Cae parte del techo de la iglesia de San Simón de Brihuega

El derribo se ha producido en las últimas fechas en el templo mudéjar medieval, BIC desde hace casi una década, está situado donde estuvo la Mezquita y actualmente está dentro de un inmueble mayor de propiedad privada.


El patrimonio briocense no gana para sustos. Si hace apenas medio mes cedía el techo de la Real Fábrica de Paños, esta vez ha sido la iglesia de San Simón la que ha sufrido un episodio casi idéntico, al haberse venido abajo parte del tejado en las últimas fechas, avanzando en el deterioro de este templo Bien de Interés Cultural (BIC) desde octubre de 2005, ubicado dentro de un edificio que es propiedad de un particular.

El escritor Luis Viejo ha alertado en su blog personal de estos hechos, ocurridos hace ya unos días, en una iglesia que constituye una de las escasas muestras de arte mudéjar toledano que sigue en pie y cuya situación de abandono "amenaza ruina inminente", según su propio testimonio. Aunque asegura que es un monumento poco conocido incluso para los propios brioncenses, este edificio de los siglos XIII-XIV "podría haber sido la mezquita de Brihuega" -aspecto que, aun siendo dudoso, también señalan desde el Ayuntamiento- y fue convertida en iglesia en el siglo XVI, con una "gran riqueza artística a punto de desaparecer" pero que ha sobrevivido hasta nuestros días. El testimonio gráfico que ofrece el escritor en su blog muestra un importante agujero en el tejado del templo.

El Ayuntamiento de Brihuega ha confirmado los hechos a Cultura EnGuada y ha informado que estaba al corriente del suceso desde hacía días, casi coincidiendo con el anterior episodio de derrumbe en la Real Fábrica de Paños, también BIC. El propio teniente de alcalde Abelardo Mazo acompañó a los técnicos de la Junta que se personaron días atrás en Brihuega para inspeccionar los daños, sin poder llevar a cabo su tarea al estar el edificio cerrado y no encontrarse el propietario. Aunque el edificio perteneció en su día a una familia briocense, la titularidad pasó a manos de una empresa que en plena crisis ha paralizado el proyecto que tenía previsto para este inmueble.

Mazo recuerda que el Ayuntamiento no tiene capacidad para intervenir en la rehabilitación de este edificio, como también ocurre con el abandono en la Real Fábrica de Paños. En cualquier caso, desde el Consistorio defienden que han llevado a cabo diferentes actuaciones en los últimos tiempos allí donde tenían la propiedad de los edificios históricos: "En lo que tenemos hemos insistido y mucho, por ejemplo en el castillo, con problemas de grietas que venían de hacía ya treinta años", y para cuyo proyecto de recuperación han obtenido financiación procedente de la Junta y el Instituto de Patrimonio Nacional. El equipo de Gobierno también ha intervenido en el Convento de San José, de su propiedad ("estamos haciendo un mantenimiento") y ha firmado un convenio con el obispado para conservar y llevar a cabo actividad en la Iglesia de San Miguel, explica Mazo.