“Es una pena, la Banda ya no volverá a ser lo que fue”

En el especial impreso de Cultura EnGuada de primavera hemos entrevistado a la diputada provincial de Cultura, Marta Valdenebro, para hablar sobre la Banda de Música, la Prisión Provincial, efemérides y planes futuros. Recuperamos esta charla. • “La cárcel es emblemática, hay que darle un uso”, dice la también alcaldesa de Villanueva de la Torre, que adelanta que se reinstaurará el Premio de Periodismo Manu Leguineche.


Todavía quedan muchos proyectos culturales para la provincia. La gran novedad del nuevo curso, adelanta la diputada Marta Valdenebro,  pasa por el ciclo ‘Cultura en ruta’, de la mano de la Fundación Siglo Futuro, que llevará ballet, música o recitales a los pueblos que tienen menos posibilidades para programar. Con Valdenebro hablamos de planes de futuro pero también de la Banda Provincial, que ha cumplido dos años sin actuar, de los homenajes a los literatos de la provincia y del espíritu vanguardista de la sala de Arte Antonio Pérez.

 

La propuesta de reclamación de la cárcel para su uso ciudadano, se les ha convertido en un problema o en una solución?

Ni problema ni solución. Me consta que la presidenta [Ana Guarinos] lleva un par de años mirando el estado de la cárcel y viendo las necesidades de inversión. Simplemente, el arreglo de la techumbre era una barbaridad de millones. Cuando uno se plantea recuperar un edificio hay que ver también qué uso se le va a dar y cuál es la inversión que requiere porque tiene que poderse mantener.

¿Qué futuro uso se le podría dar?

Proyectos muy interesantes, pero para un proyecto cultural hay que tener en cuenta que tenemos el San José. Es un espacio muy vivo, que estamos destinando a muchas asociaciones culturales y que todavía podemos optimizar, máximo cuando estamos haciéndolo más sostenible y eficaz energéticamente.

¿Hay alguna demanda de espacios que ahora no tiene cubierta la Diputación?

Las hemos ido atendiendo. Eso no quita que el tema de la cárcel no haya preocupado y ocupado a la presidenta, que siempre ha pensado que es un edificio muy emblemático y que tendríamos que darle algún uso. Pero hasta ahí.

¿Por qué se decidió dar un giro a la Sala Antonio Pérez del San José? ¿No interesaba un museo de arte vanguardista en Guadalajara?

La programación este último año ha estado muy ceñida al Bicentenario de la Diputación… no es que no hayamos estado con la Fundación [Antonio Pérez, de la Diputación de Cuenca]. Ha sido un paréntesis donde hemos estado buceando en nuestra propia esencia. Ahora ya recuperamos su espíritu.De hecho, tenemos la opción de tener una exposición de escultura contemporánea para Ferias.

¿Hay fecha ya para el regreso de la Banda Provincial a los escenarios?

Cuanto antes mejor. Estamos esperando los informes de los Servicios Jurídicos y de otro de la interventora de los fondos. En cuanto eso esté, se sacarán las convocatorias de las becas. La idea es cambiarle la perspectiva, la forma de concebir a la Banda con un proyecto que tiene también una vertiente educativa, dar formación a músicos noveles y llegar a los pueblos en otros formatos más versátiles, tomando el modelo de la Diputación de Zaragoza. Estamos viendo las posibilidad de conveniar con bandas de la provincia para trabajar de forma conjunta. Y vamos a contratar a los becarios, eso sí que tiene que estar al caer. En el momento en que nos den los informes favorables se pasa a Junta de Gobierno y se aprueba.

¿No ha sido peor el remedio que la enfermedad, con dos años de parón y un tercio de banda en activo?

No. La situación no podía seguir así y había que atender una situación que nadie se había atrevido a resolver hasta ahora. También la solución podía haber sido otra, lo dijimos nosotros, y lo dijo el juez, y muchos músicos después a nivel personal se han acercado a decírmelo también: haberlo hecho como asociación. Yo siempre lo he defendido, y es lamentable, es una pena que la Banda no vuelva a ser lo que fue, porque la mitad de los músicos ya no van a estar, porque es que no pueden estar, no porque lo diga yo o lo diga la presidenta, sino porque la ley está para cumplirla. Había que mirar hacia delante si queríamos que este proyecto continuara, aunque todo el mundo nos acusó de que nosotros nos queríamos cargar la Banda. Vamos a buscar una oportunidad para hacer algo mejor, tratar de ver cuántos músicos necesitamos, ayudar a los que necesitan una oportunidad y llegar a rincones a los que antes no llegaba la Banda porque no se podían pagar los precios que tenía. Eso también tenía que cambiar. Hay que adaptarse a los tiempos que corren y a las posibilidades de los pueblos.

¿Confía en que una banda con gran porcentaje de becarios dé la nota?

Los becarios no van a estar de forma permanente. Estarán un año, no pueden estar más tiempo y están para formarse. De hecho, el mismo tiempo que estén ensayando los músicos no van a estar juntos porque tendrán su propio plan de formación. Habrá conciertos donde actúen todos juntos y otros no.

¿Qué balance hace del Bicentenario de Diputación, en el que Cultura ha tenido un papel activo?

Ha sido esencial. El área que ha tratado de buscar el sentido de esta institución, cuál es el papel que desempeña hoy en día y la proyección que tiene en el futuro. Hemos conseguido hacer llegar a la mayor parte de la provincia el mensaje, con muchos actos culturales, también gracias a la Fundación Siglo Futuro: hemos llegado a más de 5.000 vecinos con los ciclos de otoño y todo eso al final nos ha servido para tomar decisiones de cara al futuro y ver cómo tenemos que desarrollar nuestra labor.

Y aún sigue...

El Bicentenario se cierra ahora, en abril, concluirá el día 25 y aún quedan pendientes la presentación oficial del libro de la evolución histórica de la Diputación, una obra de teatro de José María Bris y un curso de la UNED, sobre el papel de las diputaciones, los días 8 y 9 de abril. Además, hemos recuperado el compromiso con la educación, con la publicación de una guía de recursos o con ‘La Dipu cumple 200 años’...

...O los nombres originales de los Premios Provincia.

Era un empeño personal de la presidenta recuperar un patrimonio cultural que nunca entendimos porqué se había perdido. También hemos trabajado mucho por la dulzaina y quedan sorpresas que veremos el 25 de abril.

El centenario del poeta Miguel Alonso Calvo, conocido como Ramón de Garciasol pasó sin pena ni gloria, apenas un acto en Humanes... ¿podía haber hecho más Diputación?

Siempre se pueden hacer muchas más cosas. La idea del libro nos pareció estupendo y colaboramos al 50% en la edición. Quizás fue más problema de fechas que de intención y voluntad. Sí nos hubiera gustado hacer uno así en la capital... y no lo descarto.

El año que viene se celebran el centenario del nacimiento de los escritores Buero Vallejo y Camilo José Cela. ¿Se está trabajando ya en algo?

De momento, para el año que viene, no. Estamos trabajando en lo que más nos han pedido los pueblos a raíz del Bicentenario y junto a Siglo Futuro vamos a poner nuestra cultura en ruta a lo largo de todo el año. Llevaremos un programa cultural muy rico, desde ballet, conciertos, recitales… y otra de las cosas es celebrar el 75º aniversario de la muerte de Machado y luego, es la celebración del Día del Libro, llevaremos teatro infantil y espectáculos de magia y animación a la lectura a los colegios, además de actividades en la Biblioteca de Investigadores.

Y, por otro lado, ¿hay en mente algún homenaje al periodista briocense Manu Leguineche?

Hemos pensado en homenajearle, pero no hay nada cerrado.

Sigue sin recuperarse el Premio Manu Leguineche ¿qué planes tienen?

Convocaremos el Premio, pero no podemos premiar con 20.000 euros. Habrá convocatoria, y más teniendo en cuenta que hemos perdido a Manu y lo que significaba su figura en el periodismo y en Guadalajara.

¿Queda algún proyecto importante?

Hay varias presentaciones interesantes: un libro de Javier Borobia, en abril; el libro de las Damas Mendoza [un grupo de investigadoras de la UNED sobre las mujeres de la familia renacentista ], en mayo, y un libro para niños en el que trabajan Jesús Orea y Antonio Herrera Casado.  Y luego, con el cine, hay algún proyecto con Pedro Solís para Guadalajara, que está casi cerrado.

¿Se apoyará a la Muestra Alcarreña de Cortometrajes, a la que retiraron la subvención para los premios?

Les hemos dejado el San José este año. Tendríamos que hablar y perfilar en qué términos colaborar. No me cierro a nada.