Atrapados en el edificio negro

Más de veinte asociaciones culturales pelean por salir del Cívico, un edificio con deficiencias al que llegaron como solución temporal y en el que llevan ya una década. • Recientemente, la Federación ha enviado dos cartas al alcalde, Antonio Román, denunciando el estado del edificio y pidiendo que "si no lo arreglan, den otros espacios". • El presidente de la Federación, Jose Antonio Lázaro, dice que "el Patronato alega que no tiene competencias y que el Ayuntamiento no tiene dinero porque es necesaria una intervención integral".


Entrar al Centro Cívico, en la plaza del Concejo, es hacerlo en tierra de nadie. Junto al ábside mudéjar de lo que fue la iglesia de San Gil del siglo XIII, se alza la mole negra de cristal, construida durante el mandato del exalcalde Antonio Lozano Viñés. El inmueble gozó en el pasado de actividad cultural; hoy se ha quedado como sede de la mayoría de las asociaciones culturales de la ciudad. Aunque en principio fue una cesión temporal, por la reforma del Ateneo, llevan ya diez años y reclaman soluciones porque sus inquilinos consideran que el edificio es inadecuado.

Miembros de WWF, Ecologistas en Acción, Grupo de Defensa del Patrimonio, Dalma, la Asociación Filatélica y el presidente de la Federación provincial, Juan Antonio Lázaro, cuentan a Cultura EnGuada que se sienten dejados de la mano de dios en este edificio de cuatro alturas con deficiencias visibles con un simple paseo por sus pisos, marcados por desperfectos y decorados con graffitis. La Federación de Asociaciones Culturales ha enviado dos cartas al alcalde, Antonio Román, como presidente del Patronato de Cultura, avisando de las carencias del edificio y solicitando su arreglo o la cesión de otros espacios "más dignos" para los 24 colectivos que allí tienen su sede. No han obtenido respuesta. También este medio ha intentado sin éxito obtener una versión directa sobre este hecho por parte del equipo de Gobierno.

La concejala de Cultura, Isabel Nogueroles, y el alcalde también, en comparecencias recientes han insistido que hay espacios para la cultura, que están abiertos al diálogo y que el Ayuntamiento apoya a las asociaciones culturales de la ciudad. Las asociaciones consultadas, en cambio, aseguran que no ven hechos concretos.

Consideran que efectivamente hay espacios pero que no se hace nada por concedérselos.  En el caso del Cívico, "la concejala de Cultura asegura que el edificio no es de su competencia y el de Servicios Públicos, Mariano de Castillo, que no hay dinero para arreglarlo", dice Juan Antonio Lázaro, presidente de la Federación y miembro de CineClub Alcarreño.

No es la primera vez que la Federación se queja del estado del Cívico. Su petición actual al Ayuntamiento se diferencia de otras veces porque "ahora les pedimos otros sitios", puntualiza Lázaro. "Lo que le decimos es que si no quiere arreglar esto porque se necesita mucha inversión, que nos dé otro sitio".

A la Federación se le ha reconocido que el edificio necesita "una intervención general". Además, Lázaro recuerda que el alcalde, hace dos años, transmitió que la intención "era vender" este edificio de la plaza del Concejo... "Si no lo ha vendido -continúa Lázaro- es porque no hay nadie que lo quiera comprar, pero su idea es deshacerse de él". Lo confirma también Jacqueline Gómez, miembro de WWF España: "Paco Úbeda [concejal de Medio Ambiente] me dijo que mientras no lo vendieran, nos podíamos quedar aquí".

Deficiencias al descubierto

El Cívico es ejemplo de que el tiempo no perdona. Una de las sillas se rompe durante la conversación y el mobiliario es antiguo en general. Además, "no hay intimidad", dice Diaz, "nos oímos todos y tenemos que pedir que bajen la voz".

A la entrada del edificio negro, los escasos buzones que hay para las 24 asociaciones que tienen su sede en el edificio, se comparten. No hay vida en los dos primeros pisos. Hay que subir por las escaleras."Hay mucha gente mayor que se le hace difícil subir hasta arriba", afirma Diaz. Siempre según estas versiones, el ascensor está "desconectado por orden del Ayuntamiento", porque desconocen si funciona o no.

Ya en la cuarta planta, tras la puerta de cristal se ven reliquias casi de museo, como una vieja Olivetti verde o revistas atrasadas y los despachos de cada asociación son módulos que se asemejan a los prefabricados, cada uno separado por paredes ficticias donde "se oye todo. Esta misma tarde, ha habido reunión de One Way, asociación de inglés, y les hemos tenido que pedir, por favor, que bajaran el tono de voz", asegura Díaz. 

"Hemos pedido que pongan una valla o una puerta de hierro en la entrada para que no pudieran entrar y no tiraran piedras... el material no costaría tanto, tienen personal para hacerlo", afirma Julio Lopezosa, veterano miembro de la Asociación Filatélica o de Dalma, entre otras. Aunque el botellón ha desaparecido de la plaza con la Ordenanza Municipal de Convivencia, aseguran que la gente se sigue reuniendo "de forma vandálica" en la puerta del Cívico. Apuntan que la semana anterior a la realización del reportaje robaron un ordenador de uno de estos despachos.

"Es un sitio cada vez menos habitable. Lo hacen adrede para que nos vayamos", juzgan algunos de ellos. "Está abierto cuando quieres, todo el mundo tiene llave, no hay limitación de horario, ya no existe conserje" -lo hubo, según precisan-. La petición de solicitar otros espacios o que se arregle el Cívico es "unánime", insisten.

Sus propuestas

¿Cuál es la alternativa? Ubicar a las 24 asociaciones en otros espacios, sean estos u otros. "Nuestro espacio ideal siempre ha sido El Fuerte pero también necesita una intervención", dice Lázaro. Apuntan más: el edificio donde se alojaba el Patronato de Deportes, Cultura y la Policía Municipal; el Centro Municipal Integrado de Aguas Vivas; la antigua cárcel de mujeres; y el Ateneo Municipal, que fue durante años su espacio natural. "Yo lo ví el verano pasado, antes de que lo soldaran. Está mal la cubierta pero lo otro tampoco está tan mal", dice. La planta superior del Ateneo, sin embargo, no presentaba buen estado: "había goteras, hacía frío...", disiente Juan José Diaz, de Ecologistas.

En el Ateneo, tenían su sede también Cineclub y la Agrupación Fotográfica, que finalmente se trasladó al San José y esta misma semana, al Complejo Príncipe Felipe. Ambas tenían su sede en la planta baja del Ateneo. Cineclub estuvo allí hasta que, según Lázaro les "echaron el día de la ocupación y pusieron muros en las ventanas... según ellos fue una invitación, pero nosotros no queríamos irnos".

"Un problema de voluntad política"

"Creo que el tema no es económico, sino de voluntad política", añade Díaz, de Ecologistas, "porque luego hacen cosas absurdas y se gastan un montón de dinero". "Bueno, sobra medio millón de euros del Patronato", advierte Lázaro (cerrado el ejercicio de 2013, el superávit se ha reducido a 226.000 euros, según ha hecho público el concejal de Hacienda). "Además, cuanto más tiempo pase, más se estropean los edificios", advierte Mª Eugenia Somalo, también de EA.

Las quejas son reiteradas por parte de estas asociaciones. "No tienen conciencia democrática, cualquier gobierno tiene que dar espacio a las asociaciones culturales. Son conceptos de principio", se queja Somalo, que remarca el papel de estos colectivos: "la sociedad tiene demandas que ellos no aplican y generan riqueza en todos los aspectos... hay tantos espacios maravillosos que se pueden ampliar y entre unos y otros podemos ayudar a desarrollar y generar algo maravilloso. Qué genial sería, por ejemplo, que un edificio militar se convirtiera en edificio cultural, en Madrid o Sevilla hay ejemplos". 

Arreglar El Fuerte estaba en el programa electoral, según Lázaro. "A mí Isabel Nogueroles me dijo: si conseguimos la Junta, lo del Fuerte está hecho. Cuando le dije que ya habían conseguido la Junta, me dijo: 'sí pero es que no tenemos dinero'... llevamos años pidiendo lo del Fuerte. Ya se lo pedimos a la administración socialista, que nunca lo arregló... empezaron a dar largas. Nadie adquiere compromiso ninguno".

Nunca se han sentido apoyados por ningún equipo municipal, concuerdan. "Siempre hemos tenido problemas, hay algunos que tienen mejor talante que otros, pero a los políticos nunca les ha gustado el tema asociativo porque no lo controlan", mantiene Lázaro: "y porque desde las asociaciones se va al fondo de los temas y eso no ha interesado. Estamos curados de espanto y ya no nos creemos nada", señalan los dos representantes de Ecologistas. Pero entre las asociaciones nadie parece querer tirar la toalla. Exigen respuestas.


Relación de asociaciones que tienen sede en el Centro Cívico:

Amnistía Internacional, Asociación Teatral Toronjil, Cooperación Social, Orfeón Santa Teresa, Asociación de Vecinos del Casco Histórico, Botargas, Asociación Atenea, Asociación Artesana Nació en Belén, Asociación Teatral Alcarreña (ATA), Mascarones, Asvat, Antorcha, Asociación Filatélica, Grupo de Defensa del Patrimonio, WWF España, Nºf (fotografía), Nautilus, Senderuela, Cinefilia y Fescigu, Ecologistas en Acción,Federación de Asociaciones Culturales, Dalma, One Way y Asociación francófona.