El Eje Cultural ya es oficial

El proyecto se ha presentado tras nueve meses de obras. • Ha costado 3 millones de euros y según el alcalde, es "una de las arterias más importantes de la ciudad", que permite "conectar la cultura", redescubrir la Concatedral y poner en valor el patrimonio del centro.


El Eje Cultural ha sido presentado a los medios de comunicación frente a la Concatedral de Santa María y en una de las plazas que más ha cambiado de apariencia con este proyecto, "una de las arterias más importantes de la ciudad", c con el que se "ha tratado de conectar la cultura y mejorar las infraestructuras", ha dicho el Alcalde de Guadalajara, Antonio Román, que en esta presentación ha estado acompañado de los concejales del equipo de Gobierno.

Para Román, el Eje Cultural ha servido para "vertebrar la zona de Guadalajara más cargada de historia y poner en valor algunos de los edificios histórico-artísticos más emblemáticos, comenzando por la iglesia del Fuerte de San Francisco y continuando por la Puerta de Bejanque, la capilla Luis de Lucena, la concatedral, el Palacio de la Cotilla, el convento de San José, el Palacio del Infantado y la iglesia de Los Remedios".

La actuación se ha desarrollado sobre 21.000 m2 de superficie. Se han renovado 10.000 m2 de viales, se han sustituido 6.200 metros lineales de canalizaciones, se han creado 11.500 m2 de aceras, se han instalado 812 nuevos elementos de mobiliario urbano y se han creado 227 nuevas plazas de aparcamiento.

Se ha actuado en la mejora, por dentro y por fuera, de las calles Ramón y Cajal, Ingeniero Mariño, Francisco Torres, Francisco Cuesta, Sinagoga, Doctor Creus, Benito Hernando, Fernando Palanca y Pescadores.

Uno de los espacios donde el resultado es más llamativo es en la plaza de Santa María. “Ahora se ha convertido en un espacio abierto y peatonal que permite redescubrir nuestra concatedral. Es un lugar de encuentro y un espacio estancial hecho para el disfrute de nuestros vecinos”, ha destacado el Alcalde.

El Alcalde, que ha recordado los cambios de circulación que se han establecido, también ha destacado la creación de nuevas calles, como la prolongación de Pedro Pascual y el acceso desde el Ramón y Cajal a Doctor Creus.

Plan de reforma del casco

Antonio Román ha manifestado que este proyecto se concibió en base a los principios de sostenibilidad y respeto medioambiental. A ello responde la plantación de 127 nuevos árboles y arbustos, la instalación de baldosas fotocatalíticas que absorben la contaminación, que es expulsada cuando llueve, y la utilización de betún de caucho reciclado en el aglomerado. A ello hay que sumar el importante ahorro de agua que ha supuesto el cambio de las redes de abastecimiento.

El Alcalde ha recordado que esta actuación se enmarca dentro del plan de reforma del casco histórico que el Ayuntamiento puso en marcha en el anterior mandato, “y supone un paso más para recuperar y devolver el latido al corazón de nuestra ciudad”.

Habrá quien piense que habría bastado con echar una capa de aglomerado sobre estas calles, pero este equipo de Gobierno, cuando cree en algo, apuesta por ello; y si planteamos esta actuación fue porque estábamos convencidos de que era necesaria y positiva para Guadalajara”.

El Eje ha costado 3 millones de euros y asegura Román que ha sido el proyecto “más ambicioso que el Ayuntamiento de Guadalajara ha desarrollado en este último mandato”. Las empresas encargadas de ejecutarlo han sido Enrique Jiménez y Gyocivil y han empleado nueve meses trabajo -las obras arrancaron en junio de 2013-.