Empiezan a reubicar sólo a algunas asociaciones del Cívico

La concejala de Cultura mantiene contactos individuales con algunas de ellas para que abandonen el edificio negro, en malas condiciones y que no cumple la normativa. • Admite que no puede dar respuesta a algunas de las asociaciones porque “sus necesidades son inviables” y justifica así que no las haya llamado. Desde la Federación de Asociaciones Culturales muestran su desacuerdo con "el método" y exigen alternativas para 16 asociaciones que en primavera trasladaron unas fichas sus demandas concretas.


La Concejalía de Cultura está manteniendo contactos individuales con algunas de las asociaciones que tendrán que buscar una alternativa a su actual ubicación en el Centro Cívico, el edificio negro de titularidad municipal que se encuentra en una avanzada situación de deterioro que le hace incumplir la normativa y que el Ayuntamiento tiene previsto vaciar de actividad a medio plazo.

Estamos hablando con las asociaciones para ver si las podemos ubicar, pero en estos momentos disponemos solamente de centros sociales”, explica la concejala Isabel Nogueroles, que -con su compañera Carmen Heredia, edil de Familia, Mayores, Mujer e Igualdad, Consumo y Participación Ciudadana- está contactando de manera individual con algunas de las 16 entidades que en primavera manifestaron mediante unas fichas por escrito sus necesidades de espacio y horarios.

La concejala admite a Cultura EnGuada que no está llamando a todas, sino que sólo está ofreciendo solución a aquellas cuyas demandas se ajustan a la disponibilidad de centros en la ciudad: “en relación de lo que cada asociación ha demandado en la ficha y sus necesidades, se les ha llamado para poder cubrir, pero algunas tienen necesidades que son inviables con el funcionamiento de los centros sociales, y a esas no se las ha llamado porque no las vamos a poder ofrecer lo que se necesita”.

Entre los espacios en que se está ofreciendo algún tipo de solución se encuentran el Centro Social de la Calle Cifuentes o el actual centro social de Los Manantiales, una vez se abra en ese mismo barrio una nueva infraestructura, el Centro de la Familia en el reformado Cuartel del Henares. Nogueroles indica que también se han barajado otras opciones como Los Valles, “siempre dependiendo de la actividad de cada asociación”.

Ya en primavera descartó la propuesta de la Federación de Asociaciones Culturales de reformar las antiguas dependencias del Patronato de Deportes y la Policía Local, junto a la estación de autobuses, por considerar que exigiría una elevada inversión que fijó en medio millón de euros, cálculo que para la Federación era “excesivo”. Tampoco el Tyce entra en los cálculos: “Lo que hay allí son cabinas de ensayo, el espacio escénico para los conciertos… y dos o tres aulas grandes, tampoco hay más ni cumple la función para que haya allí asociaciones como los que buscan, con su pequeño despachito para tener sus cosas”.

Tenemos taquillas, no almacenes”

Los principales problemas de reubicación se encuentran, según la concejala, en aquellas asociaciones que necesitan un horario más amplio o más espacio. Sobre lo primero, recuerda que actualmente “en el Cívico se entra a cualquier hora, pero eso no se puede ofrecer en los centros sociales, que no están abiertos a las doce de la noche”. Respecto a la demanda de espacio físico -hay asociaciones que manejan un importante material documental o para su actividad, caso de ‘atrezzo’ en las agrupaciones de teatro– la concejala explica que “el Ayuntamiento puede poner taquillas o armarios independientes, pero no almacenes”.

No es que vayamos a cerrar el Centro Cívico de manera inminente”, aclara Nogueroles, pero el Ayuntamiento es consciente del estado de deterioro del edificio, como ponía de manifiesto un reportaje en febrero de Cultura EnGuada. “Sabemos cómo está el edificio, el ascensor que no funciona y que no cumple la normativa en estos momentos… cuantas más asociaciones estén en centros sociales, mejor; si por cuestión de horario no pueden salir, buscaremos otras fórmulas, pero de momento no tenemos otros espacios para encontrarlas”.

En cualquier caso, aquellas asociaciones que no puedan ser reubicadas en el proceso ahora abierto, permanecerán de momento en el edificio. “No estamos planteando un ultimátum ni es obligatorio [reubicarse], intentamos buscar soluciones para que estén mejor, si consideran que así van a están más a gusto y que cubre sus expectativas, pues es mejor que se desplacen”.

Nogueroles también justifica que no haya llamado a algunas asociaciones para transmitir estas opciones por ser “sus necesidades tan dispares y tan distintas a las que se ofrecen en los centros sociales”, de modo que resulta mejor, a su juicio, esperar.

La Federación no ha sido llamada

No se encuentra entre estos contactos por separado la Federación de Asociaciones Culturales, que representa al conjunto del tejido cultural de base y cuyo presidente, Juan Antonio Lázaro, hasta ahora había actuado como interlocutor en este asunto, con alguna reunión antes de verano y diferentes preguntas en las reuniones del Consejo Rector del Patronato de Cultura.  “No me parece el procedimiento adecuado”, asegura Lázaro en referencia al método que están siguiendo Nogueroles y Heredia en esta reubicación de espacios.

Caso especial es también el de Cineclub Alcarreño, desterrado de sus dos espacios tradicionales, las proyecciones en el Teatro Moderno ahora cerrado –han trasladado las exhibiciones cada lunes y martes a Multicines en el Ferial Plaza- y su local de reuniones, que estuvo en el Ateneo Municipal hasta su cierre al completo hace ya más de un año, sin que desde entonces se les haya ofrecido ninguna alternativa.

En las fichas de necesidades de las asociaciones exigidas por el Ayuntamiento y entregadas en junio por la Federación se encuentran 16 entidades sin ánimo de lucro de carácter social y cultural: Atenea, la Asociación Filatélica, Dalma, Altrantrán, Nautilus, Botargas de Guadalajara, Nació en Belén, el grupo teatralToronjil, la Asociación de Amigos del Inglés One Way, WWF Guadalajara, Baidefeis Producciones, Cinefilia –que en marzo fue objeto de un episodio de robo y destrozos en el edificio negro- y Ecologistas en Acción, además del citado Cineclub y de la propia Federación.