Reabre por fin Monsalud, también para eventos

El monasterio de Córcoles ha reabierto sus puertas con gestión privada, con visitas los fines de semana por tres euros. • La empresa que lo gestiona oferta la celebración de eventos, desde bodas a otras citas culturales ya programadas. • La rehabilitación se llevó a cabo con fondos regionales y del 1% de Fomento.


Más de tres años después de que se diesen por finalizadas las obras de la ambiciosa rehabilitación del Monasterio de Santa María de Monsalud en Córcoles, en el término municipal de Sacedón, el monumental complejo religioso ha vuelto a abrir sus puertas y lo ha hecho con un nuevo modelo de gestión privada.

A falta de una inauguración oficial, los visitantes pueden acudir desde el pasado 15 de enero y durante los fines de semana al que es uno de los monasterios más importantes y mejor conservados del centro de la Península. La principal novedad esta vez es que no sólo hay posibilidad de recorrer (también con visitas guiadas) su iglesia, sus claustros y sus patios, sino que además la nueva empresa adjudicataria ofrece también la celebración de eventos, desde bodas y almuerzos de grupo hasta diferentes citas culturales. Ya está programada, de hecho, una reunión de una ‘asociación templaria’ para el 3 de mayo.

Los profesionales que se han puesto al frente de la gestión de estas visitas, conforme al modelo impulsado por la Junta, tienen en sus manos también la gestión del yacimiento romano de Ercávica, en la provincia de Cuenca pero a sólo un cuarto de hora del monumento guadalajareño.

Según explica uno de los responsables de la iniciativa, Daniel Cordero, durante estos meses la apertura al público del monasterio de Córcoles se lleva a cabo de viernes a domingo (durante todo el día, excepto el intervalo en el mediodía, de dos a tres), aunque a partir de mayo se incluirá también los jueves.

“No tenemos ninguna subvención ni ayuda de la Junta, así que tenemos que hacer rentable la apertura cobrando una entrada”, aclara Cordero, que justifica así que el precio del pase al monasterio de tres euros por persona, lo mismo que el Museo de Guadalajara y dos euros menos que en otros recursos turísticos de la zona, aclara. En cualquier caso, indica que se ofertan también diferentes packs, entre ellos el que incluye por 5 euros la visita tanto a Monsalud como al yacimiento vecino de Ercávica.

Pero seguramente la parte más novedosa de esta política de reaperturas pasa por la apertura del monumento a eventos privados, caso de citas culturales como algunas que ya están siendo cerradas: una reunión de una asociación del temple, “que promete ser muy vistosa” y que ya tiene fecha (el próximo 3 de mayo), una exhibición de cetrería, conciertos o bodas.

La esperada noticia no ha sido difundida por canales institucionales y Cultura EnGuada la ha conocido a través de la cuenta de Facebook del historiador y cronista oficial de la provincia, Antonio Herrera Casado. 

Unas obras muy ambiciosas

Las obras de rehabilitación se llevaron a cabo durante más de un año con una inversión repartida de forma desigual entre el Estado, que aportó el 65% de la financiación mediante el 1% Cultural, y las arcas regionales, que sumaron los 845.000 euros restantes. Entre otros aspectos, se consolidaron los muros y se intervino tanto en la iglesia como en el claustro del monasterio. Además, se adecentaron diferentes espacios teniendo en cuenta su uso turístico y se diseñó un itinerario señalado con paneles informativos.

Con esta acometida con fondos públicos, este monasterio logró incluso salir de la ‘lista roja’ de patrimonio que elabora la asociación Hispania Nostra, en la que señala monumentos de todo el país en insuficiente situación de conservación o con riesgo de deterioro por abandono.

Su historia

Casa de los monjes blancos en la ribera del Tajo a partir del siglo XII, el monasterio fue declarado Monumento Bien de Interés Cultural en 1931 y es titularidad del Ministerio de Cultura, aunque transfirió su gestión a la Junta hace treinta años y ahora, el equipo de dirigido por Marcial Marín, ha decidido adjudicar a una empresa su explotación de cara al público. El monasterio de Santa María de Monsalud perteneció a la Orden de los  Cistercienses, terminó su construcción en el siglo XIII y actualmente conserva casi todas sus dependencias, entre las que destacan la sala capitular formada por dos naves y bóvedas de crucería cuyos nervios soportados por dos columnas centrales con capiteles góticos de decoración vegetal y ménsulas del mismo estilo en las paredes.

Todas las voces expertas coinciden en señalar que el alcarrreño es uno de los cenobios medievales más destacados del centro de la Península y el más antiguo y mejor conservado en Guadalajara, donde también se encuentran otros que han corrido diversa suerte, como Bonaval, Buenafuente del Sistal y Óvila.

El monasterio sacedonense constituye una de las paradas del ‘Viaje a la Alcarria’ de Camilo José Cela. Entre los rincones más destacados de esta joya arquitectónica, que se encuentra a medio camino del románico (que abandona) y el gótico, al que preludia sin serlo aún, se encuentra una bóveda estrellada del siglo XVI decorada con motivos vegetales, el claustro, la iglesia, los llamativos corredores o las interesantes portadas de los siglos XII y XV y los capiteles de las columnas con decoraciones fitmórficas y geométricas.