C’s insta a reabrir “en un mes” el Alcázar para el turismo

Su portavoz Alejandro Ruiz defiende la reapertura “a corto plazo” y la redacción de un convenio plurianual para la limpieza de la zona y la recuperación de los trabajos de excavación arqueológica que fueron abandonados. • “Estamos ante una oportunidad única”, ha defendido el arqueólogo Idelfonso Ramírez, que ha presentado la propuesta de la formación naranja.


Ciudadanos (C's) Guadalajara defendió este miércoles una nueva actuación que en sólo un mes podría recuperar para el disfrute de vecinos y turistas el Alcazar Real, uno de los conjuntos monumentales “más importantes de Guadalajara por su valor arqueológico y, a su vez, uno de los más olvidados”, según ha dicho el portavoz del grupo municipal, Alejandro Ruiz.

El concejal ha estado acompañado por Ildefonso Ramírez, arqueólogo y miembro del Laboratorio de Arqueología y Arquitectura de la Ciudad, quien ha explicado los criterios técnicos de dicha actuación. Ambos han coincidido en las ventajas de recuperar el Alcázar Real, ya que supondría “sinergias muy positivas en favor del turismo, educación, empleo, actividad social en el casco histórico, entre otras”.

Ramírez ha comentado que la “propuesta supone una continuidad de estudios arqueológicos que se hicieron anteriormente y que supusieron ya unas amplias inversiones”. Sin embargo, “este espectacular complejo medieval ha vivido en los últimos años un continuo abandono de las infraestructuras implementadas y de los niveles arqueológicos excavados”.

Redactar un convenio

El concejal Ruiz considera que “con tan sólo un mes de trabajo, es decir a muy corto plazo, el Alcázar podría ser visitable”. No obstante, la propuesta es más ambiciosa, y contempla la redacción de un convenio que permita el desarrollo, durante un mínimo de cuatro anualidades, de acciones encaminadas, entre otras, a la limpieza de vegetación que ha proliferado durante estos años, reforma de los daños vandálicos y ejecución de trabajos arqueológicos. “La propia excavación arqueológica puede ser una herramienta para el mantenimiento del monumento”, ha asegurado Ildefonso Ramírez.

El arqueólogo ha expresado que “estamos ante una oportunidad única” de estudiar el Alcázar Real de Guadalajara con “un presupuesto asumible” y que permitirá la recuperación de un espacio situado en pleno centro urbano, “fundamental para conocer más sobre la historia de la ciudad”. Una primera tarea, ha señalado Ramírez, “consiste en concienciar a los propios guadalajareños de que tenemos un buen patrimonio histórico”.

Actualmente, la excavación está realizada en torno al 15 o 20% con las actuaciones anteriores. Retomando los trabajos, “conseguiríamos un recurso turístico atractivo para sus visitantes, cambiante, al poder ser observado durante las diferentes etapas de la excavación”, ha continuado Ildefonso Ramírez. Una vez recuperado el espacio, “el Alcázar Real de Guadalajara podría convertirse en un referente turístico del centro peninsular” según Ramírez.

El portavoz de Ciudadanos (C's) en el Ayuntamiento de Guadalajara, Alejandro Ruiz, ha destacado que “la inversión empleada en estos trabajos revertirá en la ciudad favoreciendo el turismo, el comercio, el empleo y fortalecerá el dinamismo social que tanto necesita el centro de Guadalajara”. Tanto el concejal de Ciudadanos (C's), Alejandro Ruiz, como el arqueólogo Ildefonso Ramírez han coincidido en que “el día que se abra el Alcázar de Guadalajara, la ciudad lo notará”.

Los antecedentes

Ciudadanos también ha recordado los antecedentes relativos a intentos de recuperación del edificio tras su destrucción completa en 1936. Las primeras intervenciones arqueológicas se hicieron durante los años 1998 y 2000 a cargo de un equipo arqueólogos contratado por el  Ayuntamiento. La inversión aproximada en estos trabajos por parte del Consistorio fue de 60.000 euros en trabajos de excavaciones y, posteriormente, en 1999 otros 60.000 euros en el taller de empleo que se realizó en sus caballerizas.

En el 2000 se realizó una segunda intervención y se amplían algunas de las zanjas realizadas anteriormente. Las conclusiones de estos arqueólogos fueron. En noviembre de 2004, el Ayuntamiento estableció un convenio con la Escuela de Estudios Árabes de Granada (CSIC) por el que ésta se hizo cargo de la coordinación y dirección de los trabajos de excavaciones, restauración y limpieza. 

El plan global de actuación en las ruinas del antiguo Alcázar de Guadalajara establecía una serie de intervenciones previas que consistieron en una campaña de limpieza del monumento y en la ejecución de un detallado levantamiento fotogramétrico.

En el año 2005, comienzan los trabajos del Laboratorio de Arqueólogos de la Escuela de Estudios Árabes de Granada (CSIC) bajo la dirección de Julio Navarro en el marco de un convenio firmado por el Ayuntamiento. En ese año, se hicieron trabajos de excavaciones por valor de 165.500 €, y además, se encargó la elaboración de un proyecto arquitectónico al estudio de arquitectura Latorre & Cámara, que contemplaba instalar una pasarela y un centro de interpretación.

Ya en 2006 se hicieron labores de desbroce y excavación en un área pequeña, con un coste de algo más de 400.000 euros. El último paso, no obstante, se registra en 2010 con la elaboración del Plan Director para retomar los trabajos y que incluía talleres de empleo, limpieza y labores arqueológicas. Hubo una inversión presupuestada de entre 10 y 12 millones de euros, pero nunca se llegó a presentar a la Junta. Y hasta hoy.