El Fuerte, primer escenario de 'El tiempo entre costuras'

Más de 5 millones de espectadores pudieron ver anoche el barrio del Fuerte de San Francisco de Guadalajara convertido en el barrio natal de Sara Quiroga, en el estreno de 'El tiempo entre costuras'. • La adaptación televisiva está grabada íntegramente en escenarios exteriores. • La casa de Sira se recrea, por ejemplo, en el interior de una de las casas de este barrio antiguamente militar, aprovechando la arquitectura natural de los edificios. • Se trata de casas bajas que sirvieron de vivienda en el siglo XIX a los familiares de los militares que trabajaban allí. • Entre 1891 y 1895, en el barrio se levantó la Maestranza o Parque de Ingenieros, con enormes naves que aún se conservan y que servían para trabajar en diferentes oficios. Desde ebanistería hasta hojalatería.


El Fuerte de San Francisco se pudo ver reconvertido anoche en un barrio castizo de Madrid de 1922 en la adaptación televisiva del libro 'El tiempo entre costuras', de María Dueñas, que se ha estrenado tras esperar dos años en las estanterías de Antena3, ante más de 5 millones de espectadores.

En esas calles, se puede ver a una pequeña Sira Quiroga que aprende a enhebrar la aguja ante la mirada de su madre, costurera en un taller donde la pequeña Sira aprende el oficio desde abajo, pero también se asiste al primer flirteo amoroso con un joven y buenazo Agustín, interpretado por el actor Rául Arévalo. El Fuerte se convierte también en escenario de una típica verbena madrileña donde las jóvenes acudían a pasar la tarde, en espera de conocer a un apuesto chico, con la excusa de que no había dinero para comprar horchata para todas.

Más de 100 actores y más de 2.000 figurantes han participado en esta superproducción, explicó anoche el director de la serie, Iñaki Mercero, en un programa especial tras la emisión del primer capítulo, que ahondó en las anécdotas y los detalles de un rodaje, que se alargó 7 meses y tuvo lugar en tres países distintos: Marruecos, Portugal y España.

Sus capitales, además de Guadalajara y Toledo, han servido para recrear los más de 250 escenarios de esta serie, que ha buscado una exquisita fotografía, se ha aderezado con un vestuario impecable -más de 400 trajes hechos a medida y más de 1.500 alquilados- y se ha grabado íntegramente en exteriores, huyendo de platós.

Se ha optado por "el interior natural, aprovechando una arquitectura y no partiendo del cartón piedra", señalaba anoche Emilio Pina, productor ejecutivo, en la emisión del 'making of'. Otro de esos escenarios naturales es el interior de la casa donde viven Sira y su madre, Dolores, papel que interpreta estupendamente la actriz Elvira Mínguez, y que se rodó en el interior de una vivienda original de El Fuerte o el taller de costura donde trabajan ambas.

Un barrio antiguamente militar

El barrio, que perteneció a los militares, es hoy propiedad del Ayuntamiento. El Fuerte era como se conocía a la Maestranza y Parque de Ingenieros Militares. Era uno de los varios establecimientos de este tipo con que contaba la ciudad hacia 1920, además de la Academia de Ingenieros y Cuartel de San Fernando, el Cuartel de San Carlos, el Hospital Militar, el polígono de Aerostación y la Aerostación Militar.

Según consta en el Archivo General Militar de Guadalajara, fue en 1847 cuando se instalan en los terrenos y edificaciones del Fuerte de San Francisco, los Talleres del Arma de Ingenieros, que mantendrán su actividad industrial militar a lo largo de 150 años bajo diferentes denominaciones institucionales desde 1927, hasta llegar a denominarse Maestranza y Parque de Ingenieros primero y en 1940, tras la Guerra Civil, Taller y Centro Electrotécnico de Ingenieros (TYCE), nombre que recibe hata su cierre en 1998.

Fuera cual fuera su denominación histórica, los talleres siempre contaron con una compañía de obreros, que ejercían las funciones de tornero, ebanista, guarnicionero, hojalatero y tallista, entre otros oficios. El barrio de El Fuerte albergó también, entre 1943 y 1977, a la Escuela de FP Obrera de la Industria Militar que funcionó en las instalaciones del Tyce.