Proponen que el casco sea Conjunto Histórico

El presidente de su Federación, Juan Antonio Lázaro, lo ha propuesto en la última reunión del Patronato de Cultura. • Considera que así se daría “una protección más completa del patrimonio que evite los desmanes que se están haciendo” y una forma de revitalizar el turismo. • El alcalde se limitó a decir que "se toma nota" de la propuesta.


La Federación de Asociaciones Culturales de Guadalajara ha propuesto al Ayuntamiento de Guadalajara que inicie los trámites para que el casco histórico de la ciudad sea declarado Conjunto Histórico-Artístico, un sello de reconocimiento de su patrimonio que exige, a su vez, una mayor protección ante posible destrucción de algunos elementos del casco.

La propuesta la ha llevado a cabo esta entidad este jueves en la reunión del Consejo Rector del Patronato, después de algunos acontecimientos recientes en los que la falta de protección ha impedido el derribo de edificios emblemáticos en pleno centro por parte de sus propietarios, como ha ocurrido con el Cine Imperio, el Palacio de los Vizcondes de Palazuelo en la plaza de San Esteban o el mural de Bosch, el mosaico en plena calle Mayor que rendía homenaje a la Constitución.

Según el presidente de la Federación de Asociaciones Culturales, Juan Antonio Lázaro, “se han tirado muchos edificios y se van a tirar más, porque el casco histórico no tiene protección” y “lo que hay en el Plan de Ordenación Municipal de Guadalajara es una trampa: lo miras y ves que toda la Calle Mayor y muchos edificios parecen protegidos, pero sólo tienen proteccion ambiental, que significa que lo que se construya esté acorde con el ambiente, pero no hay protección que impida el derribo de la fachada como tal… ni mucho menos la estructural”.

Ante esta desprotección del patrimonio de algunos palacetes y de las casas de arquitectura tradicional castellana que siguen quedando en pie en el centro, la Federación apuesta por poner coto a “esa trampa, hecha a propósito” del planeamiento urbanístico. “Ahora mismo se pueden cargar lo que quieran”.

Según ha podido saber Cultura EnGuada, la propuesta sale hoy a la palestra en la reunión de la Junta Rectora del Patronato de Cultura, con el objetivo de que el Ayuntamiento lidere “el inicio de los trámites para declarar el casco histórico de Guadalajara como conjunto histórico artístico, que sería la única forma de que tenga una proteccion más completa que evite los desmanes que se están haciendo”.

Pese a todo, el presidente de la Federación, Juan Antonio Lázaro, asegura que la propuesta fue recibida sin mucho entusiasmo por parte del alcalde, Antonio Román, en la reunión de este jueves: "Ha respondido con un lacónico tomaremos nota", dice el también miembro del Cineclub, que insistió en el apartado de ruegos y preguntas con el mismo resultado.

Hay motivos

Para Lázaro, el casco arriacense tiene suficientes motivos para llevar adelante una protección de estas características: “Conjunto significa eso, algo más que los grandes monumentos, aunque dentro de esta área hay algunos como el Palacio del Infantado, Santa María, La Cotilla, los Remedios, el Palacio Antonio de Mendoza… pero además de lo puntual, integraría todo el conjunto, con sus calles, los demás edificios, cómo está estructurado…”.

Aunque en principio, “cualquier ciudadano puede instar” a que se lleve a cabo un trámite así, Lázaro considera que “las instituciones tienen que estar implicadas y si el Ayuntamiento no lo hace en primer lugar, será muy difícil que salga adelante”. Por eso confía en que el Consistorio lidere la operación porque, a su juicio, “debería ser el primer interesado en que su casco histórico tenga esta declaración”.

Además, considera que serviría para “revitalizar el turismo”, de modo complementario a las obras en el Casco Histórico, al proyecto del Eje Cultural y a las diferentes iniciativas que se llevan a cabo desde la Concejalía. “Se pueden hacer todos los ejes culturales y todas las obras multimillonarias que se quiera, pero si pasas a los turistas entre solares y casas derribadas, lo del Eje Cultural se convierte en realidad en el eje del derribo”.