Tres, dos, uno… Yebes pone en órbita cohetes de agua

El taller de Astroyebes reunió el sábado a cuarenta participantes para hacer experimentos caseros que explican cómo se pone en órbita un cohete. • Los artefactos alcanzaron hasta cien metros de altura y 150 de longitud.  La experiencia está abierta a reservas de grupos y colegios.


‘Rayo’, ‘Harrus 1’, ‘Cansá’, ‘Turbo’ o ‘EDJP 02’ son algunos de los nombres con los que sus creadores bautizaron los artefactos que este sábado surcaron los cielos de Yebes. Fue con motivo de la puesta de largo de la Escuela de Cohetes, en cuya sesión inaugural tomaron parte cuarenta personas de todas las edades. Los asistentes pudieron conocer los fundamentos físicos en los que se basan los cohetes de agua, como el principio de acción-reacción de la tercera ley de Newton sobre el movimiento de los cuerpos, y seguir paso a paso el proceso de fabricación de estos artilugios. Se pusieron en órbita un total de 26 cohetes, que se confeccionaron con anterioridad y fueron propulsaron desde tres plataformas de lanzamiento situadas en las inmediaciones del Aula Municipal de Astronomía, que se ubica en el Pabellón Divulgativo del Observatorio de Yebes.

Alfredo acudió a la cita acompañado de su hijo tras enterarse por unos amigos que ya habían participado en algún que otro taller organizado por Astroyebes. “Estoy más nervioso que mi hijo”, reconocía minutos antes de comprobar el comportamiento del prototipo que habían fabricado juntos. Tras la cuenta atrás, el cohete de agua salió propulsado de la rampa a una velocidad de casi 140 kilómetros por hora y, tras describir una perfecta parábola, aterrizaba sobre un sembrado a más de 200 metros del punto de lanzamiento.

“Ha sido genial. Estamos más entusiasmados nosotros que nuestros hijos. Hacía tiempo que no participaba en una actividad tan instructiva y divertida. Los cohetes son muy fáciles de hacer y a la vista del resultado, está claro que el diseño es mejorable”, opinaba.

Fabricación casera

Los cohetes de agua se construyen con materiales muy asequibles que están a nuestro alrededor. Tan solo se necesitan un par de botellas vacías de plástico a partir de un litro de capacidad que hayan contenido bebidas gaseosas, una lámina delgada de plástico flexible y resistente, plastilina o arcilla para moldear, una bolsa plástica, cinta adhesiva de vinilo, unas tijeras y un cortador. Los pasos más complejos del proceso de construcción son la fabricación y colocación de las aletas de cola y el ensamblaje de los dos recipientes.

“Nada que no esté al alcance de cualquier niño. Eso sí, siempre bajo la supervisión de los adultos, que deben hacerse cargo de los objetos cortantes. El resultado final merece la pena”, afirma José Miguel Cócera. El concejal de Desarrollo Local señala que la fabricación de cohetes de agua tiene un “notable componente de socialización” dado que está indicada para grupos familiares y de amigos.

Muchos de los participantes en esta iniciativa de la Escuela de Cohetes de Yebes habían seguido a través de internet los mecanismos de elaboración y lanzamiento de modelos similares, pero “sin lugar a dudas la realidad ha superado a la ficción”.

Tras poner en órbita el primer artilugio de estas características que había construido con ayuda de su hijo de apenas 6 años, Alfredo admitía que “a buen seguro no será el último y estoy deseando que llegue el próximo fin de semana para fabricar uno más grande y mejor que este”. Al término de la jornada, comentaba que había sido una experiencia para “disfrutar, contar y repetir”. “Lo he compartido de inmediato con mis amigos en Facebook”, sentenciaba.

Hasta cien metros de altura

Algunos de los cohetes que este sábado se pusieron en órbita en Yebes alcanzaron una altitud de más de 100 metros y una longitud superior a los 150 metros. El proceso de lanzamiento es tan sencillo como el de fabricación. El agua es el único combustible que se necesita y se aloja en el fuselaje del cohete. Con ayuda de una bomba de inflado, la presión de aire que se debe introducir para propulsar el artefacto no debe exceder de los siete bares, aunque por seguridad se recomienda no sobrepasar las cinco atmósferas de presión.

“Solo hay que observar los ojos atónitos de los niños al ver el despegue de sus cohetes hechos a mano en dirección al espacio para deducir que estamos ante una experiencia inolvidable”, precisa Miguel Cócera, que insiste en las “ventajas añadidas” de esta actividad, puesto que “estimula la creatividad de los más jóvenes, el desarrollo de las habilidades manuales y el entusiasmo de los adultos”.

Estos artefactos impulsados con la única ayuda del agua y el aire a presión tienen mucho en común con los cohetes reales, por lo que sus creadores “experimentan una emoción similar a la de los ingenieros espaciales”. Un cohete de agua fabricado con una buena factura técnica debe despegar en vertical, seguir una trayectoria rectilínea y culminar el vuelo con una suave caída.

Para acudir a la Escuela de Cohetes

Las reservas para participar en la Escuela de Cohetes, cuyas sesiones abiertas al público se celebrarán todos los segundos sábados de cada mes, se pueden gestionar a través de la página web www.astroyebes.es. Por lo que respecta a los centros educativos, pueden solicitar su participación en esta actividad de lunes a viernes a través de la pestaña ‘Reservas centros de enseñanza’.

El Ayuntamiento de Yebes tiene previsto celebrar el próximo verano la primera competición de cohetes de agua de la provincia de Guadalajara, en la que los participantes deberán confeccionar in situ sus prototipos y proceder a su lanzamiento.

Estos artefactos impulsados con la única ayuda del agua y el aire a presión tienen mucho en común con los cohetes reales, por lo que sus creadores “experimentan una emoción similar a la de los ingenieros espaciales”. Un cohete de agua fabricado con una buena factura técnica debe despegar en vertical, seguir una trayectoria rectilínea y culminar el vuelo con una suave caída. 

Para acudir a la Escuela de Cohetes

Las reservas para participar en la Escuela de Cohetes, cuyas sesiones abiertas al público se celebrarán todos los segundos sábados de cada mes, se pueden gestionar a través de la página web www.astroyebes.es. Por lo que respecta a los centros educativos, pueden solicitar su participación en esta actividad de lunes a viernes a través de la pestaña ‘Reservas centros de enseñanza’.

El Ayuntamiento de Yebes tiene previsto celebrar el próximo verano la primera competición de cohetes de agua de la provincia de Guadalajara, en la que los participantes deberán confeccionar in situ sus prototipos y proceder a su lanzamiento.