Guadalajara enciende la Navidad

Más de 1,5 millones de luces LED iluminan ya la ciudad hasta el próximo 6 de enero. • El Belén Monumental queda instalado en la plaza de los Caídos, frente al Infantado, mide 60 metros cuadrados y tiene multitud de detalles. • Las actividades se distribuirán en tres de las cuatro plazas del centro.


Los más pequeños serán protagonistas indiscutibles estas navidades y ha sido precisamente uno de ellos, un niño, el que ha apretado el botón que ha iluminado Guadalajara. Más de 1,5 millones de luces LED, 145 arcos, 206 motivos en faroles diferentes de la ciudad, una estrella de diez metros en la plaza de Santo Domingo, la estrella de la torre de la Concatedral, el nacimiento de doce metros de la plaza de los Caídos, palmeras en Santo Domingo, el portón extraordinario de la calle Mayor, con su árbol, el árbol seco artificial en Santo domingo, son las iluminaciones que "animarán a que la gente disfrute el verdadero espíritu navideño" y "dinamizar todo el entorno del casco histórico dentro del impulso que estamos tratando de dar al centro".

Una de las novedades es el tiovivo, que ya está a pleno funcionamiento y que han podido probar no sólo los niños, también el alcalde, que ha querido destacar en su intervención el primer ciclo de villancicos, que será itinerante y recorrerá las iglesias de Santiago, San Nicolás y la Concatedral con los coros de la ciudad, Novi Cantores, Orfeón Santa Teresa y Coro Ciudad de Guadalajara. El mercado tradicional se incorpora este año al programa como tercer mercadillo, que aportará actividades para los más pequeños.

"La idea es que vivamos un espíritu navideño, en el que la fraternidad y la solidaridad, lo tengan todos los vecinos y que la hostelería de Guadalajara viva sus mejores fechas". Más de 60 actividades se desarrollarán hasta el 6 de enero en tres de las cuatro plazas del centro. "La plaza Mayor será un punto neurálgico en torno a este abeto iluminado y el tiovivo, que hará las delicias de los más mayores".

Las Rondas de la Alegría y del Alamín volvieron a poner este año las voces, los cánticos, los panderos, los almireces, trébedes y las botellas de anís para animar el momento y el pasacalles desde la plaza Mayor a la de los Caídos, donde este año se ha montado el Belén Monumental, de 60 metros cuadrados. El Palacio, abierto y decorado frente a su fachada principal por un nacimiento luminoso, recibía algunos turistas, que aprovechaban la estampa para hacerse fotografías.

La Asociación de Belenistas ha sido la encargada este año de montar este espectacular Belén, de magníficos detalles y donde impera el color tierra. El presidente de los belenistas, Miguel Angel Martínez, ha destacado que el Belén cuenta con figuras de grandes maestros belenistas españoles, complementos y pequeñas figuras de animales realizadas por los socios de la asociación, puestos de mercadillo y detalles -hasta chumberas-, todos elaborados en Guadalajara.

Destacan en este Belén, las calles, los diferentes planos, las postales que recrea -conversaciones de vecinos, por ejemplo, los Reyes Magos atravesando el puente cargado de agua, los pastores que intentan que su ganado prosiga el camino, los comerciantes cargando sus frutas...- y el resultado final, que puede disfrutarse en un ciclo completo. Al amanecer, de día, por la tarde, al anochecer y completamente, de noche.

"Los Belenes representan tradición, arte y religiosidad popular, el verdadero sentido de la Navidad, más allá del consumo y las vacaciones", ha señalado el alcalde, tras la bendición del nacimiento por parte del párroco de la iglesia de Santiago.

Por su parte Martínez deseó que "la gente lo disfrute y que sirva para recordar el origen de la Navidad" y alabó el emplazamiento junto al Infantado, que ha iniciado su carrera para ser Patrimonio de la Humanidad, ya que el belenismo también va a luchar por ser Patrimonio Inmaterial de la Unesco.

Fotos: E.C.