TVE lleva a su parrilla los bocados de Guadalajara

El programa ‘Un país para comérselo’ realiza este lunes un viaje gastronómico a la provincia, tras la serie de época ‘Isabel’. •  La actriz Ana Duato visita Yebes, Brihuega, Jadraque, Sigüenza y a los gancheros del Alto Tajo.


Una tortilla de collejas cocinada a los pies del Observatorio Astronómico de Yebes, una receta de caza revelada por los hermanos Eduardo y Enrique Pérez desde su restaurante El Doncel, en Sigüenza; cabrito al horno aderezado en Jadraque, una explosión de olores en mitad de un campo de lavanda en Brihuega y dos ejemplos de que la vida también es posible en un pequeño pueblo como Tamajón y Campillo de Ranas. 

La actriz Ana Duato recorre este viaje esta noche en TVE1 en el programa ‘Un país para comérselo’, con el espíritu “de uno de los grandes viajes literarios del castellano: el que hiciera Cela en su ‘Viaje a la Alcarria”, según explican en rtve.es 

El programa arranca cerca del castillo de Jadraque. En la estación del año donde el campo se inunda con una explosión de flores silvestres de todos los tipos, la actriz recoge las hierbas que necesitará para cocinar una de las especialidades de la tierra: el cabrito al horno.

Después, proseguirá hacia los pueblos negros de la Sierra Norte, mostrando dos ejemplos de cómo la reactivación de la economía local fija población y atrae a nuevos vecinos a los pueblos pequeños, amenazados por la despoblación. Ana Duato visita a la compañía Elfo Teatro, familia de titiriteros que establecieron su hogar en Tamajón, abandonando “el ruido de la ciudad para encontrar un lugar donde vivir y trabajar” y después, conduce al espectador hasta Campillo de Ranas, cuyo “emprendedor alcalde”, Paco Maroto, “ha encontrado allí la manera de revitalizar la economía local con nuevos proyectos que ha atraído habitantes”. 

En Sigüenza, la actriz y presentadora del programa, se encontrará con los hermanos Eduardo y Enrique Pérez, que “llevan años en la vanguardia gastronómica de la provincia”. Cumplen 13 años al frente del negocio familiar, el restaurante ‘El Doncel’ en la ciudad mitrada. En sus fogones, Enrique elaborará una receta de caza mientras que Eduardo le sacará “todo su jugo a la coctelera”. 

Miel y lavanda

En el programa también se dará a conocer la Miel de la Alcarria, “un producto cuyas múltiples cualidades no son sólo cuestión de gusto”, afirman en la nota. Y en Brihuega, donde se encuentran las plantaciones de lavandina más extensas de toda España, la actriz asistirá “al acontecimiento anual que celebra la explosión de color y de aromas de esta aromática planta en su momento de mayor esplendor”.

También visitará el cementerio de Brihuega, ubicado en pleno corazón histórico de la localidad, junto al castillo de Peña Bermeja, y el Museo de Miniaturas del Profesor Max, “un hipnotizador de fama mundial que reunió en su pueblo natal una colección de miniaturas muy especial”. A la actriz, le acompañará durante el reportaje el sobrino del mentalista. Se mencionará al reportero Manu Leguineche, que “también encontró aquí su hogar, después de viajar por todo el planeta como enviado especial, reflejando sus paseos, sus tardes de mus y sus charlas con los vecinos de esta comarca en un hermoso libro, ‘La felicidad de la tierra”, explican. 

En el programa, también se recordará la jornada que Ana Duato compartió con gancheros en el Alto Tajo, y para terminar, visitan el Centro Astronómico de Yebes. A sus pies, cocinarán la típica tortilla de collejas, un plato que se consume en muchos hogares del pueblo a partir de primavera. 

Según fuentes municipales, "el pasado julio un equipo de la productora del programa se desplazó al Observatorio de Yebes para efectuar la grabación del reportaje". Lo que se verá esta noche es cómo Ana Duato echa una mano a José Antonio López, director del centro, en la preparación de esta tortilla, al aire libre. José Miguel Cócera, concejal de Desarrollo Local, acompañó a la popular presentadora hasta los improvisados fogones. También se desplazaron hasta la antena para conocer sus instalaciones, que acogen un radiotelescopio de 40 metros de diámetro. 

El alcalde yebero, Joaquín Ormazábal, asegura que la emisión del reportaje en este espacio presentado por Ana Duato que cuenta miles de seguidores, “es una oportunidad inmejorable para ofrecer un punto de vista diferente de Yebes y que los espectadores conozcan de primera mano una de las Grandes Instalaciones Científicas de España”. 

La colleja de Yebes

Perteneciente a la familia de las cariófiláceas, la colleja es una nutritiva hierba que crece por generación espontánea y en corros a finales del invierno en sembrados, pastizales y parajes sin roturar. De cuatro a ocho centímetros de altura y de un intenso color verdoso, es fácil de identificar en cunetas, a pie de encinas, en las proximidades de arboledas, viñedos y esparragueras, o en solares yermos.

Los mejores brotes se encuentran en zonas de umbría y de maleza alta, y la época de recolección abarca de principios de abril a mediados de mayo. Esta planta silvestre prolifera en cualquier región del centro peninsular y de la cornisa mediterránea y, por su fina textura, tanto las hojas como los tallos tiernos se pueden ingerir en crudo. Aunque puede servir de guarnición para guisos, la mejor forma de saborearla es en revuelto o tortilla.  

Y por si gustan, la receta: Antes de lavarlas y ponerlas a cocer hay que separar las hojas de los tallos, que se presentan en manojos de reducido tamaño, y elegir las más tiernas. Basta un hervor de cinco minutos para que no pierdan la tonalidad verdosa ni sus propiedades. En una sartén aparte se prepara un sofrito de ajos y cebollas al gusto que previamente han sido picados en pequeños trozos.

Una vez empiezan a pochar, se añaden las collejas y tras sazonar se dejan freír a fuego lento durante cinco o seis minutos para que se mezclen los sabores hasta que queden menudas y jugosas. Es el momento de retirar el aceite sobrante y echar el revuelto al bol en el que se han batido los huevos. Antes de emplatar hay que dejar que la tortilla se cuaje por ambos lados. ¡Que aproveche!