Se cae parte del techo en la Fábrica de Paños de Brihuega

Alertados por el Ayuntamiento briocense, técnicos de Patrimonio de la Junta visitaron el jueves el edificio para "valorar los daños y estudiar su estado de conservación", informan fuentes de la Junta a este medio Hay aproximadamente una superficie afectada de unos seis metros cuadrados en el tejado de la emblemática construcción briocense del siglo XVIII. • Desde hace un lustro el Ayuntamiento exige una intervención en este edificio en el que en su día Rayet prometió proyectar un alojamiento de lujo.


Quiso ser Parador, prometió ser un hotel de cinco estrellas y ha caído en el olvido. La Real Fábríca de Paños de Brihuega, uno de los monumentos emblemáticos de la localidad alcarreña, catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC), no sólo sigue en desuso y desocupada, sino que empieza a padecer ya los síntomas de un tremendo abandono, con un episodio de derrumbe de parte del tejado sucedido en las últimas horas.

El Ayuntamiento de Brihuega fue avisado este martes de que una parte de este techo se había venido abajo al ceder una viga por culpa de las humedades que afectan al edificio, uno de los ejemplos más destacados de arqueología industrial de la provincia. El arquitecto y el aparejador municipales visitaban el miércoles el edificio para elaborar un informe detallado sobre los daños y la situación de deterioro del inmueble.

El teniente de alcalde Abelardo Mazo asegura a Cultura EnGuada que en un análisis visual la superficie caída es de aproximadamente seis metros cuadrados. Según han informado fuentes de la Delegación de la Junta en Guadalajara a este medio, técnicos de la Comisión Provincial de Patrimonio acudieron este jueves "a valorar los daños y estudiar el estado de conservación del edificio".

El Ayuntamiento también se puso en contacto con el Instituto de Patrimonio Cultural de España, ya que tanto la Junta con el IPC son organismos ante los que el Consistorio había venido alertado en numerosas ocasiones del deterioro del edificio del siglo XVIII, muy conocido también por sus jardines. 

El Ayuntamiento, que no es propietario del inmueble, ha acudido hasta en tres ocasiones a Madrid para dar cuenta ante el Instituto de Patrimonio de lo que ocurre en la Real Fábrica de Paños, y en una ocasión técnicos de esta entidad y de Patimonio de la Junta visitaron el lugar, pero sin que se haya llevado a cabo la consolidación reclamada por el Consistorio desde hace ya un lustro. "Este techo ha aguantado ya mucho, muchos hielos, nieves, agua y luego calores...", ilustra el edil briocense.

"Al no ser propiedad del Ayuntamiento y estar inmerso en un concurso de acreedores, tampoco podemos hacer demasiado", asegura Mazo, que ya en la legislatura pasada reclamaba un apuntalamiento mientras Rayet, que compró el edificio para convertirlo en un alojamiento de lujo, decidía qué hacía con el proyecto en plena crisis económica. Desde entonces no ha habido ninguna intervención, pero, según aclara el teniente de alcalde, la capacidad de decisión sobre el futuro del edificio ha pasado ahora al administrador concursal, al que piden una solución urgente.


Ampliación a partir de la información publiada el día 12 de noviembre a las 17:34 horas.