El Palacio de Montemar, declarado en ruina

Lo ha anunciado el grupo socialista, que critica que el equipo de gobierno “hace todo lo contrario de preservar el patrimonio del centro”.  • Desde el PP contestan que es la Junta quien debe determinar ahora si se derriba o no, mientras el PSOE insiste en que sólo el Ayuntamiento podía evitar el derribo.


El Ayuntamiento de Guadalajara ha declarado en ruina el palacete de Montemar en plena calle Mayor, según ha desvelado el PSOE en las últimas horas, ordenando así el cierre y el desalojo de los dos comercios que hay instalados en sus bajos –Novoplex y Ópalo–. Ahora será Patrimonio, dependiente de la Junta, quien determine qué debe ocurrir con el edificio, si se derriba o no, según ha explicado el equipo de gobierno, en respuesta a las acusaciones que ha recibido.

El concejal del Grupo Socialista Manuel Granado ha sido el encargado de revelar la declaración de ruina del edificio, de cuyo riesgo de derribo ya había avisado en anteriores ocasiones. Para Granado, esta decisión “es el colmo”, y pone en evidencia que, “en vez de preservar el patrimonio, está haciendo todo lo contrario”. A ello se suman en este caso las consecuencias para los comerciantes afectados, que se verán obligados a cerrar, con la consiguiente pérdida de puestos de trabajo.

El concejal ha querido aclarar que la responsabilidad de la declaración de ruina corresponde exclusivamente al Ayuntamiento. De hecho, la Junta de Comunidades ni siquiera ha intervenido aún en el expediente. Ahora, el propietario debe decidir si opta por la rehabilitación o la demolición. Solo en este último caso tendría que intervenir la administración regional, y únicamente para determinar si hay algún elemento que debe ser preservado.

El concejal socialista ha lamentado la falta de voluntad mostrada por el Equipo de Gobierno del PP para conservar el patrimonio de la ciudad. “Igual que está utilizando las herramientas que tiene a su alcance para ir detrás de los inquilinos de los comercios, también puede haberlas para instar a los propietarios a que cumplan con el mantenimiento de los edificios. Si de verdad le preocupara el casco histórico, su comercio, su patrimonio y su historia, estaría pendiente de ello”, ha afirmado.

También ha criticado la escasa consistencia del denominado Plan de Dinamización anunciado por Román. “Con un documento de 25 páginas y cinco mapas no va a dinamizar el casco histórico. Todo lo contrario. Lo que están haciendo es dinamitarlo”, ha ironizado. De hecho, solo en el último mes hay dos solares más en el casco histórico

El Ayuntamiento contesta apuntando a la Junta

Es la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha la que debe indicar si el edificio de Montemar debe rehabilitarse o demolerse”. Así lo ha señalado el alcalde en respuesta a las manifestaciones realizadas por el Grupo Municipal Socialista sobre este tema.

Antonio Román considera que dichas declaraciones “son síntoma de que, o no quieren aprender -les hemos explicado cuál es el procedimiento en varias ocasiones- o de que quieren tergiversar este asunto”.

La solicitud de ruina -ha aclarado- la solicita el propietario del edificio. Los técnicos municipales, en procedimiento reglado, deben determinar si efectivamente está en ruina o no. En el caso de que el edificio en cuestión esté catalogado, el Ayuntamiento insta al propietario y a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha a que con carácter previo a las actuaciones recabe el correspondiente informe sobre si debe rehabilitarse o demolerse.

¿Qué va a pasar en el caso del edificio de Montemar? Lo que determine la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Si dice que hay que rehabilitarlo, se rehabilitará. Si dice que hay que demolerlo, se ordenará que se construya en ese espacio salvaguardando los elementos de interés del edificio”, ha señalado el alcalde. Antonio Román también ha denunciado “el retraso al que la Junta está sometiendo estos procesos”.

Granado dice que es Román quien pudo evitar el derribo 

El socialista Granado ha salido este viernes al paso de las declaraciones del alcalde: “En todo caso es el señor Román el que, como ya nos tiene acostumbrados, juega a engañar a los vecinos de Guadalajara respecto al lamentable estado en el que se encuentra nuestro casco histórico. Román es quién tiene la potestad para declarar o no la ruina de un edificio, para decidir si desahucia o no a los comerciantes que tienen sus locales en él, y para declarar la catalogación necesaria de ese edificio si de verdad quiere que la Junta de Comunidades pueda intervenir protegiéndolo”, ha aclarado el concejal de la oposición, quién ha incidido en la “voluntad oscurantista que el equipo de gobierno sigue demostrando con este asunto”.

Antes de las elecciones ocultó el gran número de expedientes de ruina que pesaban sobre más de medio centenar de edificios del casco histórico, y a día de hoy sigue negando el conocimiento de estos expedientes a la Dirección Provincial de Cultura a pesar de que se le requirió por escrito en primavera”. 

Granado ha desvelado que el Palacio de Montemar únicamente tiene una catalogación de protección ambiental que no impide su derribo, además de que el Ayuntamiento aún ni siquiera ha notificado nada a la Junta de Comunidades sobre la declaración de ruina del edificio. “Ahora que el propietario tiene la declaración de ruina es sus manos hay un plazo de 3 meses para que solicite a la Junta, si así lo desea, el informe que recomiende la rehabilitación o el derribo del edificio, conservando ciertas partes del mismo o no. La Junta nunca decide el expediente de ruina y solo interviene si los técnicos consideran que hay partes del edificio que tienen que ser conservadas en base a la ley. Román lo que está haciendo es evitar informar a la Junta debidamente, entre otras cosas porque el catálogo de edificios protegidos en el caso histórico de Guadalajara es ridículo”.


Ampliación a partir de la información publicada a las 18:53 horas del 17/12/2015.