El escalofrío de Halloween recorrió la provincia

Payasos malvados, virus que convierten a los humanos en muertos vivientes y talleres de calabaza y dulces terroríficos protagonizaron el tradicional Halloween en los municipios alcarreños de Trillo, Pareja y también Quer, en el Corredor del Henares, el pasado fin de semana. •  En El Casar, hubo tarde de terror con música, cuentacuentos y un pasaje del terror infantil. • Más de 800 azudenses disfrutaron de la casa encantada en que fue convirtido el sótano de El Foro juvenil. • En Cabanillas, disfrutaron el Pasaje del Terror más largo de la historia del municipio. • En Marchamalo, estrenaron un pasaje más largo, con nuevo acceso y salida.  


El fin de semana más terrorífico del año se vivió en Trillo, Pareja y Quer de manera bien distinta. Mientras el Horror Circus se instaló en el municipio trillano; en Pareja dedicaron pasar Halloween confeccionando las tradicionales calabazas y cocinando terroríficos dulces. En Quer, sin embargo, el virus JX34 provocó que los seteros se convirtieran en muertos vivientes.    

Los primeros en disfrutar del fin de semana de Halloween fueron los vecinos de El Casar. Lo hicieron el pasado jueves, con una tarde de terror con música, cuentacuentos y un pasaje del terror infantil. Por su parte, en Azuqueca, más de 800 vecinos acudieron a la casa encantada en que se convirtió el sótano de El Foro, taller de maquillaje y diferentes caracterizaciones de miedo. Y en Cabanillas, el Pasaje del Terror desbordó expectativas con cerca de 600 visitantes y 3 horas ininterrumpidas de sobresaltos. Por su parte, los marchamaleros disfrutaron de un pasacalles terrorífico y un Pasaje con más de 400 asistentes.

 

Trillo y el circo del horror

Las antiguas escuelas trillanas se convirtieron en una galería del miedo con motivo de Halloween. Los vecinos desfilaron por los camerinos de los funambulistas, de malvados payasos de cabezas giratorias y fueron perseguidos por el fantasma de una trapecista. También lo hicieron por las calles equilibristas desequilibrados y un presentador del circo inquietante para entregar entradas para el ‘Horror Circus’ de la Noche del Terror.  

Los personajes provocaron el miedo partiendo del humor. El presentador loco abría la verja de la galería, chirriante, para dar paso a los más valientes mientras un malabarista de miembros desproporcionados saludaba a los primeros visitantes que debían atravesar el camerino del fantasma de una trapecista y de su esquelética gemela. 

Fieras desbocadas y cajas llenas de sorpresa en el almacén del circo  completaron un recorrido fantasmagórico en el que no faltó el carrusel del circo. De forma paralela, funcionaron talleres de maquillaje para niños y mayores, en los que se crearon horrendas heridas hasta divertidas caracterizaciones festivas. La ruleta de truco o trato tenía premio para todos.

Trescientas personas pusieron una sonrisa al miedo en la noche de Todos Los Santos, donde no faltaron los grupos de disfraces, cada año más elaborados, con los que varios grupos de trillanos participaron en la fiesta. 

‘Cocinando’ calabazas y Puches en Pareja

En Pareja, Halloween se vivió mirando al pasado y homenajeando las tradiciones. Los más pequeños confeccionaron cuarenta calabazas en un taller que atendieron voluntarias de la Asociación Cultural del municipio y los mayores prepararon cuarenta Puches, el dulce tradicional de Los Santos. 

Los pequeños artistas construyeron las calabazas con fieltros, plastilinas, serpentinas y cartulinas de todos los colores, hilos, lanas o pinturas: “nos parece importante que los niños refuercen su amistad y sus lazos con Pareja, y lo hagan recordando las costumbres de nuestro pueblo. Este día es muy tradicional en Pareja. A los niños les hace mucha ilusión trabajar sus manualidades juntos, porque comparten ideas y pasan una tarde estupenda”, valoraba María Tierraseca, concejala de Festejos, que además fue una de las voluntarias. 

Alba Pastor, de diez años, fabricó una calabaza a la que le había puesto unas gafas negras “como las que llevo yo” y después unos lazos para que la melena no le tapara la cara. Dentro “le he colocado otra más chiquitita, una minicalabaza, su hija, que es lo que mejor me ha quedado”.

Marián Hermosilla, una de las mamás que acudió también al taller, resaltó que “es importante mantener las costumbres de los pueblos, porque experimentamos una invasión de las tradiciones anglosajonas con las que los niños lo pasan bien, pero conviene no olvidar lo nuestro”, decía. María Angeles Druet, madre de tres niñas que participaron, recordaba que cuando ella era pequeña también las confeccionaban junto con otros amigos y amigas, y las ponían en las puertas de las casas de los vecinos, “para que se asustaran”. 

Los niños mostraron sus trabajos alrededor de la olma, en la plaza Mayor con su correspondiente vela dentro. Luego hubo chuches para todos. 

Los puches, el dulce tradicional de Los Santos en Pareja y toda La Alcarria, tomaron el relevo de las calabazas. Más de veinte cocineros y cocineras del pueblo los llevaron al local de la Asociación Cultural de Pareja para dárselos a probar a todo aquel que se acercaba al lugar.

La receta es sencilla: un poquito de aceite a la sartén, un poquito de harina, que se refríe, se mueve y se va vertiendo más hasta que se llega a la cantidad que cada uno desea, azúcar y después miel, preparada ya a punto de caramelo. Al final, agua y a esperar a que cueza para que espese el conjunto. Cuando están al gusto, se dejan enfriar y se decoran con nueces. En otros tiempos era habitual que los chicos sellaran las cerraduras con esos mismos puches y con la pulpa de la calabaza. 

Quer se disfraza y se infecta del virus JX34 

El AMPA del Colegio Villa de Quer organizó para la Noche del Terror una fiesta de disfraces que se celebró en el Salón Multiusos del colegio municipal. Además de disfraces, actuó el mago Panamagic y después, sonaron todas las alarmas. El virus JX34 se había expandido transformando a algunos seteros en muertos vivientes y el ejército se apoderó de las calles para proteger a los niños mientras los zombies atacaban sin piedad a niños y mayores.

Pero los soldados no consiguieron evitar la epidemia y se hizo necesaria una desinfección total de la población. La Asociación de Mujeres, en colaboración con algunos voluntarios, convirtió su habitual lugar de encuentro en una “terrorífica” zona de esterilización por la que pasaron más de un centenar de seteros. 

Los más pequeños de El Casar adelantaron la fiesta de Halloween al pasado jueves consiguiendo un aforo completo en las actividades que programaron para la noche de brujas en el Auditorio Municipal. Asistieron a una tarde de terror y entretenimiento con música y cuentacuentos. 

Niños, jóvenes y menos jóvenes disfrutaron con esta singular fiesta del miedo en la que se disfrazaron de monstruos aterradores, malignos, pero también de simpáticos y bellos personajes, desfilando también por el ‘Pasaje de Terror Infantil’, que contó con la animación y la colaboración de los animadores socioculturales.

El Foro azudense, casa encantada

El Pasaje del terror azudense superó todas las previsiones, según ha declarado la edil de Juventud del Ayuntamiento, Sagrario Bravo. Más de 800 vecinos participaron en las cinco horas terroríficas en la noche de Halloween, que convirtió el sótano de El Foro en una casa encantada "a partir de la práctica de una sesión de güija para contactar con los espíritus", explica la edil. La recreación del espacio se completó con "una veintena de personajes muy bien caracterizados y una iluminación y sonorización aterradora", añade. 

Además de las visitas al pasaje, un grupo de voluntarios y las monitoras de la Concejalía de Juventud organizaron un taller de maquillaje terrorífico por el que pasaron más de 40 menores. Cruz Roja Juventud además organizó talleres infantiles y para jóvenes.

Cabanillas se llenó de momias, vampiros y zombies

Tan espectacular como espeluznante. Así fue la noche de Halloween en Cabanillas del Campo, que el viernes se llenó de brujas, zombies, vampiros, momias y muertos vivientes. La fiesta organizada por el Ayuntamiento con la colaboración de un buen puñado de vecinos anónimos y asociaciones de la localidad arrancó con los ensayos de la flashmob que poco después puso a bailar a varias decenas de niños pertrechados con todo lo necesario para pasarlo de miedo.  

A continuación abrió sus puertas el Pasaje del Terror ideado y ‘ejecutado’ por los integrantes del grupo de las 'Babychas' con ayuda de los responsables del Centro Joven, además de madres, padres y alumnos de los centros educativos de la localidad. La experiencia se anotó un nuevo éxito de crítica y público, que durante toda la noche formó largas colas a las puertas del Centro Joven para asistir al 'espectáculo'.

La organización se vio obligada a posponer hasta las once de la noche el cierre de puertas del Pasaje. Lo que encontraron dentro, fue hasta una treintena de personas recreando algunas de las escenas más terroríficas de la historia y trufando de sobresaltos cada pase, cada visita. Tras tres horas de extenuante 'actuación', el Pasaje más largo de su historia echó el cierre. El epílogo fue la música a cargo de la banda ‘80 duros’ –actuación organizada por la peña 'Lakoz'– y la actuación del dj local Jesús Jiménez.

Cerca de 400 marchamaleros entraron al Pasaje del Terror 

Los vecinos gallardos disfrutaron de su noche de Halloween con un pasacalles musical que partió desde el Ateneo Arriaca hasta el Espacio Joven, en cuya plaza se ofreció chocolate y bizcochos a todos los asistentes, disfrazados con indumentarias tenebrosas. 

La actividad más esperada fue el Pasaje del Terror que desde hace cuatro años organiza la Peña 'La Nuestra'. Se crearon nuevos ambientes y un recorrido totalmente diferente gracias al trabajo de escenificación que transformó el espacio en diferentes grutas y oscuros escondrijos que hicieron que la actividad se prolongara durante más de cuatro horas. Fue un pasaje más largo e intrincado con un nuevo acceso y salida, que contribuyeron a la sorpresa y satisfacción de quienes se atrevieron a entrar.

Centenares de marchamaleros disfrutaron de esta jornada, y cerca de 400 vecinos se atrevieron a entrar en el Pasaje del Terror, totalmente gratuito, esperando con paciencia las largas colas a la entrada del recinto.