La Feria de los artistas y los comediantes

Estatuas vivientes, dulzainas, gigantes y cabezudos, la animación infantil del Festitiriguada o el concurso de dibujo han atraído multitudes en la programación de día, que ha gozado de muy buen tiempo. • Dejamos una ‘supergalería’ de fotos del desarrollo de la programación cultural más luminosa y familiar.


Es la feria familiar, luminosa, artística, la que se desarrolla de sol a sol en el tramo final y más intenso de la ‘semana grande’ arriacense y en la que participan la comparsa de gigantes y cabezudos, los dulzaineros llegados de diferentes puntos del país, comediantes, artistas de calle y sobre todo los niños: niños dibujantes, niños que dan la réplica a los títeres y niños que se suben a castillos hinchables. Pero es también la fiesta de los más mayores, que bailan en sus verbenas y acuden en masa a presenciar los enredos del teatro de la plaza mayor o para tararear las canciones de siempre en las actuaciones gratuitas de Santo Domingo. Es, también, la Feria que sigue radicada en el centro de la ciudad y que ofrece al casco antiguo un ambiente populoso reservado sólo para las grandes ocasiones. 

Sin magia, con dibujo

En el baile de la programación de cada edición cabe reseñar en esta ocasión una baja, el festival de magia que durante una jornada hacía las delicias del público en varios escenarios por la mañana y por la tarde y que este año no se ha programado. El género tiene su público y lo demostró la masiva asistencia a lo más parecido que ha habido estas fiestas, una función en la plaza de San Esteban programada por la peña Caracol con un único artista, Miguel Miguel.

Si unos se van, otros vuelven: el Ayuntamiento ha recuperado el concurso de dibujo que tradicionalmente organizaba Caja de Guadalajara antes de diluirse en las fusiones bancarias. Su recuperación tuvo lugar este año en la recién remodelada plaza de Santa María, con la participación de más de 400 niños de hasta 12 años, con un sorteo al final en el que se regalaban dos bicis, monopatines, tiendas de campaña, un reproductor de DVD, una cámara de fotos digital, uns zapatillas con ruedas de patín, un telescopio y un set de microbiología… El alcalde y varios concejales se encargaron de repartir regalos a los afortunados participantes.

Gigantes, cabezudos y mimos

Clásicos donde los haya, pero insustituibles en la programación de Ferias porque son tal vez sus rostros más característicos, los gigantes y cabezudos de la comparsa han vuelto a realizar sus cuatro itinerarios de la ‘semana grande’ desde el Fuerte de San Franscisco hasta diversos puntos de la ciudad. Si el día 8 hacían los honores habituales a la patrona frente a la concatedral de Santa María, este domingo cerraban su periplo festivo subiendo hasta la ermita de San Roque. De nuevo se produjeron las carreras de los cabezones tras los jóvenes que les reclaman -a menudo con tonos impertinentes al que responden con azotes- y de nuevo los más pequeños pudieron estrechar sus manitas con las enormes manazas de cartón piedra de las históricas figuras.

El paseo dominguero ha reservado la compañía casi siempre inmóvil pero igualmente señera, a estas alturas, de las estatuas vivientes. Los mimos que han salpicado el recorrido por el eje central de la ciudad desde el Infantado hasta la Concordia, exhibiendo escenas deportivas y bélicas, personajes reales o fabulosos, guardando algunos de ellos equilibrios imposibles durante horas y poniendo casi todos en marcha su gracejo cuando algún pequeño les ha echado alguna moneda. Desde estatuas que imitaban a estatuas (la Cibeles) hasta imitadores de CR7 con el balón literalmente cosido al pie, las estampas han vuelto a dejar mucho arte a la vuelta de cada esquina con artistas llegados de muy diferentes puntos del mundo.

Festitiriguada, más animación que teatro

Más desigual es el rastro que deja la segunda edición del Festitiriguada, que tomó el año pasado el relevo al magnífico Titiriguada y del que apenas guarda parecido con el nombre. Con unos espectáculos con un libreto muy básico y un tono exclusivamente infantil, este año ha extendido su influencia a más escenarios (el Jardinillo y la Plaza de los Caídos) con talleres, instalaciones hinchables y globoflexia.

Se confirma de este modo su propuesta como festival de animación infantil, con algunas funciones de payasos y de guiñoles. El personal demuestra unas intenciones y una generosidad absoluta con los peques. Potable como propuesta para los niños, su nivel artístico queda a años luz de la calidad artística del festival desaparecido que organizaba hasta hace dos años la asociación Gozarte.

Reseñables han sido también los persistentes problemas de sonido en algunas de las funciones. Seguramente la combinación de estas deficiencias técnicas y de guión con la presencia sin tregua de un sol de justicia sobre el patio de butacas pueden explicar la escasa asistencia de público a los espectáculos, frente a los más frecuentados talleres o hinchables.

Llenazos en Santo Domingo y la plaza Mayor

Donde la calidad de la propuesta no afecta nunca a la cantidad de público es en los espectáculos gratuitos para un público generalmente más veterano por las tardes en las dos céntricas plazas: los conciertos de Santo Domingo, desde el primer día –el más flojo, pero aún así con mucho público, para ver el tributo a Tino Casa con La Piel del Diablo- hasta el resto de la semana, en que abarrotaron Los Diablos, Antonio Carmona o la orquesta Royal Music.

Un tanto de lo mismo ocurre con las actuaciones teatrales en la Plaza Mayor, llenas hasta la bandera (desde media hora antes el público acudía a reservarse asiento en la plaza) con su propuesta de teatro ligero y de enredo –salvo el pase más preciosista del miércoles, con ‘Sfera’ de Teatrapo, una combinación de teatro gestual, circo y danza vertical. La respuesta del público a estos dos ciclos explica sin necesidad de más argumentos su éxito incontestable, reforzado más si cabe en ediciones festivas acompañadas de tan buena temperatura como ésta. 


Galería de fotos de algunos de los eventos culturales de Ferias:

 

Foto: R.M. / E.C. / Ayuntamiento de Guadalajara.