Doce cocineros buscan en Sigüenza la mejor tapa

Se reúnen en Sigüenza el 3 y 4 de octubre en el VIII Certamen de Pinchos y Tapas Medievales, en un encuentro gastronómico en el que la única condición para elaborar los bocados es no usar ingredientes posteriores al descubrimiento de América.


Sigüenza acoge entre el 3 y 4 de octubre el VIII certamen de Pinchos y Tapas Medievales, un encuentro gastronómico donde cocineros de doce ciudades se reúnen para elaborar el mejor bocado en los bares y restaurantes de la ciudad del Doncel. Son cocineros de ciudades integradas en la Red de Ciudades y Villas Medievales y prepararán tapas que representan a cada una de las doce localidades de esta asociación. Cada bocado, a 2,50 euros y acompañado de una caña o un vino, se hará con técnicas antiguas y modernas pero una sola condición: el punto de partida tiene que ser el mismo que el de cualquier cocinero del siglo X y no se pueden utilizar ingredientes posteriores al descubrimiento de América.

Los doce cocineros, que ya fueron coronados campeones locales de los concursos en sus ciudades de origen, medirán sus fuerzas en la ciudad del Doncel con las creaciones que conquistaron a sus paisanos. Todos ellos contarán una historia y lo harán a través de la cocina. En anteriores ediciones los peregrinos medievales, los suelos empedrados de Hondarribia, el rosetón de la catedral de Sigüenza y su Doncel, los viajes de los vendedores ambulantes por la ancha Castilla con sus salazones de bacalao en Almazán, los barquitos pesqueros de arrantzales vascos, las profundas y generosas bodegas de Laguardia, el puchero cauriense, reminiscencias árabes en Pedraza o los molinos de Consuegra han estado representados en los dos, o tres bocados, en los que se come cada pincho.

Ya adelantamos que nuestra ciudad será el espejo culinario de la monumentalidad medieval que tiene por bandera la Red de Ciudades y Villas Medievales”, señala Oscar Hernando, concejal de Turismo de la ciudad de Sigüenza.

Larga tradición culinaria

El certamen de pinchos y tapas medievales de Sigüenza reivindica la larga tradición culinaria local que, partiendo desde clásicos como los asados castellanos de cabrito o de cordero, las migas y gachas, o las setas y hongos en todas sus variedades, han evolucionado hasta versiones modernas de los platos tradicionales y una extensa cultura del pincho, de la que hay grandes exponentes en la ciudad.

El fin de semana del concurso será el momento de recordar a las guisanderas seguntinas, las madres y abuelas que conservaron con celo las recetas del pasado y que las mostraron a su linaje. Ellas estarán en todas las recetas -en las antiguas, pero también en las modernas- y será el momento de recordar también toda la repostería doncelina, de hondas y dulces raíces melíferas.

Las ciudades que presentarán su pincho en Sigüenza son: Almazán (Soria), Consuegra (Toledo), Coria (Cáceres), Estella-Lizarra (Navarra), Hondarribia (Gipuzkoa), Laguardia (Alava), Olivenza (Badajoz), Pedraza (Segovia), Sigüenza (Guadalajara), Sos del Rey Católico (Zaragoza) en España, y Marvão y Vila Viçosa en Portugal.

La Red de Ciudades y Villas Medievales es una alianza integrada por doce municipios de la Península Ibérica cuyo patrimonio medieval les confiere un atractivo turístico de primer nivel. La asociación, que atraviesa la península de Norte a Suroeste, tiene como fin la promoción y difusión de estas localidades, en las que el medievo ha dejado su poderosa huella. Entre los fines de la Red destaca la promoción turística y la organización de determinados eventos que permitan dar a conocer a un mayor número de personas estas localidades. Uno de los objetivos del proyecto es poner en valor la riqueza y variedad de recursos de estas localidades, escenario de importantes acontecimientos históricos, siendo su acervo cultural la marca por las que se las reconoce nacional e internacionalmente.