La Junta busca gestor para tres joyas monumentales

El Documento Oficial de Castilla-La Mancha publica hoy las bases para los concursos de dos contratos de dos años, prorrogables a cuatro más. • Uno afecta a la gestión del Monasterio de Córcoles en Sacedón, que sale a licitación junto al yacimiento conquense de Ercávica, en Cañaveruelas (Cuenca).  El otro concurso incluye la Cueva de los Casares de La Riba de Saelices, con sus pinturas rupestres, y otro el castro del Ceremeño en Herrería.


La Consejería de Cultura saca a licitación a partir de hoy la gestión de tres joyas monumentales de la provincia: uno de los mayores castros celtíberos excavado hasta el momento, El Ceremeño, en la localidad de Herrería; la Cueva de los Casares, situada en La Riba de Saelices, con importantes pinturas rupestres y cerrada desde que hace un año se jubiló el guía; y el Monasterio de Monsalud en Córcoles, restaurado hace unos años y pendiente desde hace dos de su reapertura al público, en la que es una de las muestras más interesantes de arquitectura religiosa cisterciense.

El régimen de explotación en ambos casos, por un lado Los Casares y Herrería y por otro Monsalud y Ercávica, es idéntico: un contrato de dos años, prorrogables a otros cuatro, con un valor estimado de 2.000 euros y un canon de licitación anual de 500. Las empresas que aspiren a estos encargos tienen quince días para formalizar las propuestas, según consta hoy en las bases publicadas por el Documento Oficial de Castilla-La Mancha.

Cabe recordar que ya se han intentado sin éxito otros procesos privatizadores similares en la provincia, como el que en su día se anunció para el Parque de Recópolis en Zorita de los Canes, al que finalmente se dio marcha atrás, a pesar de que el delegado de la Junta, José Luis Condado, lo había publicitado como un modelo de gestión “más profesional”, “para atraer a más público” y “de éxito”. El complejo visigodo ha reabierto este verano sus puertas con gestión pública gracias a un convenio entre Diputación y el Ayuntamiento de Zorita de los Canes.

Tampoco el Teatro Moderno de la capital provincial, que sigue cerrado e inicialmente iba a tener gestión privada según anunció el consejero Marín, ahondará en esta vía si prospera, como se anunció, el acuerdo para que quede gestionado por el Ayuntamiento de Guadalajara.

El Monasterio de Monsalud

La empresa que se haga con la gestión de Monsalud se encontrará un monumento completamente renovado. Los fondos públicos ya han hecho lo más difícil, restaurar una de las arquitecturas cistercienses más importantes pero peor tratadas. Con la acometida con fondos públicos, este monasterio logró incluso salir de la ‘lista roja’ de patrimonio que elabora la asociación Hispania Nostra, en la que señala monumentos de todo el país en insuficiente situación de conservación o con riesgo de deterioro por abandono.

La importante operación de recuperación para el monumento situado en Córcoles, pedanía de Sacedón, fue financiada en tres cuartas partes por el 1% Cultural de Fomento y en el resto de los 845.000 euros por las arcas regionales. Las obras se llevaron a cabo entre mayo de 2008 y otoño de 2009, aunque al año siguiente se instaló nueva cartelería para el visitante.

Este Monasterio sacedonense del siglo XII es parada del ‘Viaje a la Alcarria’ de Camilo José Cela. Se trata de una las muestras de arquitectura religiosa más importantes de la provincia. Entre los rincones más destacados de esta joya arquitectónica, que se encuentra a medio camino del románico (que abandona) y el gótico, al que preludia sin serlo aún, se encuentra una bóveda estrellada del siglo XVI decorada con motivos vegetales, el claustro, la iglesia, los llamativos corredores o las interesantes portadas de los siglos XII y XV y los capiteles de las columnas con decoraciones fitmórficas y geométricas.

La Cueva de los Casares

Junto a la zona cero del tristemente famoso incendio de La Riba de 2005, este emplazamiento es hasta el momento el punto más importante de la toponimia prehistórica de la provincia de Guadalajara, al encontrarse en las paredes de la cueva pinturas rupestres de gran valor, entre ellas algunas especialmente singulares por su temática sexual.

La Cueva de los Casares cerró sus puertas al público, tras medio siglo de visitas interrumpidas, en septiembre del año pasado, cuando se jubiló el guía que hasta entonces ejercía de maestro de ceremonias en las visitas. La Junta dijo entonces aprovechar para realizar un estudio de seguridad. Un año después, el Documento Oficial de Castilla-La Mancha incluye la privatización de su gestión en el mismo paquete en el que se licita también el Castro del Ceremeño de Herrería.

El Ceremeño, en Herrería

A orillas del riachuelo Saúco, tributario del Gallo, se asienta desde la Edad de Hierro y a lo largo y ancho de 2.000 metros cuadrados el castro de El Ceremeño, con una importante necrópolis. Es sin duda una de las muestras más amplias y mejor conservadas de la celtiberia en la comarca de Molina, donde abundan. Redescubierto en el siglo XX, se pueden observar también su muralla, los restos de un torreón o la distribución urbana de las calles entre viviendas, en las que se aprecian diferentes estancias. Gracias a su buen estado de conservación lo convierten en un lugar ideal para aproximarse a la cultura celtíbera.