El inmenso legado de Martínez Gómez-Gordo

Médico de profesión, pupilo de Gregorio Marañón, tuvo una activa vida en Sigüenza, de la que fue primer alcalde en la democracia y primer cronista oficial.  Fallecido el día 27, deja un inmenso legado y una Fundación. • Fue también amante de la pintura, historiador y revitalizador del patrimonio local, como recuerdan el alcalde Latre y el cronista oficial de la provincia, Herrera Casado.


La categoría de las personas se mide a menudo en el cariño que reciben en su último adiós. Ha sido el caso de Juan Antonio Martínez Gómez-Gordo,  primer alcalde de la ciudad tras las elecciones democráticas (1979), primer cronista oficial también de la localidad, médico de profesión y hombre de inmensa cultura que fallecía el día 27 de noviembre y que este fin de semana ha recibido un cálido homenaje por parte de sus paisanos.

Médico de profesión, llegó a Sigüenza en 1958 para ejercer como pediatra y se quedó en la ciudad para siempre. Fue el primer Cronista Oficial de Sigüenza, y miembro de diversas instituciones de cultura y academias. Dedicó su vida al estudio de la historia de la ciudad. Fundó, junto a los hermanos Fernández-Galiano, la Asociación cultural El Doncel de Amigos de Sigüenza y su Centro de Estudios Seguntinos, editores de la revista Anales Seguntinos.

El citado Centro junto con la Institución de Estudios Complutenses y la Diputación Provincial de Guadalajara, formaron, en el año 1988, el Comité Ejecutivo del Encuentro de Historiadores del Valle del Henares, que con carácter  bienal ha llegado a alcanzar XIII ediciones.

Su dedicación en cuerpo y alma como Cronista Oficial durante cuarenta años, le fue reconocida por el consistorio seguntino con el nombramiento de Hijo Adoptivo de la ciudad en el año 2002. En agradecimiento a tal dignidad, sus hijos crearon la Fundación Martínez Gómez-Gordo para preservar su legado y sobre todo, para continuar su labor de defensa del patrimonio cultural seguntino.

Revitalizador del castillo seguntino

Fue Martínez Gómez-Gordo una de las voces que más insistió en la recuperación del castillo seguntino como parador nacional. Igualmente estudió y reivindicó para la historia y la ciudad la figura de Doña Blanca de Castilla. En torno a ella se organizan en la actualidad las Jornadas Medievales de Sigüenza, que van a cumplir en 2014 su XV edición.

Igualmente el primer Cronista Oficial de Sigüenza estudió en profundidad la figura histórica de Santa Librada,  cuyos restos, fueron traídos desde la  localidad francesa de Sainte-Livrade-sur-Lot, por el primer obispo seguntino tras la reconquista de la ciudad, Bernardo de Agén. De hecho, siendo este seguntino adoptivo alcalde de la ciudad, se llevó a cabo el hermanamiento de la ciudad del Doncel con la localidad francesa.

Martínez Gómez-Gordo realizó profundas investigaciones a lo largo de su vida sobre Martín Vázquez de Arce, el Doncel de Sigüenza, cuya estatua funeraria es una de las joyas de la escultura gótica española.

Investigador de legajos y fogones

Además de innumerables ponencias, disertaciones y conferencias donde siempre hacía gala de un profundo seguntinismo, también dejó testimonio escrito de su cariño infinito por la ciudad y sus gentes.  Escribió sobre ella  y sus personajes múltiples libros, entre ellos el titulado ‘Sigüenza: Historia, Arte y Folklore’ (1978), ‘El Castillo de Sigüenza’ (1978), ‘El Doncel de Sigüenza’ (1997) y ‘La Reina Doña Blanca de Borbón’ (1998).

Su inquietud como médico por garantizar a la población una alimentación sana y una dieta equilibrada, unido a su interés por la recuperación y divulgación de la cocina tradicional, le llevaron a fundar la Asociación Cultural Gastronómica “Santa Teresa” y su instrumento difusor, el boletín “Sigüenza gastronómica”, a través del que nos ha legado numerosas recetas  y consejos culinarios locales. Por si fuera poco,  ha escrito y publicado algunas obras de importancia, como La Miel en la Cocina (1991) o la Cocina seguntina (1984).

El recuerdo de Herrera Casado

“De su paso por la profesión médica ha quedado, fundamentalmente, el cariño de quienes fueron sus pacientes, de quienes confiaron en su saber y en su palabra confortadora cuando se ponían malos. La jornada entera la dedicaba a esto, a cualquier hora del día o de la noche le sacaba una llamada para ir a ver y confortar (y a poner en el camino de la curación) a mucha gente”, ha recordado el cronista oficial de la provincia, Antonio Herrera Casado, quien añade que “en el camino, o al regreso” de su tarea, el exalcalde ahora fallecido “volvía a su escribir, a su meditar, y de ese claro rostro del humanismo contemporáneo, salió ese libro que lo he leído y releído, porque es manantial de ejemplos: ‘Marañón en mis recuerdos’ cuenta con las suficientes páginas para que a su través sepamos de la intimidad de varios años que junto al gran maestro de la Medicina española del siglo XX, pasó formándose como alumno y luego colaborando como dibujante en la cátedra de este doctor, en el Hospital Provincial de Madrid”, recuerda Herrera Casado, que compartió muchas jornadas médicas e históricas con él.

Pasión por la pintura

Martínez Gómez-Gordo siempre definió al genio de la pintura que fue Fermín Santos como “un paseante infatigable que deambulaba observándolo todo, cual gorrión inquisitivo; pues era de los que entraban silencioso y de puntillas, sin permanecer en ningún sitio estaba en todas partes, con ademanes de fraile limosnero y afable humildad franciscana, cara opuesta a su grandeza creadora”.

Bien se puede decir lo mismo de él, hombre de talante conciliador, brillante y trabajador, médico que supo hacer el bien a los niños de la ciudad, por su condición de puericultor, y de preocuparse de manera infatigable por devolver al presente y recuperar para el futuro las vetustas piedras de la ciudad. 

“Don Juan Antonio supo, como nadie, reivindicar la historia para el presente seguntino. Ahora, los dos cronistas de la ciudad, artístico y literario e histórico, se dan la mano allá arriba, para continuar de forma eterna con su ejemplo, trabajando por y para la ciudad”, afirma José Manuel Latre, alcalde de Sigüenza, en este sentido adiós a quien fuera el primer regidor de la ciudad de El Doncel.