Siglo Futuro estudia llevar a la Junta ante el Defensor

La Fundación cultural espera una solución "de cordura" por parte de la Junta, ante el embargo de su cuenta bancaria. Cultura alega que "no ha justificado la subvención de 2010", que ascendió finalmente a 12.500 euros, la mitad de lo previsto, y tras varias entregas y pérdida de documentación por parte de la Junta, por hacerlo seis días más tarde. El presidente de Siglo Futuro, Juan Garrido, insiste en que se ha justificado esa ayuda tres veces. Para saldar la deuda y acabar con el embargo, la Fundación ha llegado a un acuerdo con Hacienda y presentado recurso de reposición. Este martes se reunían con el consejero de Cultura, Marcial Marín, que insistía en que "el expediente es intachable", aunque para el abogado de Siglo Futuro el embargo es "nulo".


El presidente de la Fundación, Juan Garrido; la vicepresidenta, Adoración Perea y el tesorero, Cipriano Melguizo, se han reunido este martes por la mañana con el consejero de Cultura para intentar encontrar una solución dialogada a una situación que se mantiene enquistada desde 2010, a causa de la justificación de la subvención de 2010.

El consejero ha acudido junto a la secretaria general de Cultura, Laura Tárraga, y dos abogados. Han mantenido que el expediente es correcto. Sin embargo, el abogado de Siglo Futuro defiende que el embargo es "nulo" y, de hecho, han presentado recurso de reposición. Pese a que la reunión no ha arrojado demasiada luz, Garrido prefiere ser prudente y pide un tiempo de espera para ver si pueden ser recibidos por el director general de Cultura, Javier Morales.

La Fundación Siglo Futuro tiene embargadas sus cuentas por parte de la Consejería de Cultura, a causa de la justificación de la subvención de 2010. El presidente, Juan Garrido, arropado por la mayoría de la Junta Directiva y el abogado Angel Costero, convocó a los medios guadalajareños este lunes para explicar que no se sienten culpables de la situación generada apelando a la "cordura" de la Junta para buscar una solución dialogada. De lo contrario, mantienen, siguen dispuestos a llevar a la institución regional ante el Defensor del Pueblo, a Bruselas o "a donde haga falta". El embargo de la Junta ha generado, además, una deuda a Siglo Futuro, que saldarán gracias a un aplazamiento acordado con Hacienda, pagando una cuota mensual de 600 euros.

El 'litigio' que mantienen desde 2010 con la Consejería de Cultura comenzó cuando este departamento alegó que Siglo Futuro no había justificado la subvención de aquel año, 25.000 euros, de los que realmente sólo percibieron la mitad. Siglo Futuro dice que sí lo justificaron: hasta tres veces.

Cajas perdidas y plazos caducados

Siglo Futuro alega en un comunicado que ha facilitado a los medios, que en este proceso "han existido una serie de incidentes promovidos por la Jefatura del Servicio de Actividades Culturales", cuyo titular es Juan Ramón Pardo Carrión, quien finalmente consideró que la fundación había presentado fuera de plazo los justificantes. Se trataría, entonces, de una entrega fuera de plazo y "no de no haber justificado la subvención", que es lo que finalmente ha ocasionado el embargo.

Todo comienza el 26 de enero de 2011. Siglo Futuro presenta sus facturas dentro de plazo, ya que el BOE marca como fecha tope el 30 de enero. En ese momento, les piden no sólo la justificación de la subvención sino de los gastos de todo el año, una situación que "jamás se había dado. A ninguna asociación o fundación se los han pedido", esgrimen en el comunicado.

La Junta reconoce por carta que el importe documentado de 155.570,17 euros es correcto. "Debería ser suficiente para justificar los 25.000 euros de subvención", pero la Junta pide a Siglo Futuro algo más: declaraciones juradas de todas las personas que han intervenido en los actos aquel año. Desde el expresidente de Costa Rica, Oscar Arias, al pintor Antonio López, por poner dos ejemplos. "Nunca ni a nadie se ha exigido esto", dice Juan Garrido.

En una reunión con la entonces consejera de Cultura, Angeles García, queda solucionado el asunto y el 30 de noviembre de 2011, reunidos con el propio Jefe de Servicio, Pardo Carrión, le entregan de nuevo la documentación. "Al día siguiente nos dice que la ha extraviado", añade Garrido.

Tras otra carta más, se hace un tercer envío el 8 de noviembre, con toda la documentación económica del año 2010 completo. Pero la Junta esta vez, responde directamente con una resolución concreta. Admite que han recibido la documentación pero en ese momento ya "no procede ni presentar ni valorarla". Alega fuera de plazo. Las cajas están ahora enToledo "con un papel donde pone 'no abrir".

La Junta anula el expediente "por error aritmético". La cuantía asciende a 14.440,65 euros (la subvención más los intereses). En la Fundación, todos celebran la noticia. Parece que el asunto termina ahí. Pero no. La Junta abre otro expediente. Corrigen el 'error aritmético' y envían a Siglo Futuro una nueva notificación con el importe corregido: 14.385,56 euros, poco más de 55 euros de diferencia. Eso fue en el mayo de 2013.

La última noticia de la Junta se produce el pasado 14 de noviembre con la notificación del embargo de las cuentas bancarias por un importe de 16.877,56 euros y se quedan con el saldo de la fundación: 417,92 euros.

Dos claves

En este proceso "muchas cosas nos indican que existen hechos, situaciones y decisiones en las que ha faltado el sentido común y la normalidad personal", señalan en el comunicado. Una de las claves de esta situación sería un 'enfrentamiento' personal que mantendrían Pardo Carrión y uno de los miembros de la Junta Directiva de Siglo Futuro, según ha podido saber Cultura EnGuada. La otra clave es que la burocracia ha cambiado: "ahora se piden declaraciones juradas y apuntes bancarios", incluso. El abogado, Angel Costero, socio fundador de Siglo Futuro, ha dicho además, que el embargo se ha producido sin haber recibido previamente "el apremio", por lo que lo considera "nulo".

Costero, que ha pedido que la Junta examine la documentación enviada por Siglo Futuro, confía en que el recurso presentado ante Hacienda dé sus frutos y el litigio se arregle: "nos queda la palabra y con la palabra vamos a seguir luchando".

"En ningún caso, la fundación debe verse en esta situación tan dolorosa", ha dicho Garrido. "Primero, porque no es un hecho por el que se deba impedir el diálogo y tomar tan extrema decisión y segundo, porque en sus 22 años de desarrollo cultural, ha observado una trayectoria correcta e intachable respecto a sus compromisos y deberes jurídicos y económicos".

Además, ha dicho Garrido, este asunto "está afectando a miles de personas que anualmente participan y se forman con nuestros eventos" y, por tanto, dañando la imagen de la Fundación.

Pese a todo, el tesorero de la Fundación, Cayetano Melguizo, ha asegurado que "esto no va a evitar que sigamos funcionando". De momento, Garrido ha asegurado el convenio con el Ayuntamiento y la Diputación Provincial, además de un acuerdo con la Fundación Barraquer por seis años.