Un atracón de juegos

Valdeluz vuelve a acoger The Big Game, con mucho más público y mejoras en la organización. • Rol en vivo, muchas familias y más empresas participaron en un evento que mantuvo su implicación solidaria. • La organización recaudó más de 1.100 euros que se destinarán al Banco de Alimentos.


La pista del Centro Deportivo de Valdeluz volvió a desplegarse este sábado como un enorme tablero de juegos reunidos. Para los más frikis, para familias con niños, para curiosos, amantes de los juegos de mesa, maestros de rol y recién llegados a la aventura. The Big Game demostró músculo en su segunda edición, al congregar a más asistentes llegados de Madrid, País Vasco, Segovia, Teruel, Valencia o Sevilla, mejorar la organización y servir durante más de doce horas seguidas un auténtico atracón de juegos.

La cita, que es a un mismo tiempo una feria para el sector y una propuesta de entretenimiento para vecinos y forasteros, logró batir récords de asistencia desde primera hora. Los algo  más de 400 asistentes que la jornada reunió durante toda la edición de 2014 se habían superado al filo de la una de la tarde del sábado. El ambiente era magnífico, con gran número de familias, uno de los principales objetivos de la organización.

De cuando en cuando, alguna estampa pintoresca ofrecía la nota de color entre las mesas en las que jugaban grupos de amigos o familias. Eran personajes surgidos del celuloide o de los mundos de cartón de los juegos, pero que esta vez se paseaban en carne y hueso por la pista de Valdeluz. Personajes de Star Wars, la reina Elsa de ‘Frozen’, elfos, algún marciano o algún soldado del imperio romano…

Un enorme Trono de Hierro de la famosa serie ‘Juego de Tronos’ permitía llevarse el retrato friki de la jornada. El gran sillón formaba parte de una subasta que tendrá lugar en Madrid a cargo de Sofía’s Wonders y para la que se participaba comprando una papeleta de dos euros, con la recaudación para fines benéficos.

No era el único toque solidario de una cita que desde el año pasado ha puesto el acento, en la antesala de la Navidad, en el componente caritativo. Cada una de las entradas de los asistentes, por un euro, se destinaba al Banco de Alimentos de Guadalajara, así como aquellos productos no perecederos que el público quiso llevar de iniciativa propia. Según la organización, el recuento definitivo dejó unos 800 visitantes únicos, casi el doble que en la primera edición, con 1.166 € de recaudación procedentes de la venta de entradas, subastas y donaciones. Además, se recabaron entre 50 y 100 kilos de comida.

Rol en vivo o campeonatos ‘oficiales’

Mientras la mayor parte de los asistentes se congregaba en las mesas de juegos o las colchonetas de la ludoteca con los más pequeños, o pasaban por algunos de los expositores de las empresas –este año más– que acudieron a presentar sus productos, en un rincón un grupo de jugadores de rol en vivo se metía literalmente en su personaje, con esta suerte de función teatral en la que cada cual representa su personaje para cumplir con sus objetivos, en una vuelta de tuerca más del modo en que se puede vivir el rol en vivo. En ocasiones, caracterizados, como ocurrió con una ‘bruja’ de la historia ambientada en el universo de Harry Potter o con todos los personajes de la historia vespertina de Ragnarok.

The Big Game se extendió en el tiempo durante esas trece horas y en el espacio, con múltiples propuestas en las diferentes zonas del pabellón deportivo. En otras de ellas no faltaban jugadores de los campeonatos oficiales de algunos juegos como X-Wing, Catón o Imperial Assault. La asociación guadalajareña Oniros participó en la cita y Despertalia contó con un grupo de 15 demostradores en la zona de juegos para aclarar dudas y ayudar a los asistentes a disfrutar de los juegos escogidos. En la ludoteca había hasta 150 títulos entre los que escoger. Otros cinco animadores estaban pendientes de en la zona infantil.

Ya por la tarde tuvieron lugar dos de las citas esperadas de la jornada: el encuentro de ‘cosplay’ con personajes de rol y el sorteo de materiales donados por las empresas participantes y al que pudieron optar todos los asistentes con la papeleta que se les ofreció con la entrada, el euro solidario para el Banco de Alimentos.

La valoración desde la organización, tanto por parte de la empresa Despertalia como del Ayuntamiento de Yebes, se expresaba a pie del cañón con términos optimistas. Para Miguel Ángel Talha, responsable de Despertalia, el evento mejoraba las expectativas que tenían. “Está siendo increíble”, aseguraba, comentando también el éxito de asistencia: “Hemos ampliado la oferta de actividades y, además, quienes vinieron el año pasado ejercieron el boca-oreja” para promocionar la cita.

El alcalde ve “consolidado” el evento

Nosotros desde el Ayuntamiento queremos ofertar calidad de vida y The Big Game encaja bien”. El alcalde de Yebes, Miguel Cócera, mostraba durante el desarrollo de la jornada su satisfacción con la segunda edición de un evento que camina en la dirección que el autodenominado “municipio estrella” viene buscando en los últimos tiempos para dar una imagen moderna, atractiva para familias jóvenes y desmarcada del ‘sambenito’ de la “ciudad fantasma”. El calendario de eventos que está diseñando Valdeluz con citas como The Big Game, pero también el E-Talent Day o Expoastronómica refuerzan estos objetivos.

Esta es una plataforma perfecta para juegos, no sólo para frikis y jugones sino también para familias, que es un público que nos interesaba especialmente”, decía el primer edil, que destacaba la amplitud de público, y no sólo su cantidad. “Los juegos de mesa logran nuclear a las familias alrededor de una actividad común que evita el aislamiento de la pantalla y lo digital”, subrayaba Cócera en referencia a la experiencia plena que los miembros de una familia pueden vivir en torno a una actividad sin pretensiones, pero que refuerza sus vínculos.

Valdeluz tiene aquí un evento sin parangón en Guadalajara y en toda la región, estamos compitiendo directamente con Madrid o Barcelona”, indicaba el alcalde en referencia a esta segunda experiencia de The Big Game. “Hemos establecido una dinámica de actividades cruzadas que nos permite fidelizar a los asistentes a la cita”.

Satisfechos por la asistencia de público, por la mejora en la organización y por el encaje de la cita en el diseño general de las ferias en el municipio, la pregunta es inevitable: ¿Habrá tercera edición? “si una cita sobrevive al éxito o al fracaso de su primera edición se puede decir que se ha consolidado”.

The Big Game sobrevivió al éxito de su estreno en 2014. Por ahora a sus participantes les queda sobrevivir al atracón de juegos de 2015.

Fotos: R.M.