La ‘nueva’ iglesia de Santiago cumple su primer año

Hace un año que se firmó en Sigüenza el convenio para la cesión del edificio para fines culturales.  La Asociación de Amigos de la Iglesia de Santiago ha sido fiel exponente de la voluntad seguntina de devolver el esplendor perdido al templo. • El templo ha reabierto sus puertas no sólo para las visitas turísticas guiadas, sino como escenario para conferencias, recitales y conciertos.  La cooperación y la campaña de micromecenazgo ‘Apadrina un sillar’ son dos de los aspectos distintivos de este proyecto.


El alcalde de Sigüenza, Jose Manuel Latre, y el deán del Cabildo de la Catedral de Sigüenza, Marciano Somolinos, firmaban el 26 de octubre de 2012, en presencia del obispo de Sigüenza, Atilano Rodríguez, un convenio que tenía como objetivo conducir hacia la completa restauración de la Iglesia de Santiago. La cesión del uso por parte del Cabildo, propietario del inmueble, al Ayuntamiento por 25 años, prorrogables por otros tantos, permitía el uso cultural del edificio. Este sábado se cumple un año de aquel primer paso que ha permitido, desde entonces, reabrir las puertas en numerosas ocasiones y dotar de una nueva vida a este monumento.

En efecto, un año después de la firma, el camino hacia el viejo sueño de la ciudad de ver restaurada y a pleno rendimiento esta iglesia, tiene cada vez menos de quimera y más de realidad, con una hoja de ruta definida, y fondos en la cuenta.

La Asociación de Amigos de la Iglesia de Santiago de Sigüenza (AAISS), constituida al poco de rubricarse el acuerdo,  es el fiel reflejo de la voluntad seguntina de terminar la recuperación de un edificio cuyas dos primeras fases de restauración se concluyeron en el 2006. Con posterioridad al convenio entre Cabildo y Ayuntamiento, el día 21 de mayo se firmó un segundo con la AAISS para formalizar su papel en este noble propósito.

La Asociación trabaja con constancia y pocos medios, pero mucha ilusión, para ver algún día  el templo convertido en un Centro de Interpretación del Románico Provincial.

La reapertura

Inmediatamente después de la firma del primer convenio se dieron los primeros pasos para reabrir la iglesia, tras su adecentamiento por la brigada de obras del Ayuntamiento, y para enseñarla a seguntinos y visitantes. Una de las primeras visitas la realizó la cronista oficial de la ciudad, Pilar Martinez Taboada, que es miembro de la junta directiva de la Asociación. A partir de entonces, han sido tres jóvenes voluntarios, cuya labor es esencial, quienes se han ocupado de tener abierta la iglesia los fines de semana y de enseñarla. Desde finales de 2012, la Iglesia ya no es sólo una magnífica portada de paso en la calle Mayor. También se puede admirar su interior.

La AAISS pretende sustituir la escasez de medios económicos con notoriedad para el proyecto y colaboración ciudadana. Con esta intención, otra de las actuaciones urgentes fue la de presentarse formalmente en la capital. La Casa de Guadalajara de Madrid  acogió la puesta de largo de la Asociación el día 12 de marzo. Aquel día, la presidenta de la AAISS, Elena Guijarro, sintetizó las pretensiones arquitectónicas del proyecto de restauración, mientras que Pilar Martínez Taboada insinuó, ya entonces, el eslogan que ahora conduce el proyecto crowdfunding ‘Apadrine un sillar’.

Suma de esfuerzos

En todo este tiempo, nuevas fuerzas se han ido sumando al empeño. Primero llegó el logo, creado por el arqueólogo Miguel Ángel Garcia Valero, que desde entonces simboliza la Asociación.  También empresas y particulares empujan con aportando lo mejor que tienen de forma altruista.

En el otoño del 2012 se celebró en la iglesia la clausura de los cursos de Sigüenza Universitaria. La actuación del coro de Sigüenza Universitaria  puso de manifiesto entonces la perfecta acústica del lugar. La subsiguiente Primavera Universitaria también concedió protagonismo a la Iglesia. Algunas de sus citas más importantes tuvieron lugar en ella, llegando a ser también el argumento lectivo de uno de los cursos que se impartieron.  Asimismo el acto de clausura de la Primavera tuvo lugar en el templo. Fue presidido por el rector de la Universidad de Alcalá, Fernando Galván, y contó con la presencia del alcalde de Sigüenza, José Manuel Latre y de la Secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, la seguntina Carmen Vela. Todos alabaron el propósito que motiva a la AAISS.

Citas culturales

En un calendario cultural intenso que se ha extendido sin pausas a lo largo del año 2013, llegó el día 28 de julio, momento en el que se presentó como una realidad palpable en el presbiterio de la Iglesia el proyecto “Apadrine un Sillar”. La Historiadora del Arte Marta Poza explicó en una conferencia el valor artístico de la Iglesia, Elena Guijarro el proyecto arquitectónico de restauración y la cronista las dos fases del proyecto ‘Apadrine un sillar’.

La cooperación voluntaria se organiza a través de una red de micromecenas que encontrarán el premio a su aportación en la satisfacción de ser útiles y solidarios en el logro de la completa restauración de Santiago. La Asociación creó un Boletín de Aportación en el que se indican las cuentas bancarias en las que pueden ingresar su donativo. La cantidad mínima para participar en el proyecto es de 50€, teniendo en cuenta que cada sillar, ya colocado en su sitio, tiene un coste aproximado de 100€. En todo caso, la AAISS admite cualquier aportación económica.

El micromecenazgo permite a todos los miembros de la sociedad participar en la financiación de la restauración de la iglesia con su aportación y lograr con ello, no solo la propia satisfacción, sino el reconocimiento de su ayuda, mediante la inscripción de sus nombres en los sillares restaurados.  En la primera fase las aportaciones se hacen mediante ingresos en las cuentas bancarias de la Asociación, y con ese dinero se repondrán los sillares más deteriorados de los muros.

En una segunda fase, en la que se restaurarán las ventanas y la portada, y otras piezas que exigen una mayor maestría, las aportaciones se ingresos en una cuenta de Internet que se anunciará en su momento, y en el marco del programa de micromecenazgo ‘Todos a una’, organizado por Hispania Nostra, y que pronto se anunciará en su web.

Desde su reapertura como foco cultural de primer orden de la ciudad de Sigüenza, muchos han sido los artistas y conferenciantes que han pasado por el presbiterio, siempre de forma altruista. Cada actuación tiene un fin benéfico, puesto que la recaudación –en todo o en parte–- se dedica a financiar el proyecto de restauración. La AAISS ha querido agradecer a todos ellos tanto su generosa colaboración como la inyección de moral que ha significado escuchar en boca de todos ellos lo hermosa que les parece una iniciativa que ha logrado unir a toda una ciudad en su consecución.