de los Enebrales, donde quisieron tener un detalle con cada uno de los abuelos que allí viven, además de adorar allí al niño Jesús. Después de provocar el regocijo de los mayores, los orientales se subieron a bordo de la carroza que les ha preparado el Ayuntamiento para recorrer el pueblo, empezando por la calle de Enmedio, para girar por la Plaza de El Coso y regresar al local multiusos dando la vuelta por la calle de La Picota. Melchor, Gaspar y Baltasar entregaron regalos en todas las casas con niños del pueblo, y además, provocaron una lluvia de caramelos a lo largo de su recorrido. Ya bien anochecida la tarde, y antes de desaparecer para llevar a cabo su cometido, los magos tuvieron tiempo de comer un trocito de roscón y brindar con sidra y champán para coger fuerzas con las que llevar la ilusión a todos los niños esta noche. 


PASTRANA

En Pastrana, Melchor, Gaspar y Baltasar fueron recibidos por el alcalde de la villa ducal, Ignacio Ranera, saludaron a los niños en la Plaza del Ayuntamiento y tuvieron un momento para visitar la Colegiata. Los orientales quedaron asombrados al contemplar el nacimiento que ha preparado la Asociación de Mujeres de la villa ducal, que vuelve a presentar al concurso provincial que organiza la Asociación de Belenistas de Guadalajara, colectivo que este sábado entrega sus premios.  

Después de adorar el Belén, los Reyes Magos  recorrieron las calles de Pastrana para, finalmente, recoger las últimas cartas de los niños y entregarles un regalo. Al filo de las nueve de la noche, desaparecieron para llevar a cabo su mágico cometido.

ALMONACID DE ZORITA

Según habían anunciado al comienzo de la Navidad, los Reyes Magos repartieron en Almonacid de Zorita ilusión, sonrisas, regalos y dulces. Lo hicieron con los niños, pero también con los mayores. Fue precisamente en la Residencia Virgen de la Luz donde Melchor, Gaspar y Baltasar hicieron su primera parada en la villa. Después de entregarles un detalle a cada uno de los mayores, y de tomar unos dulces con los que coger fuerzas para la mágica noche de Reyes, los orientales subieron a la carroza para llegar en ella, recorriendo vistosamente las calles de Almonacid, hasta la Iglesia de Santo Domingo de Silos. Como tienen por costumbre, adoraron al niño y le hicieron las correspondientes ofrendas.

La última parada de Melchor, Gaspar y Baltasar en Almonacid fue el pabellón León Felipe, adonde llegaron igualmente subidos en su carroza y seguidos de los niños, a los que lanzaban confeti y caramelos, dejando tras de sí el dulce rastro del final de la Navidad. Ya en el interior del pabellón, repartieron juguetes entre los niños que se acercaron a saludarles y recogieron también sus peticiones de última hora. Además, los pequeños pudieron disfrutar también con castillos de hinchables.

Por cortesía de la Asociación de Empresarios, todos compartieron el roscón de reyes junto con un chocolate caliente para terminar el evento. Cerca de las nueve de la noche, los Reyes Magos desparecieron sin dejar rastro, para empezar cuanto antes el reparto de regalos.