Derriban en la Cuesta del Reloj otra casona tradicional

Los trabajos de demolición del edificio, una muestra de arquitectura popular castellana junto al Mercado de Abastos, los lleva a cabo el Ayuntamiento de manera subsidiaria, al no localizar a los propietarios y estar abierto el expediente de ruina desde 2005. • El alcalde asegura en el Consejo Rector del Patronato de Cultura que pretende que haya una "reconstrucción de la fachada", aunque no aclara si a partir de la original o tras derribarla.


Los trabajos para la demolición de otra de las pocas casonas de arquitectura tradicional castellana que se mantiene en pie en el casco antiguo de Guadalajara siguen adelante desde el lunes 27 de octubre, con varios operarios trabajando en la demolición del edificio, situado en la confluencia entre la Cuesta del Reloj y el Mercado de Abastos, en la plaza de la Antigua. Se trata de unas labores que, según ha podido saber ahora Cultura EnGuada, acomete de manera subsidiaria el Ayuntamiento de Guadalajara.

Esta novedad se ha conocido después de que el presidente de la Federación de Asociaciones Culturales, José Antonio Lázaro, efectuase una pregunta sobre estos trabajos en la reunión del último Consejo Rector del Patronato de Cultura, del que forma parte. En la sesión, celebrada este martes, fue respondido por el alcalde, Antonio Román, que aseguró que los propietarios del edificio no han logrado ser localizados por el Consistorio. Al  parecer, esta casa es herencia de los sobrinos de la que fuese su propietaria.

La información sobre la participación del Consistorio en el derribo fue escatimada por el regidor al ser preguntardo directamente por este medio sobre la situación del inmueble, el lunes de la semana pasada, cuando se limitó a asegurar que el edificio tenía "desde hace tiempo" la declaración de ruina y que desde el Ayuntamiento se había instado al propietario a actuar "ante el riesgo de caída". En la sesión del Patronato de este miércoles, en cambio, aportó nuevas informaciones, como que ha sido el propio equipo municipal el que está llevando a cabo el derribo por ejecución subsidiaria, ya que el expediente de ruina del inmueble data de 2005.

Se trata de una muestra de arquitectura popular sin una catalogación de protección, que en su día fue muy llamativo porque alojaba un colorido mosaico con unas ovejas y en un muy avanzado grado de deterioro, que con frrecuencia venía siendo objeto de trabajos de mantenimiento con bomberos. En cualquier caso, su valor más que histórico-artístico es etnográfico, como muestra de casona de dos plantas muy típica de la ciudad.

Ante la pregunta de si se mantendrá la fachada típica de esta casona, el alcalde se limitó a decir que se hará "una reconstrucción", pero sin dejar claro, según explica Lázaro, si se hará levantando una similar tras el derribo o reformando la actual, que en el momento de escribir estas líneas sigue en pie.

Moción para el casco antiguo

Este verano el Pleno del Ayuntamiento aprobó por unanimidad una moción del PSOE que contenía un paquete de medidas para detener la progresiva proliferación de solares en pleno centro de la ciudad. Se trata de impulsar la creación de un Área de Rehabilitación Integral (ARI), de otorgar incentivos para que los propietarios lleven a cabo reformas en casas deterioradass o construcción de edificios donde ya hay solares y la actualización del catálogo de edificios protegidos para evitar que se echen abajo algunos con cierto interés cultural por no gozar de momento de una protección.

En esta situación se encuentra el edificio de la Cuesta del Reloj, como también el inmueble junto a Bardales conocido por albergar el pub Pi y cuyo derribo fue paralizado este verano por el Ayuntamiento después de anunciarse los trabajos de demolición. En este caso, en las bodegas hay diferentes elementos arquitectónicos con valor arqueológico.


Información ampliada a partir de la noticia publicada el Lunes, 27 Octubre 2014 a las 11:36 horas.