Estefanía Verdes, mejor chef medieval seguntina 2015

La suprema de ciervo en pan de sésamo y cristales de azafrán que elaboró desde su restaurante La Granja de Alcuneza convenció al jurado, que la eligió como mejor pincho del certamen. • Verdes se medirá el próximo octubre en el VIII Concurso Internacional de Pinchos y Tapas Medievales que se celebra de nuevo en Sigüenza.


"Algo de inspiración nos ha tenido que venir de arriba para ganar de nuevo". Con un recuerdo a su hijo Santos García, fallecido en mayo de 2013 en accidente de tráfico y ganador en cinco ocasiones del concurso, la cocinera del Restaurante La Granja de Alcuneza, Estefanía Verdes, recogía este domingo el premio como mejor chef medieval 2015 de la ciudad del Doncel en el VIII concurso de pinchos y tapas medievales. El galardón supone también su puesto como representante seguntina en el VIII Concurso Internacional de Pinchos y Tapas Medievales que se celebrará en Sigüenza los próximos 2 y 3 de octubre.

El premio lo ha ganado gracias a una sabrosa 'Suprema de ciervo en pan de sésamo y cristales de azafrán', que elabora con una preparación previa de 24 horas donde macera la carne con sal, pimienta, ajo, cebolla y un poco de cerveza. "Preparamos una masa con harina, agua y sal, que cortamos en tiras y a continuación, añadimos un poquito de aceite para poder moldear la masa, que pintamos con el caldo que ha dejado el ciervo. De esta manera se puede encostrar el sésamo”, explicó Estefanía.

El crujiente del pan y la contundencia del ciervo se suavizan con una crema de naranja, a base de zumo, huevo y nata. El toque de color lo aportan los cristales de azafrán de La Mancha, que Estefanía elabora además con miel de Sigüenza y zumo de naranja. “La carne del ciervo se pasa por la plancha y se introduce en el pan de sésamo. La crema de naranja y los cristales de azafrán le dan el toque final”, añade.

Su pincho se vendió en el primer fin de semana del concurso a más de 250 visitantes que pasaron por su restaurante, los mismos que -calculaba la organización- podría terminar de servir en el segundo y último fin de semana del certamen.

Además de Estefanía Verdes, ganadora además del Premio a la mejor presentación, el certamen premió a Belén López, del Gurugú de la Plazuela con el premio a la mejor presentación medieval; Carmen Rello, de la Cafetería París, con el premio al pincho medieval con más carácter seguntino; a Gines Navarro, del Parador, con el premio a la tradición/innovación y finalmente, a José Antonio Arranz, del Bar Alameda, con el premio a la originalidad.

Valoraciones del jurado

El jurado del certamen estuvo integrado por el periodista y gastrónomo Lorenzo Díaz; Diego Sampelayo, profesor de la Escuela Hostelería Guadalajara; Juan Carlos Piernas, director de Hoteles de Murcia SA y el periodista gastronómico, Alfonso Abril.

Además de entregar los premios en un acto en el que estuvieron también presentes los concejales Eva Plaza y Oscar Hernando, se sorteó un lote de productos seguntinos entre todos las papeletas con tres sellos depositadas en los bares participantes.

El periodista gastronómico Lorenzo Díaz afirmó que la ruta “es cosa seria, demostrativa de la envergadura gastronómica que está adquiriendo una ciudad, que ya es referencia en lo artístico y que quiere ponerse de largo en lo culinario”. Díaz afirmó que Sigüenza tiene quien le escriba, quien le pinte y también quien le dé comer: “Me ha gustado la creatividad, la presentación seria y sólida de las tapas y su elaboración. Me ha gustado mucho la tosta de sardina y el estofado de toro de La Alameda, que es una de las mejores barras de España, como bien dijo hace tiempo ya Santiago Santamaría".

Por su parte, Diego Sampelayo destacó el nivel de la ruta y “el amor y cariño que le han puesto a sus elaboraciones todos los cocineros”. Subrayó también que con ingredientes limitados, “los cocineros se lo han pensado mucho y han ejecutado verdaderas maravillas, como la crema de boletus de la Ermita, el ciervo de La Granja, muy logrado o el cochinillo de El Parador”.

Para Juan Carlos Piernas la ruta es “espectacular". Destacó que "el concurso recupera recetas antiguas para potenciar la gastronomía local, pero con un toque innovador. Para el visitante a la ciudad, venir a Sigüenza y poder participar en un festival gastronómico de esta talla es un valor añadido. En todos los sitios nos han atendido con esmero, y en algún caso han acercado también la cocina al teatro, lo que encamina al visitante al turismo de experiencia”, valoró.

Finalmente, el periodista Alfonso Abril destacó la excelente relación calidad precio de la ruta, el aliciente que le aporta a la visita a la ciudad, la excepcional recepción de Sigüenza y la originalidad de la concepción de los pinchos, con la limitación de ingredientes por motivo de la filosofía medieval del concurso. “Valorando todos los elementos, para mí, el definitivo es el del sabor”.

El alcalde de Sigüenza, José Manuel Latre, agradeció la participación de los ocho establecimientos en esta VIII edición del concurso de pinchos medievales" y vaticinó "éxito" para el concurso internacional que acogerá la ciudad en octubre, tras la "participación y nivel gastronómico" del certamen local. El regidor tuvo una especial mención para los integrantes del jurado por su implicación altruista cediendo "su tiempo y sus conocimientos de forma generosa para contribuir al éxito del concurso”.