De edificio histórico a renovado centro cultural

El Pósito, edificio del siglo XVI, ya funciona como auditorio y centro de recepción de visitantes de la ciudad de El Doncel • Acoge también un Museo de las Pedanías al aire libre • La uralla del siglo XIV que se erige en su entorno se ha reacondicionado con un nuevo sistema de iluminación.


Sigüenza ya ha estrenado un auténtico centro de interpretación de la ciudad, situado en el remodelado edificio del siglo XVI de El Pósito. Este espacio histórico ha quedado ya convertido en Teatro Auditorio donde se pretende focalizar la inquietud cultural de la ciudad: ha sido dotado en los últimos meses de mejoras como un sistema de sonido integral, pantalla y proyector, que le van a permitir recibir a los turistas que llegan hasta la calle Valencia de la ciudad en autobús.

Como parte del proyecto, la muralla del siglo XIV que se erige en el entorno ha sido puesta en valor mediante un sistema de iluminación y mediante la prohibición de aparcamiento en sus inmediaciones.

Sala de cine

Ha sido en la tarde noche del jueves cuando el Ayuntamiento de Sigüenza ha mostrado en una visita guiada las mejoras que se han practicado en el Teatro Auditorio de El Pósito a lo largo de los últimos meses, con un estreno del espacio como sala de proyecciones, ya que se ha podido ver la primera película en el auditorio gracias a los nuevos proyector y pantalla donados por la empresa Font-Vella. La pantalla ya había sido estrenada en las XXXVIII Jornadas de Estudios Seguntinos. Sin embargo, el de ayer fue el primer largometraje.

Además  de la pantalla, el auditorio cuenta también desde hace unos días con un equipo de sonido que hasta la fecha era utilizado únicamente en parte en el Centro Cultural Paseo de los Arcos. Ahora el sonido, magnificado por la excelente acústica del lugar, resulta similar al de cualquier sala de cine convencional.

Recibir visitantes

Haciendo gala de su multifuncionalidad, el edificio de El Pósito ya tiene también la capacidad de ser el centro de recepción y de interpretación turística –cabe recordar que Sigüenza es el segundo destino de la región en número de visitas–, precisamente la función para la que fue proyectado.

“Le hemos añadido mejoras funcionales al edificio que combinadas a cambios en el flujo de tráfico rodado nos van a permitir recibir a los turistas en un lugar emblemático, destinado a convertirse en la mejor tarjeta de presentación de nuestra ciudad”, explica Primitivo Alguacil, concejal de Patrimonio y de Urbanismo.

Una vez terminen las fiestas de San Roque, los autobuses subirán por la calle Valencia, adonde se detendrán para apear a los turistas que llegan a la ciudad, camino de los aparcamientos de las Eras del Castillo. Desde esa calle accederán a un área de servicio, ya en interior del edificio, con máquinas expendedoras y una pequeña tienda, que ha sido decorada aprovechando antiguo material utilizado para promocionar la ciudad en Fitur.

Además, la Brigada Municipal ha construido tres nuevos baños, adicionales a los que ya había anteriormente, siendo uno de ellos completamente accesible para minusválidos. La misma pantalla sobre la que ayer se proyectó la película servirá también para emitir un video promocional de Sigüenza a los recién llegados.

Y será desde El Pósito desde donde partan las visitas guiadas a la ciudad. La zona de servicios, comunicada desde hace unos meses con la platea y la zona de butacas gracias al trabajo de la Brigada Municipal sobre el plan inicial de obra, será aprovechada también por el público que acuda a los espectáculos en sus interludios como zona de esparcimiento.

Paseo con la muralla

Asimismo, el Ayuntamiento ha recuperado una parte del paseo perimetral de El Pósito, flanqueado por una muralla de la ciudad del siglo XIV, permitiendo su lucimiento al visitante, y dándole pie además al Museo de las Pedanías, un espacio abierto en el que mostrar objetos donados por las poblaciones anexas a la ciudad para hacer gala del pasado artístico y rural de la comarca.

Para ello el Ayuntamiento ha recuperado un corredor de cerca de cuatro metros de ancho y ciento cincuenta de largo cuyo piso ha revestido con diferentes capas de zahorra, dotado de iluminación y riego automático hasta convertirlo en un exposición al aire libre que se irá llenando progresivamente con estas piezas traídas de los núcleos agregados.

Vista nocturna del paseo junto a la muralla rehabilitada / Foto: Ayto. de Sigüenza.

“Casi todas las pedanías se han comprometido ya a donarnos antiguos aperos de labranza y otros objetos tradicionales que irán engrosando poco a poco los fondos del museo”, aclaraba ayer Alguacil.

Por último, la misma muralla del siglo XIV que delimita este nuevo espacio urbano recuperado y que gira noventa grados para delimitar la calle Valencia, ha sido protegida del aparcamiento de vehículos mediante la instalación de bolardos, e iluminada con focos que ponen en valor un patrimonio seguntino, el de sus murallas, “que estamos empeñados en recuperar para la ciudad”, decía ayer tarde Alguacil.

En torno a cuarenta personas se han encargado de hacer el recorrido inaugural del conjunto iluminado. También la archivera municipal, Amparo Donderis, y la cronista oficial de la ciudad, Pilar Martínez Taboada, se han encargado de, antes de empezar la visita guiada, explicar a los interesados la valía histórica del edificio, así como también la importancia y la valía de los tramos de muralla ahora visitables.

La cronista oficial subraya la necesidad de la recuperación para la ciudad de sus murallas con la puesta en marcha del Plan Director, propósito en el  que coincide plenamente con el Ayuntamiento de Sigüenza. “Ya tenemos el compromiso de la Junta para la restauración de algunos tramos en mal estado, y continuamos luchando para la puesta en marcha por completo del Plan”, asegura Alguacil.

Por su parte la archivera  remarca la importancia que la restauración del patrimonio tiene en la ciudad, cuyas actuaciones permiten recuperar edificios como el del Pósito, granero municipal desde fines del siglo XVI hasta principios del siglo XX, actualmente reconvertido en  un auditorio para la  difusión de la cultura seguntina.

Como ya ocurriera con el parque de las Eras del Castillo, la reforma del Teatro-Auditorio de El Pósito la han ejecutado los trabajadores de la Brigada Municipal, y se ha efectuado aprovechando material que ya estaba en depósito en las naves municipales.