‘The Big Game’, más de cien juegos en una cita “singular”

  • Imprimir

¿Cómo será The Big Game en Yebes? Te ofrecemos la programación detallada de un evento inédito en Castilla-La Mancha, con más de un centenar de propuestas de la ‘nueva ola’ de juegos de mesa, juegos de rol de mesa y en vivo, solidaridad y hasta una ‘legión’ real de Star Wars. • “El valor fundamental es compartir en familia”, indica el alcalde de Yebes, que anima a disfrutar de esta “iniciativa única”.


Un maratón de ocio singular en un municipio singular. Así es The Big Game, la gran fiesta del juego para niños y mayores que proponen Despertalia y el Ayuntamiento de Yebes para este sábado 20 de diciembre en el Centro Deportivo Municipal de Valdeluz, mezclando entre las once de la mañana y las diez de la noche más de cien juegos de mesa, rol en mesa y rol en vivo con notas de solidaridad, de regreso a los mejores valores de aprendizaje en familia o la cooperación y a un divertimento liberado de pantallas.

“Se trata de una iniciativa muy poco común en el resto del país y única en Castilla-La Mancha, singular como es nuestro municipio”, ha asegurado este martes el alcalde de Yebes, Joaquín Ormazábal, en la presentación del evento, cuya singularidad precisamente es uno de los rasgos principales: “Buscamos celebrar eventos singulares porque no tendría sentido hacer competencia a otros que ya hay en la provincia”. Así que nada de festivales con caballeros medievales al uso o moteros… la propuesta pasa por eventos rompedores y modernos que hasta ahora no habían llegado a la provincia.

The Big Game será, eso sí, pintoresco. Para prueba, la rueda de prensa que ha ofrecido el Ayuntamiento con la empresa organizadora, Despertalia, donde su propio responsable, Miguel Ángel Talha, ha acudido caracterizado de la época victoriana para verse las caras con ‘los gacetilleros’. Se ha disfrazado como podrán hacerlo de Caperucita Roja o de espías de la Guerra Fría quienes acudan a la cita del sábado. Y no serán los únicos que le pongan una nota de color a esta gran fiesta de ocio, porque los asistentes se podrán encontrar en cualquier momento con padres e hijos que compartan juegos sobre una colchoneta o con una cuadrilla de combatientes, los aficionados de Star Wars que conforman la Legión 501 y que han confirmado su asistencia, que no pasará desapercibida, para colaborar en la recogida de alimentos. Porque The Big Game también es solidario. Y comercial: conforma una auténtica feria del sector, con conferencias, expositores y la presentación de propuestas.

Repasamos a continuación los diferentes ejes temáticos de este evento que nace con vocación de continuidad y que el sábado a partir de las 11:00 horas celebra su primera edición, abierta también a niños a partir de cuatro años. 

»Juegos de mesa. Hay que olvidarse de los viejos juegos de mesa interminables como el Monopoli. La nueva hornada de juegos de mesa propone tableros en los que el jugador interactúa con el resto y aprende, desplazado a veces a escenarios (épocas y lugares) con los que consigue extraer algunas enseñanzas a la vez que se entretiene y divierte. Se trata de juegos temáticos estratégicos –que no bélicos– donde lo más importante es cooperar para salir adelante. 

 

De la nueva moda europea habrá cuenta en el pabellón deportivo de Valdeluz, donde se presentarán algunos juegos de mesa y hasta una veintena de demostradores pondrán en marcha hasta cuatro partidas por hora. Los participantes podrán cooperar para luchar contra el fuego, sobrevivir ante una plaga de zombis o convertir a un monstruo en una superestrella norteamericana. Desde Despertalia resaltan el retorno a algunos valores positivos que tiene este tipo de iniciativas, como por ejemplo para combatir alternativas de ocio de riesgo, como el alcoholismo juvenil, o el retorno a unos juegos en los que no media pantalla y lo necesario, en vez de la tecnología, es la compañía de más personas. “Lo viejo es más actual que nunca” y en un mundo donde el ocio ha sido conquistado por las tecnologías digitales hay un retorno hacia el juego de mesa, pero en un nuevo sentido, una nueva ola que en algunos países como Alemania está llevando a que algunos de estos juegos de mesa estén vendiendo hasta cuatro millones de ejemplares.

»Zona familiar o ludoteca. El alcalde de Yebes ha insistido en esta vertiente de la cita, en que “el valor fundamenta es compartir en familia”.  Para ello, en The Big Game habrá una amplia gama de juegos de mesa con fines didácticos que desarrollan habilidades sociales y refortalecen la relación entre padres e hijos, con un nuevo concepto: no se trata de plantear entretenimientos que rebajen a los padres a las alturas de sus chavales, sino que se basan en capacidad motoras y habilidades que los niños tienen tan desarrolladas o más que sus mayores y, por tanto, permiten jugar de tú a tú. “Es una escuela de padres”, aseguran. 

»Juegos de rol. Los juegos de rol siempre ofrecen la opción a los jugadores de llevar a cabo una serie de movimientos a partir de una situación que plantea un director del juego y conforme a los papeles que les han sido asignados. Hay una parte del desenlace que depende de estas habilidades y características, otra no menor de capacidad de cada cual para salir del enredo y un necesario concurso del azar, que suele depender de los caprichos de un dado. La principal novedad de los juegos de mesa que se ofrecerán este sábado, entre quince y veinte, pasa por que no se trata de los tradicionales juegos de temática fantástica, sino que se amplían horizontes y se transporta a los participantes a las galaxias de Star Wars, a los territorios de las leyendas literarias de Lovecraft, a la Venecia renacentista, al lejano Oeste o al año 2059. Editoriales, aficionados y colaboradores compartirán nuevas propuestas en una cita que se plantea también como una feria interactiva para los profesionales y amantes de los juegos de rol. Las partidas están abiertas a niños o adultos no iniciados en el rol para que puedan dar sus primeros pasos. 

»Rol en vivo. Una vuelta de tuerca y tal vez la más llamativa de la propuesta de Despertalia pasa por el llamado ‘rol en vivo’, que, según el responsable de la empresa lleva al jugador a convertirse en una suerte de actor en un teatro o película improvisados. En este caso se pasa ya del tablero a la interacción directa con el resto de personajes, a menudo disfrazados, para lograr una serie de objetivos planteados con una mediación mucho menos rígida por parte del director del juego. Resulta, dicen en Despertalia, una actividad apasionante: “El rol en vivo te devuelve el doble de lo que ofrece, es un juego muy generoso”. 

Habrá cinco juegos de rol en vivo en The Big Game. Uno de ellos consiste en una versión libre de los cuentos clásicos europeos, de modo que algunos participantes podrán por ejemplo interpretar a Caperucita o al lobo. Otra situación sitúa a los jugadores como protagonistas de un episodio de secuestro. Una más los lleva hasta una isla paradisiaca, pero quienes vayan a Valdeluz también podrán elegir una auténtica vivencia en los Estados Unidos del espionaje de la Guerra Fría. Hace falta inscribirse porque las plazas son limitadas ( Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. ) y en el caso del secuestro ya no quedan plazas. 

»Actividades paralelas. Para completar el maratón de ocio la organización ha dispuesto algunas otras actividades paralelas como conferencias, expositores, el planetario hinchable de Astroyebes donde se explica las constelaciones a los pequeños, un taller de cariocas o una clase de Ving Tsun, una modalidad china de artes marciales. Todos los asistentes participarán también en el sorteo de una ‘cesta friki’ de Navidad con materiales de juegos de mesa y de rol. 

»Un evento solidario. El componente solidario llega a través de varias iniciativas. En primer lugar, todos los asistentes deberán pagar un euro que será destinado al Banco de Alimentos, aunque también podrán llevar sus propios paquetes y envases de alimentos no perecederos. La organización invita igualmente a quienes así lo estimen oportuno a llevar juguetes hasta el hospital hinchable de Protección Civil, donde se recogerán para luego destinarlos a niños del municipio cuyas familias no estén en condiciones de hacer las compras correspondientes de Reyes para sus hijos y, en caso de sobrar, se destinarán a Cruz Roja y Cáritas para repartir también en otros puntos de la provincia.

El estímulo de esta ambiciosa actividad en sus diferentes variables propuestas se basa precisamente en volver a disfrutar del juego o, como lo describe Talha, en “recuperar la capacidad de soñar y de ser felices como críos”. 


Puedes obtener toda la programación del evento, con sus horarios correspondientes, en nuestra agenda del sábado y en este enlace de la web del evento.